Yo no tengo edad

Yo no tengo edad

Por Julián Zapata Rincón (Santa Putricia)

Foto de portada Javier Monsalve

– ¿Cuántos años tienes?

– ¿En serio? No pareces de tanto, te ves más joven

– Estás muy joven para todo lo que has hecho, a esa edad yo ya tenía casa y familia. Y así se pueden repetir una y mil veces las frases que se nos dicen cada vez que nos preguntan nuestra edad o que en alguna conversación sale este tema a flote.

Social y culturalmente nos han presionado para hacernos sentir que valemos cada vez menos, de acuerdo a nuestra edad; llegados a los 40, conseguir un trabajo se dificulta porque se es muy mayor, así se tenga la experiencia; pero a los 21 se exige la experiencia de una persona de 40 para conseguir un trabajo.

Culturalmente nos enseñan que envejecer es malo, es aterrador, especialmente para el cuerpo de la mujer, quien se ve obligada a corregir el paso del tiempo a través de cirugías para estirar la piel, para levantar los senos, para que no se noten las canas. Se dice que ha envejecido “dignamente” si logra hacerlo dentro de los cánones de belleza impuestos por una sociedad enferma, una sociedad de consumo que cada día saca y saca más productos para envejecer “dignamente”, cremas, ungüentos, inyecciones, tratamientos naturales o químicos, cientos de productos para hacerte sentir que vales menos por tener más edad. ¿Desde cuándo existe algo poco digno en la edad y el envejecer?

Como persona Marica No binaria que decidió renunciar al género, he decidido también renunciar al tener edad, cada vez que me pregunten ¿cuántos años tienes? Mi respuesta será la misma:

Yo no tengo edad, la edad es una forma de control, para hacernos sentir demasiado joven o vieja para hacer esto o aquello, para vestir así o para ser revolucionaría. ¡No más! Ya no me volverán a joder con esa pregunta, porque no necesito compararme con nadie, ni de mi misma o mayor o menor edad, y mucho menos comparar triunfos, logros o “errores”. Me liberaré de esa cadena normativa con la que nos quieren subyugar a hacernos sentir infelices porque no hemos “logrado nada” a cierta edad o porque alguien “más joven ha conseguido demasiado”, al final desde que nacemos nos estamos muriendo.

Hernando-Toro

Foto Hermando Toro

Julián Zapata Rincón (Santa Putricia). Marica No binaria, apasionada por los estudios y las luchas de género. Abolicionista del género binario. A través de su cuerpo le da vida a Santa Putricia, la santa más puta y podrida de todas de la orden del Divino Coño.

Actualmente trabaja como asistente de curaduría del Museo de Antioquia, en donde ha tenido oportunidad de realizar diferentes propuestas en torno al género.

Link a portafolio:

https://issuu.com/julianzapatarincon/docs/portafolio_en_baja_14.12.2015?utm_source=conversion_success&utm_campaign=Transactional&utm_medium=email

 

Link a página de Facebook:

https://www.facebook.com/julian.z.rincon

 

 

Scroll To Top