Pena Morena, algunos poemas de Jorge Díaz

por Fabián Cháirez

por Fabián Cháirez

por Jorge Díaz

 a todas las hablas disidentes que imaginan un tiempo donde tengamos una posibilidad

 

NIÑAPARIA

 Limeña sin hogar

o casita de trabajo

el pelo crece sobre tu folículo desierto

corta la vía del crecimiento en ti

de tus huesos, limeña

solo recuerdas la fractura

los juegos infantiles

que de tan inocentes

se te volvieron violentos

que de tan suaves

te llenaron la maldad

reflejada

y sigues joven

con barba sobre el rostro

cortándola con ritmo semanal

limeña,

ya no quieres seguir bailando

te avergüenza el baile nacional

y su correcta ejecución no son

coreografías sincrónicas las que guardas en tu pecho

en tu corazón de niñita paria

que se congeló

en las plazas de tu patria quisieras estar

para dejar de estar sola

para qué te mientes, limeña

si los domingos en tu plaza

quisieras dejar el rencor

ya no más resentimiento

si sólo quisieras

poder escribir de amor .

 

PENA MORENA 

En la estación del metro plaza puente alto hay muchos chicos morenos. En el metro plaza de puente alto los chicos morenos usan los calzoncillos de una plástica marca gringa, porque algunos de ellos están en Hollywood. Pero en Hollywood nadie tiene impresa la pena morena. En Hollywood no hay chicos de rostros indígenas tan bellos que desconocen su lugar. En Hollywood no hay chicos con la cara angulosa, con la marca de la pobreza en sus poleras. Yo estuve en Hollywood y juro que jamás me enamoré de nadie porque no había pena en ninguno de esos rostros. No estaba ninguna herida inscrita en sus caras.

 

PERIFERIA 

A Sofía

la periferia es una línea cicatrizando lentamente en el borde de la herida

la periferia es un pasaje con blocks todos iguales

uno pegado al lado de otro

la periferia está llena de vecinos

de bazares pobres

de mujeres haciendo aseo

con casas sin patio

llenas de perros

y resacas baratas

en la periferia nacen niños

en la periferia nacen niños todos los días

en la periferia nacen niños todos los días, nacen cientos

no paran de nacer

será que hay mucho cariño

será que en la periferia nos queremos tanto

que nuestros hijos no paran de nacer

en la periferia se conocen los afectos simulados

te los enseñan los libros estatales

en la periferia mi mamá solo quiere

una mesa de centro y pisco para el bar

en la periferia los deseos nacen y mueren al instante

en la periferia el aire seca luego las heridas

la periferia es una línea cicatrizando lentamente en el borde de la herida

 

SODOMITAS

ponte a vivir frente a ti

me dije

ya no escribo más hasta que encuentre

un tópico político que decir

no soy el espejo de mi ciudad

en este lugar estuve con mis amigos

desde aquí podría escribir un verso hermoso

algo que refleje las calles o lo que estos ruidos iluminados

no paran letánicos en las comunas del sur con sus micros de colores

pero no

me dije

dejaré de escribir de esta plaza y estos hombres pálidos

que me ven morir en la madrugada

hablar cuando humedeces dentro de mi oído

si, más adentro rota tu lengua

con lo que sale de

tu lengua

mirarme

y dejar de vivir frente a mí, volveré a escribir

cuando esto sea importante, esto es

que nuestro frote y tus dedos ya no tengan esa distancia

que a nadie importa pero es festivo decirlo

hacerlo caminando

lo que les digo no es más que lo que sale

frente a mi nariz, evidente de caer sin experiencias

entonces como no hay héroes ni dioses

ni grandes historias que contar dejaré de decir

que me da mucho frío en invierno, que lloro solo a veces, que me aburro

y mis amigos están siempre esperando

y eso ya lo han dicho antes.

 

Jorge significa campesino, tal vez sería bueno

articular alguna frase con mi nombre

campesino, tierra, trabajo

son palabras para alguien que quiera escribir

sin embargo no logro encontrar algo que decir más que

no volveré a escribir hasta que encuentre

un tópico político que decir

el estar chueco o con las muelas quebradas no importa a nadie

los grandes temas de la patria no son para alguien como yo

está bueno ya de hablar del dolor

de los muertos /del amor /de los cuerpos/ de los olvidados y sus nombres

son miles esos nombres, son miles los que me hablan en sueños

(está bueno ya de hablar de sueños, las realidades oníricas no juegan este partido)

está bueno ya decir que quiero a los sodomitas todos juntos

sorbetándose el pecho unos contra otros

el placer es ficción y lo que pueda decir

llega en caída libre donde no importa el peso

no vuelvo a escribir al menos que me enamore

o me corte algo en la plaza de armas

que me prenda fuego frente a la moneda o apague la estatua de Manuel Rodríguez

travestido en reconquista

ponte a vivir frente a ti me dije acostado

y no escribas hasta que no tengas

un tópico político que decir

 

DÍAS PERDIDOS

Con las horas retorcidas y los días desorientados, el tiempo es ficción. La geopolítica del lugar. Las cuerpas y su maldita primavera. Las contradicciones y la cooptación. Las fronteras son siempre lugares que sangran. Usar el texto como pre-texto. Los ácidos y las pastillas. “Crítica” también quiere decir “crisis”. My anzaldúa abortista. La dama de la voz de seda y un besito.

Que el pop nos salvará.

Jorge Díaz. Biólogo feminista y activista de la disidencia sexual. Candidato a Doctor en Bioquímica por la Universidad de Chile. Es miembro del Colectivo Universitario de Disidencia Sexual (CUDS) desde el año 2008. Ha escrito textos sobre farmaco-política, cine, teoría y arte feminista participando en ponencias y encuentros de arte y política sexual nacional e internacional. En el área de la ciencia trabaja en la biología celular y molecular de patologías contemporáneas.

 

 

Scroll To Top