Colectiva gordas sin chaqueta

Colectiva gordas sin chaqueta

Por la Colectiva gordas sin chaqueta: Diana Pulido, Marcela Salas y Angela Quiceno 

 

Gorda hijueputa”, “¿no cabe?”, “a ver si adelgaza”, “está como una vaca”,

pero se toma la sopita” y tras del hecho…lesbiana.

Partimos de que todas las personas tienen una relación con la gordura, la nuestra, por el hecho de ser gordas, en la cotidianidad está relacionada con violencias verbales, simbólicas e incluso en algunos casos físicas. Estas imágenes buscan explorar, a grandes rasgos, los sentires de cuatro gordas lesbianas que resignifican el cuerpo a través del ejercicio de desnudarse. Convocar nuestros cuerpos al ejercicio de posar sin ropa ante una cámara no fue sencillo. La educación que hemos tenido a lo largo de nuestra vida nos ha enseñado que los cuerpos de las mujeres gordas no se admiran, no se tocan, no se muestran y no se desean. Para algunas de nosotras quitarnos la ropa era una experiencia totalmente nueva, otras tenemos procesos corporales donde exponernos al lente no resulta tan conflictivo, pero aun así, cada experiencia implica nuevos retos, sana viejos dolores y brinda nuevas herramientas para tejer la relación con el propio cuerpo.

    Encontrar cómplices en nuestro entorno cercano para hablar de los dolores experimentados a largo de nuestra vida por habitar un cuerpo gordo es infinitamente liberador para resistir a dichas violencias y transformar el contexto cercano en el que nos encontramos constantemente. Como gordas, nos levantamos ante los ataques, la invisible realidad de las mujeres gordas lesbianas y la naturalización de las violencias hacia nuestros cuerpos bien alimentados a partir de prácticas como la risa y la empatía, que nos permiten resignificar lo vivido y exorcizar las agresiones que han oprimido nuestros cuerpos. Estar desnudas, bailar, posar, disfrutar nuestros cuerpos alimenta nuestra postura: gorda no significa no follar, gorda no significa no ser saludable, gorda no significa no ser amada, gorda no significa no ser deseada.

Gordas, lesbianas, latinoamericanas resistimos, luchamos, conspiramos.

FICHA TÉCNICA:

Lugar: Casa de la Gran Vagina, uno de nuestros espacios de reunión, su nombre se debe al Mural de la Vagina, mural realizado por la artista Laura Rodriguez Agudelo.

Fotografxs:

Nicolás Almeida y Ángela Quiceno

Scroll To Top