La cotidianidad de la violencia contra las mujeres

La cotidianidad de la violencia contra las mujeres

Por Yuli Rodríguez

“Señorita Extraviada” de Lourdes Portillo

9 de mayo de 2014

En el año 2000, Lourdes Portillo nos obsequió este relato cinematográfico en el que, por primera vez, se le dio rostro y voz a las víctimas de feminicidio en Cd. Juárez. Se empezó a utilizar esta palabra para nombrar un problema social gravísimo que comenzó a suscitarse de forma alarmante hace ya algunas décadas y, para tristeza de todos, en la actualidad lejos de disminuir ha seguido aumentando y haciéndose presente no sólo en aquella ciudad norteña, sino en el resto de nuestro país.

    El pasado 9 de mayo, un día antes de la gran celebración anual con motivo de las madres, el Colectivo Habitajes, en coordinación con la Embajada de Estados Unidos y el Centro de Estudios Cinematográficos, organizaron una proyección de Señorita Extraviada, con la presencia de su realizadora y acompañada de una comitiva de mujeres de diferentes formaciones integrada por la periodista Mariana Berlanga, la antropóloga Abeyamí Ortega, la documentalista Amaranta Díaz y la abogada especialista en derechos humanos Andrea Medina para reflexionar en torno al tema de la película.

SENORITA3_2

Vine a Ciudad Juárez para ser testigo del silencio y el misterio que rodea las muertes de cientos de mujeres”

Lourdes Portillo, “ Señorita Extraviada” –

    Lourdes Portillo es una documentalista chicana, nacida en México pero criada en el país vecino del norte, una de las directoras que nos transmite a través de su obra el compromiso que tiene con las temáticas que aborda. Más allá de simplemente acercarse a los protagonistas de sus documentales para contarnos una historia, podemos ver el grado de compenetración que tienen realizadora y personajes, de modo que es casi palpable el profundo respeto y empatía que Lourdes tiene con sus entrevistados.

    Al final de la película, Amaranta Díaz nos regaló un excelente análisis para hacer honor a la maestría con la que Lourdes Portillo hace uso del lenguaje cinematográfico. Está compuesta de principio a fin como un réquiem dedicado a las mujeres asesinadas y sus familias. La música juega un papel fundamental en la experiencia estética que el espectador va a tener aunada al tema principal, las metáforas visuales hacen referencia a los pies, a los zapatos, el camino recorrido y los objetos encontrados, el cuerpo como un territorio y el documental como una herramienta de sanación.

Las imágenes de la violencia nos dejan en la inmovilidad”

Mariana Berlanga –

    El filme, estrenado hace más de 10 años, constituye una investigación intensa y además una nueva perspectiva para adentrarse al tema de las Muertas de Juárez. Al contrario de lo que se podría pensar, en esta película no vemos ni una sola imagen explícita de lo que han sido las violentas y crueles muertes que han sufrido cientos de mujeres en esta ciudad fronteriza, lo que veremos es una pieza de cine combativo, que toma una postura clara y asume una responsabilidad reflexiva y catártica sin hacer uso del morbo.

¿Cómo se construye cotidianamente la discriminación? Comienza con una mirada.”

Mariana Berlanga –

    La reflexión en torno al tema de esta película, nos lleva a un terreno peligroso en el que se tiene que responsabilizar también a la comunidad de lo que está ocurriendo en nuestro país con respecto al feminicidio. A pesar de lo que se maneja mediáticamente, Ciudad Juárez no es la ciudad con mayor número de asesinatos de mujeres. Andrea Medina nos relataba el descubrimiento de hace poco tiempo, en el que los resultados arrojaron que los más altos índices de feminicidios se encontraron en el estado de Nayarit, y ya no hablemos del Estado de México.

    Lamentablemente en la sociedad mexicana sigue existiendo un problema de discriminación hacia las mujeres, prevalece la visión hacia nosotras como si fuéramos un objeto desechable y esto se ve reflejado en el nivel de violencia perpetrado en los sucesos acaecidos en Juárez. También se nos ve como esclavas nativas de los quehaceres hogareños; el valor más grande de las mujeres viene únicamente con la maternidad que tan fervientemente celebramos cada 10 de mayo y que la televisión se encarga de perpetuar. Es necesario pensar en las faenas cotidianas que siguen haciendo prevalecer estas representaciones sociales en relación a las mujeres, la degradación a través del lenguaje, de las acciones y la diferencia en el trato, como nos compartió Mariana Berlanga: “la discriminación comienza con una mirada”. Es necesario reflexionar en nuestras formas de expresarnos, desde lo corporal y lo verbal, pues la cosificación de la mujer llega a traducirse en formas de violencia que nos afectan a todas y todos.

    Señorita extraviada, un filme necesario en el entendimiento y la investigación de la violencia de género, una ola de emociones guiadas por la forma cinematográfica y un instrumento de reflexión y lucha en contra de la violencia hacia las mujeres.

Scroll To Top