Abrir publicación

Diarios de una novia en acción: más allá del beso se dislocan los sentidos

Por Lia García (La Novia sirena)

La novia inicia la ceremonia. Se entrega en abrazos, camina un kilómetro de besos carmín, un kilómetro de ternura-tsunami, dinamita corazas, conquista lágrimas amnióticas. La novia paso a paso pronuncia las palabras: desandar, útero, amantísima. Se entrega a sí misma, se sabe su propia mujer. La novia lleva en el cuerpo una fiesta. Llega al altar vestida con el traje de la piel…

Alejandra Rodríguez (La Bala)

Una de las preguntas más polémicas y recurrentes que recuerdo a lo largo del tiempo cuando comparto mi trabajo artístico y pedagógico, específicamente aquel proyecto en el cual me he vestido de blanco y que seguramente muchas de ustedes recuerdan ha sido ¿por qué te gusta vestirte de novia? Así inicia este relato que hoy les comparto y que me devuelve afectiva y políticamente al proyecto de Encuentros afectivos (performances) 2012-2017 Puede besar a la novia. Hace poco tiempo, una tarde lluviosa, de esas tardes en que una ha resuelto la mayoría de los pendientes y repentinamente se percata que no tiene nada que hacer, decidí abrir las puertas del clóset café que se encuentra en mi habitación.

Es un clóset pequeño, de estilo rústico que ocupa una tercera parte del espacio. Cuando lo abrí era como estar entre las nubes, pues una ráfaga de polvo y diferentes olores me permitieron sentir un clima húmedo y a la vez ventoso. Esas materias y partículas las desprendía el lienzo blanco, amontonado, que forman mis casi 10 vestidos de novia y que descansan ahí, cada uno con su propia historia; algunos más deteriorados que otros y unos cuantos que aún conservan mis medidas. Éste clóset ahora abierto y un poco amontonado, es donde se encuentra mi archivo personal de arte feminista, y cada vez que lo abro es como viajar en el tiempo a través de mis afectos.

Vestirme de novia significa para mí un acto político que tiene que ver con la activación de la festividad, la comunicación amorosa entre personas y sobre todo con hacer de mi experiencia trans* una posibilidad de transformación colectiva. Para entender mi gusto por portar estos vestidos y transitar a lo que se convirtió en mi primer proyecto de intervención trans*feminista, quiero compartirles desde el corazón los antecedentes que encuentro en mi vida.

Me recuerdo siendo niña y explorando la caja de vestigios nupciales que por más de 10 años guardó mi madre en otro clóset  que teníamos en casa. Ahí se encontraba el vestido que había mandado a hacer con una modista para el día de su boda. También estaban las copas del brindis, el velo con todo y el tocado de flores marchitas y unos zapatos pequeños que llamaban mucho la atención por la delicadeza de su diseño.

Uno de mis secretos mas preciados de la infancia era sacar esa caja cuando mi madre salía a trabajar y tocar los objetos, olerlos y pensar en lo que en ese momento era imposible para mí; ser la novia y casarme con un hombre. Sí compañeras, algunas feministas también pasamos por esos momentos de credibilidad patriarcal, pero es importante vivirlo para después trascenderlo y resignificarlo, hay que decirlo sin vergüenza. Esta rutina que tenía de mirar el vestido y fantasear era una utopía un tanto lejana, pues en aquel entonces, a mis seis años me estaban formando bajo un mandato masculino ya que al nacer me diagnosticaron erróneamente como varón y claro, sin mi consentimiento. Aunque mi madre es una mujer bastante sensible y siempre me permitió acercarme a la feminidad, a su tiempo,  la vergüenza persistía en mi interior y eso no me dejaba hacerlo público, pensando que era un error sentir eso.

El tiempo pasó y yo guardé mi preciado secreto bajo la almohada, mismo que terminó el día en que mi madre decidió tirar aquella caja una mañana cualquiera haciéndole justicia a su propio deseo, pues ella no portn se desprenden de esteque tambimomento o piempre me permitimatividadconvirtimo viajar en el tiempo de los afectos.e maneras disó ese vestido por decisión propia y tampoco se enamoró auténticamente de mi padre, todo su ritual fue producto de una manipulación familiar y un afán inconsciente por quedar bien ante la sociedad como mujer ¡esto ya no sirve, a la basura! Dijo ella. Ahora entiendo lo que simbolizó en su historia tirar esos objetos y despojarse de sus recuerdos; también lo que significó para mí esa pérdida, pues aún recuerdo el momento exacto y lo dibujo en mi mente, ¡deseaba tanto tenerlo!. El único vestigio que se salvó del mercado de antigüedades y que aún conservo conmigo fue el álbum fotográfico y el patrón del vestido original.

 

Mi historia con la figura de la novia continuó y no fue hasta el año de 2012 que pude tener mi primer vestido; hacer realidad mi fantasía. Fue un regalo de mi amiga Arelhí Galicia con quien trabajaba en ese momento. Para mí este suceso marcó el inicio de un proyecto relacionado con la posibilidad de fantasear y buscar todas las posibilidades para materializar esos sueños y deseos que habitan nuestro corazón.

Recuerdo que Arelhí me habló de lo que significó el matrimonio en su vida y lo difícil que había sido para ella desprenderse de este ritiual y resignificarlo con el paso del tiempo. Cuándo le compartí el gusto especial que yo tenía por los ajuares nupciales y mi deseo por verme a mí misma como la novia, ella me miró a los ojos y me dijo ¡te voy a dar el mío! Y fue entonces que pude tener mi primer vestido oficial de bodas gracias a una amiga que confió en que mi historia podía resignificar el discurso tan fuerte que impregnaba y  también como un acto de amor que me deja sentir que la escucha de nuestras historias entre mujeres es fundamental y valiosa, pues a cada una nos atraviesan estos discursos y figuras arquetípicas de maneras distintas y solo así, desde el intercambio podemos de-construir(nos) y re-construir(nos).

Hay que precisar que el matrimonio no significa lo mismo para todas las mujeres, y que habría que situar geopolíticamente el ritual para entenderlo en multiplicidad, pero es cierto que en la mayoría de los casos se adscribe de manera general a un mandato social que tiene que ver con la entrega de las mujeres a la vida privada y a una transición que termina por colocarnos en un espacio de propiedad masculina y sumisión. Específicamente la figura de la novia, esa mujer inocente que es entregada por su padre al nuevo hombre que la desposará y que porta en su cuerpo un lienzo de color blanco a la vez que una máscara en forma de velo en su cara es una construcción cultural vinculada en su mayoría al catolicismo y a los mandatos de “la buena mujer”.

Cada una de las historias previas a la resignificación de mis vestidos encierran este patrón de violencia histórica ya que contienen  historias de desilusión, obligación, crueldad, pero también de liberación; pues todas las mujeres que decidieron desprenderse de sus vestidos por elección propia y me los obsequiaron para resignificarlos por medio de la acción afectiva, nos están compartiendo un fragmento de su proceso de liberación y con su propia voz comparten que nunca es tarde para comenzar por una misma con todo y nuestras cicatrices, la cicatriz es ese espacio tan paradójico donde hubo dolor pero también sanación.

Nuestro vestido, el que ahora comparto con Arelhí, es con el que aparezco en las fotografías que aquí comparto con ustedes. Se trata de la performance Hablar de lo que importa, que inaugura el proyecto puede besar a la novia, en el año de 2012 y que nos acerca a entender con más claridad los significados que tiene para mí dicho arquetipo que se traslada de lo privado a lo público y que deja la sumisión para pasar a la acción.

  1. En ese año me encontraba concluyendo los estudios en Pedagogía en la Universidad Nacional Autónoma de México y mis intereses por formarme como artista visual cada vez se hacían más claros, pues las propuestas de intervención-acción pedagógica tenían que tener, para mí, una salida artística vinculada al cuerpo y a los espacios públicos que lo contienen.

Poco a poco, con ayuda de mis colegas y maestras feministas como Mirnx Roldán, Liz Misterio, Mónica Mayer, Ale Puga, Lorena Méndez, Fru Trejo, Lorena Wolffer, Cerrucha y Adriana Raggi, me fui adentrando en los estudios de performance feminista y descubrí que a parte de tener dimensiones estéticas y políticas también tiene una dimensión pedagógica bien nutrida que permite convocar al cuerpo a la acción y por supuesto a la construcción de nuevas posibilidades de habitar y entender el mundo. Su lenguaje formativo y desbordado nos permite expresar de modos distintos una temática que nos atraviesa o una urgencia que al puntualizarse permite crear con y desde el cuerpo otras formas de sentir, mirar y aprender.

Hablar de lo que importa es una performance pedagógica que puntualiza las relaciones de poder que se dan en el ámbito universitario y que cuestiona como las desigualdades más obvias continúan surtiendo efecto en los cuerpos de quienes habitamos la feminidad aún en la universidad autónoma. También funcionó como una invitación afectiva al tacto como una acción política desde donde cuestionar y construir nuevas formas de comunicación corporal entre personas, particularmente construir la relación afectiva con la masculinidad desde la experiencia trans*femenina que socialmente tiende a ser castigada.

 

A continuación deseo acercarles de manera íntima a la performance:

Iniciaba el primer movimiento: aproximarme a la facultad de ingeniería, que en su mayoría, está poblada por varones. Mi andar era sutil, a una velocidad reducida, el viento pegaba en mi rostro que estaba velado y mis manos sostenían una pecera llena de arroz en la cual se encontraban escondidas las invitaciones a la boda (pregunta-acción). Mi amiga Liz Misterio caminaba junto a mí capturando los momentos.

En la primera parte no había sonido, mas que mis pasos, solamente ocurrían miradas de bienvenida entre los chicos y yo, y sonrisas que intentaban expresar lo contenta y nerviosa que me sentía por estar ahí. Necesitaba sentir la arquitectura del espacio con mi cuerpo.

Primera reacción: El sonido. Entre chiflidos y piropos la performance comenzaba a tener su propio tono y a delinear el primer espacio que la contiene: la seducción.

¿con quién te vas a casar?

¡dinos quién es el novio para poderle decir que ya nos robamos a la novia!

Fiu Fiu (chiflido)

¿Me das tu teléfono?

¡qué hermosa novia, yo si me casaba!

Conforme avanzaba y escuchaba cada una de las frases me daba cuenta de cómo la figura de la novia despertaba toda seducción y entonces como es que el arquetipo también se delinea a partir de la mirada de los hombres, al mismo tiempo que justifica esa masculinidad hegemónica al hacerse visible.

Segundo movimiento: Mi propia voz. La performance transita hacia mi voz cuando me acerco a los hombres que se encuentran en los pasillos y les pregunto a voz viva y tenaz ¿te gustaría participar?, ellos, antes de devolverme su voz, transitan con su cuerpo y su mirada hacia lo que contiene la acción en  su segundo momento: el rechazo.

La novia deja de ser el objeto de toda seducción y transita a ser el objeto-frontera pues ellos no sabían donde ubicarme cuando escuchaban el tono grave de mi voz, pero por supuesto lo asociaban a lo masculino. Esto producía que sus deseos se ubicaran en el rotundo ¡No! y que la participación fuera escasa.

Creo que este fue el primer momento fuerte para hacer un análisis de lo que sucedía pues estaba era un reflejo de cómo actúa la masculinidad frente a los trans* en la sociedad; de cómo nuestros cuerpos siempre son colocados en una frontera desde lo masculino; es lo que se contempla pero es intocable y prohibido, a menos de que se trate de un espacio privado ¿cómo es que un hombre no puede expresar sus afectos de manera pública? ¿a qué invita el cuerpo de una mujer trans cuando decide mirar? ¿cuál erotismo y cuáles afectos? Son tantas las preguntas que me surgían cuando las miradas cambiaron.

Tercer movimiento: Tocarnos. Recuerdo que mis deseos eran hacer que sucediera lo imposible y que pudiéramos transitar al tacto. Para que esto sucediera mi acercamiento fue diferente, pues transite de la pregunta a la intuición. Volví a caminar lento, comencé a mirarles fijamente y cuando mi mirada conectaba con la de uno de ellos me acercaba para devolverles mi voz desde otro lugar: “desde lejos conecté contigo y tu energía, me pregunto si te gustaría participar”, argumenté. Hablar de la energía y reconocerla va a ser muy importante para mí y para ellos, pues supuso otra manera de comunicarnos y de reconocer que eso es lo que nos podía guiar a transitar por la performance, el afecto, ellos tomaban una postura de confusión pues deseaban confirmar que su energía podía desatar un amor diferente entre nosotros pero aún el miedo continuaba, pues hacerlo público frente a todos los demás hombres que contemplaban no era una tarea fácil.

Esto nos dio la posibilidad de entablar un diálogo cercano y afectivo para plantear nuestras dudas. Recuerdo que pudimos hablar de cómo en esta sociedad el cuerpo de una mujer trans* se encuentra en una frontera entre la violencia y el deseo y las múltiples maneras en que confronta la masculinidad ya que supone una nueva manera de mirar la feminidad, pero también la masculinidad y los vínculos afectivos. Los chicos me hablaron del temor que sentían por ser vistos públicamente como personas cercanas a la diversidad y lo poco que conocían del tema más allá de la broma imperante donde sí aparecemos como objeto de burla y humillación.

Yo les compartí mi sentir y como para mí esta performance desmontaba todos esos prejuicios y estereotipos referidos a la feminidad trans* ya que invitaba a situarse en otro lugar para sentir lo trans*; es decir, acercarse de manera afectiva y corporal a mi propia experiencia para fugarnos de esos entramados sociales que dan como resultado la acción violenta hacia las mujeres. Al mismo tiempo hablé de cómo los afectos tenían que ubicarse en otros lados más allá de lo sexual desbordante, ¿En qué otro lugar están los afectos? Los afectos son una posibilidad pedagógica de transformación, una manera erótica de des-aprender y aprender ya que nos permiten construir nuevas realidades y maneras de comunicarnos con y desde nuestros cuerpos que han estado borrados de toda construcción de conocimiento (pienso, luego existo), entonces, era el momento preciso para comunicarnos afectivamente y fugarnos a otra realidad que no estuviera mediada por lo sexual o la humillación sino por el reconocimiento de nuestras historias y múltiples posibilidades de transformación colectiva.

Última reacción: Transitar juntxs. Cuando sucedía la acción táctil, los chicos buscaban una tarjeta de invitación en la pecera, cada tarjeta tenía una pregunta y una invitación afectiva, puntualmente a tocar mi cuerpo. Esta nueva forma de comunicarnos permitió que los chicos cedieran al afecto como acción de-constructora y transformadora aunque sus cuerpos aún se encontraban tensos por hacer pública una relación de diálogo afectivo con una mujer trans*. Desde el primer chico que decidió ser partícipe, uno tras otro sentía curiosidad por saber que decían aquellas tarjetas escondidas que tenían mis manos y entonces iniciaba el proceso entre respuestas, caricias, abrazos y una novia en acción en aquella enorme facultad .

Ejemplos de invitaciones:

¿Qué significa para ti ser hombre? Díselo a la novia en secreto.

¿Por qué decidiste estudiar ingeniería? Levántale el velo a la novia y dale un beso en la mejilla

¿Qué piensas de las mujeres trans? Contesta mientras acaricias la espalda de la novia.

¿Qué piensas de la desigualdad que existe entre hombres y mujeres? Acaricia el pecho de la novia mientras respondes.

¿Qué significa para ti vivir como hombre? Termina con un abrazo para la novia.

¿Qué sientes en este momento? Acaricia la parte de tu cuerpo que menos te gusta pero en el cuerpo de la novia

Esta performance inaugura una etapa en mi vida como artista visual y performancera feminista; pues fue el inicio de mi paso por la Academia de San Carlos en la UNAM y sobre todo, lo que detonó mi intima conexión con la feminidad y el espacio público como sitio de transformación colectiva. Al mismo tiempo me permitió comenzar mi trabajo pedagógico desde los afectos y las emociones como esa posibilidad de aprendizajes colectivos que están encaminados a construirnos como seres libertarios en constante crítica y acción.

Por otro lado, cuando hablo de la feminidad, me refiero a una feminidad incómoda o difícil de entender a simple vista como una propuesta nueva y de crítica social feminista, pues resulta complejo pensar que devolvernos a esas figuras construidas por el patriarcado sea portarlas tal y como son en su composición visual, o que tengamos una fascinación personal por aquellas construcciones de la feminidad vinculadas a la repetición de un patrón que desde el feminismo se ha intentado cuestionar y dinamitar, pero recuerden colegas ¡Caras vemos, historias de vida no sabemos!.

Hay que precisar que en el arte feminista latinoamericano, como nos invita a pensar Julia Antivilo, han sido muchas las artistas que hemos utilizado el recurso del vestido de novia para hacer una crítica fuerte al ritual del matrimonio y el papel que juegan las mujeres dentro de este rito de paso, cada una desde su propia historia y de múltiples formas artísticas. Algunos ejemplos han sido Lorena Méndez (La Novia, 2009), Sandra Martí (Descasamiento, 2009), Fru Trejo (Nupcias, 2012) María Romero (La Novia de Culiacán, 2015) y María Eugenia Chellet, entre las más destacadas.

Por supuesto que el vestido de bodas es un recurso muy utilizado en el arte del performance, como me dijo un profesor en la escuela de artes ¡Eso ya esta muy visto!, y sí, pero me agrada pensar que cada una lo aborda desde su historia personal y que cada acción tiene objetivos muy distintos, eso sucede cuando una hace el ejercicio de escucha y se da cuenta de que sigue existiendo una necesidad por salir del ritual como nos lo han transmitido a lo largo de la historia, por eso este recurso sigue siendo importante y necesario portarlo.

Por otro lado, la artista feminista Liz Misterio en su investigación sobre el ritual de paso de la quinceañera en México, nos ha enseñado de una forma muy certera y generosa que es necesario construir otros rituales, con todo y nuestra historia, pero también, propone que si es necesario pasar por el ritual, tal y como es, en un primer momento, para después de-construirlo, lo podemos hacer, y colectivizar. Esto, creo que es lo rico del ritual, que colectiviza, convoca y construye memoria, por lo tanto archivo.

En mi caso, al legitimar mi vida y mis prácticas artísticas desde el feminismo siempre fue incómodo que apareciera en mis acciones vestida de novia, pues al ser una mujer trans* se esperaba otra cosa lejana al hecho de querer portar estas figuras de la feminidad patriarcal con ese gusto tan particular (la novia, la quinceañera y la sirena); al inicio para mis colegas feministas parecía como una reproducción de esa feminidad impuesta por los siglos de los siglos, o como una manera de transitar a la opresión de lo femenino. Hay que decirlo como es; la figura de la novia sigue siendo incómoda e implica un mandato fuerte que debemos romper, pero ¿hasta donde se extiende la propia voz para ser escuchada? ¿Cómo trascendemos lo visual y nos colocamos en la historia de la otra de manera sensible? ¿cómo respetar los procesos y tiempos de cada una respecto a la de-construcción?

Cada una comparte su historia en la performance feminista; sus deseos, inquietudes, temores y utopías, como dice Josefina Alcázar, la performance es la biografía de las artistas puesta sobre el espacio; una especie de entrega que se extiende a las otras y trasciende. Para mí vestirme de novia significa hablar de mi compromiso íntimo de transitar y apropiarme de mi feminidad. También tiene que ver con compartir un deseo prohibido que finalmente pudo ser posible en mi biografía. Creo que las prácticas artísticas feministas tienen ese potencial de ubicar la transgresión y la crítica en otros puntos que van más allá de la imagen.

Una posibilidad es transgredir la imagen, pero otra muy potente es transgredir las prácticas, no importa si nos vestimos de novia y nos maquillamos la cuerpa, tal vez lo deseamos profundamente, como si fuera el día más esperado de una mujer, el hecho de hacerlo cuando nosotras queremos y no cuando nos dicen es ya por sí misma una transgresión y una crítica al ritual y a los arquetipos, imagínense las bellas y políticas implicaciones que tiene vestirnos de novia porque queremos y cuando queremos y no porque estamos comprometidas con un hombre o porque nuestra familia lo desea. Decidimos nosotras donde, como y cuándo.

Desplazar esta figura nupcial y nuestra historia personal con ella a la cárcel como en el caso de Lorena Méndez que plantea nuevas pedagogías en el espacio penitenciario, a las escalonitas de las catedrales mexicanas en la acción de María Romero como una forma de salir del encierro católico, a la iglesia misma para después salir casada consigo misma como Fru Trejo, o cortar con sutil y amorosa energía el vestido de Sandra en manos de sus amigas y compañerxs para re-semantizar el ritual, es desplazar el imaginario social del ritual del matrimonio a una crítica feminista que descentraliza el verdadero quehacer de la novia y la ubica como puente de comunicación con otras realidades transformativas y sobre todo con otras historias del arquetipo femenino.

Son aquí nuestras prácticas estéticas y pedagógicas las que permiten pensar a la novia de otro modo, aunque continúe vestida de blanco; somos novias en acción, y no en sumisión. Nos entregamos a nosotras mismas y nos casamos con nuestra historia para después compartirla y fugarnos juntas a un mundo otro: raro, sensible, femenino y donde nuestros deseos crecen desde la raíz al punto más alto.

Levantamos nuestro velo para darle la cara a esta sociedad machista, inundada de violencia hacia las mujeres libres y libertarias que enseñamos vida y color, somos esas mujeres que con nuestra libertad detonamos incomodidad pero también justicia, propia y colectiva, somos nosotras las que nos damos el SI radical, porque somos amables, amables porque sabemos a(r)marnos, tenernos y celebrarnos por los siglos de los siglos.

PARA TODAS, UN GRANDÍSIMO SÍ, CON TODO MI AMOR.

 

Fotógrafxs de las acciones:

Lia García: Liz Misterio.

Fru Trejo: Archivo del proyecto Nupcias.

Lorena Méndez: Archivos La Lleca.

Sandra Martí: Alejandro López Saldaña y Sandra Martí.

Maria Romero: Nelly Sánchez.

Patrón: Archivos Lia García.

[divider]

Lia García. Nació en el año de 1989. Es originaria del sur de la Ciudad de México donde actualmente reside. Es defensora de los derechos humanos de las personas trans* y aprendiza feminista.

Estudió Pedagogía y Artes Visuales en la Universidad Nacional Autónoma de México realizando la investigación Puede besar a la novia: la experiencia del cuerpo trans* como una pedagogía afectiva en la cual trabajó los cruces entre la pedagogía radical, el feminismo de los afectos y los cuidados así como los estudios de performance.

Abrir publicación

Besar para conocer – dos video acciones de Jessie Jack

En la obra de Jessie Jack el besar es sinónimo de explorar y de adquirir un conocimiento de los otros y de si misma a través de las redes intersubjetivas que tejen los actos afectivos.

Fill me in

Acción para video

2012

Pero yo te quiero

Registro de performance

2012

[box type=»shadow» ]Jessie Jack (Noruega)

Puedes ver más de su obra aqui: http://jessiejack.tumblr.com/[/box]

Abrir publicación

E.T. Zapoteco: Campaña UNHATE

Por César González – Aguirre

La verdadera prueba de una inteligencia superior es poder conservar simultáneamente en la cabeza dos ideas opuestas, y seguir funcionando. Admitir por ejemplo que las cosas no tienen remedio y mantenerse, sin embargo, decidido a cambiarlas.
E.T.

– “Me mantengo en huelga de amor” –

Dicen que se va el zapoteco,
ya nadie lo hablará;
ha muerto, dicen,
la lengua de los zapotecas.

¡Ay, zapoteco, zapoteco,
quienes te menosprecian
ignoran cuánto
sus madres te amaron!
¡Ay, zapoteco, zapoteco,
lengua que nos das la vida,
yo sé que morirás
el día que muera el sol!
G.L.

¿Cuál es el branding del amor?
¿Y la escena del beso de liberación?
¿En Medio Oriente o mejor en un espacio interior?
La emoción genuina que permite su rencor
la caricia amable de su compasión
lo desechable del tiempo que le tocó.
¡Qué pendejada tan grande se les ocurrió!

¿Qué es lo contrario al odio en la globalización? – Quien se burla de su socializada organización –
– Quien contesta con dudas a la acción –
– Quien se sabe disfrazado por el discurso de interacción –
¿                                                                                                        ?

¿Cuál es la causa de la alza en el hablar del amor?
De los no odios por encima del rencor.
El enojo que viene del espacio exterior:
con su religión terrorista y mitos de no emancipación.
¿Cuál es la causa de mi llanto cursi y del consenso que dice Yo?
de la disidencia de actuar según las pausas
de la globalización.
Las creencias que acabarán en un rato
en la pantalla del videoconsumidor
de actitudes que subvierten solo la mente de
quien nunca existió.

¿Cuál es tu marca de la subversión?
en el contacto de una imagen que tantas beses ya se representó
Tu singularidad ya se imaginó
tal cual se formó en tu disidencia amable y por demás menor.
¿Es tan difícil cambiar de dirección?
dar la espalda al proyecto emancipador
(ya sabemos donde se formó)
¡Igualdad! ¡Libertad! ¡Fraternidad!

Mira la estrellas sobre la bruma de tu global discusión
caliéntate, pues hay para todos un enemigo (al cual aún no se derritió)
conténtate con saberte solidario y preocupado por tu hermano menor
el que no contestó si podía besar tu inquietante preocupación.

¡Volvamos al tiempo donde lo personal se politizó!
¡Alégrate!

(Un poco de risas al guión)
¿Ser de —libre elección— ya te bastó?
Tu actitud contestataria ya te conquistó:
¿Tu acción directa algo cambió? o ¿al menos resistió con un golpe a tu enemigo mayor?

liberacion

 

You said ‘B’
Si el mundo gira en mi órbita rojiza del horario de hoy
Digo ¡mejor yo!
Si mi contexto se derriba y mi clase se devalúa un poco más hoy
Digo ¡mejor yo!
Hoy cuando cae la noche y vuelvo al espacio exterior
Grito: ¡Este es mi hogar: aquel que no es el que nunca me reconoció!
Si el mundo se achica en sus polos por tanta opinión
redundante y falta de espacio para la duda menor
Digo ¡mejor yo!
Cuando mi piel ya se despintó
Digo ¡mejor yo!
Y por si queda la duda:
¡A la luna llegué hoy!

You said ‘B’
¿Te acuerdas que la historia ya se derrumbó?
Ninguna verdad ni creencia en la cual dejar caer tu cabeza.
¿Apoco tu mente tanto se infló de pensar y planear “la revolución”?
Aquí pues yo.
Aquí pues yo.
Aquí pues yo.

You said B… ‘GOOD’
Aquí pues yo.
The sun rises as a line of men wearing helmets and uniforms march up the street.
An alien stands in front of a round light and transmits a homing signal, presumably to call the other aliens back to the ship.
His skin discolored to a grey-white hue, lies on the floor as a man in a space suit enters the room. «Home,» says.

[The character’s positions are structured to emphasize the separation from the others.]
[They feel sorry for Evo because he was telling the truth and no one believed him.]
[Presumably, he has used his telepathic powers to place Evo into a trance in order to merge their minds and feelings.]

Upload a kiss

500 watatami runakunapa tantanakuyka tiyashka. Ñukanchikka llaktapi ima tiyashkata ama apachunmi mitsashkanchik; Europamanta, paykuna kaypi kashpa llakichikpimi hatarishkanchik. Maykan llaktakunapika ñukanchikmi llaktataka wiñachishkanchik. Ecuadorpika Llaktapi Kawsakkunapa Hatarimi chayta rurakun. Chaymantami Ecuadortaka alliman rikunchik.

Estados Unidospa shutipi kak wasi Estados Unidospi mana tiyashkamantami Estados Unidospika llakta pushakta mana llukchishpa kachashka.

América Latinapika runapa tantanakuykunataka mana rikunayachishkakunachu. Boliviapika ñankunapi mana puri usharkanchikchu, hatun panpankunaman mana chayay usharkanchikchu.

Llaktakunata yallinkapak tukuy minishtishkatami charirkanchik, shinapash Franciaman chayakukpimi, chayachun mana sakirka. Shinapash ¿Rusiaman tikrakukpi, mana chayay ushashpaka, imashi tukunchikman karkanchik? Boliviapi, Ecuadorpi, Estados Unidospa makanakukkunata llukchishpa kachashkata; ñukancik allpapi ima tiyashkata ñukanchikpi makipi churashkatami rawrachinkuna. Ñukaka runami kani, hatun llakpik llaktakunata mana rikunayachinichu, chaymantachari mana rikunayachinkuna.

Kullki charinata rikushpaka, kay wataka 6% shinami kanka. Kamaypi kashpaka, pushanatami shikanyachirkanchik.

Kay tantanakuyka shuk llaktakuman yaykushpa llakichinkapakmi alli kan. Riksishkakuna uyaychik, ñukanchikpa kashkakunatami rikuriyana kanchik.

Ñukaka runakunapa tantanakuymantami shamuni. Mana pantarinachu kanchik. Tantanakunami kanchik, mana kashpaka, llapinkakunami, llakichinkakunami. Tantanakunami llakichinapa shuk hanpi shinaka kan. Shinaka tantanakushunchik. Ñukami pushak shina karkani, kunanka Bolivia Llakta Pushakmi kani, tantanakushpami kashnamanka chayashkani.

Mana atinkakunachu.

[This is the end of act one. The antagonist and his forces have invaded the home of the protagonist and taken them into possession. This terrifying invasion of the privacy of their home generates more empathy.]

Abrir publicación

Reseña de Lesbian Curves 2

Por Liz Misterio

Hard-Femme-Cover-Web[starlist][/starlist]

Es una producción de Trouble Films, compañía productora de películas pornográficas feministas/queer en donde actúa y dirige la pornstar Courtney Trouble.

En este filme, como su nombre lo indica, veremos escenas de sexo lésbico protagonizadas por Betty Blac, Kitty Striker, Courtney Trouble, April Flores y Kelly Shibari, unas guapísimas actrices gordas que te hipnotizarán con sus enormes pechos y pícaras sonrisas. Aquí vas a ver de todo un poco: amarres, juguetes sexuales, columpios del amor, nalgadas, mordidas, orgasmos y risas de complicidad.

Lo que más me gustó es que da una perspectiva completamente realista de lo que es el sexo lésbico kinky, lúdico y consensuado, no como el típico porno mainstream: posado, frío y ejecutado entre extensiones de cabello y uñas de gel en donde solemos ver técnicas amatorias que pretenden verse bien, pero que no están pensadas en función del placer de las actrices.  Estas chicas saben lo que hacen y lo hacen muy bien. Incluso cuando se ponen guantes de látex para hacer un fisting, lo hacen ver de lo más erótico y divertido.

tumblr_mo20uejyXH1qayexko1_500

Esta cinta es una oda a la belleza y la cachondez de las mujeres gordas que muestran suaves cuerpos y gustan del sexo duro y sin tapujos. Definitivamente celebro la iniciativa de estas chicas de representar digna y muy eróticamente un tipo de cuerpo poco visto en producciones pornográficas.

Si tus entrañas claman por ver un porno diferente, lésbico, ético, político, kinky, queer y muy cachondo, te recomiendo ampliamente esta película.

comprar la película AQUI

Y AQUI

Y AQUI puedes comprar el DVD 

Abrir publicación

BDSM y Amor

Ilustración Alex Xavier Aceves Bernal
Ilustración Alex Xavier Aceves Bernal

Por Jvana

Nuestra relación, desde su sexto año, ha mejorado a gran velocidad comparada con los años anteriores a una constante y hermosa velocidad. Se llenó de experiencias hermosas relacionadas con el amor y, desde luego, con el sexo. Él y yo habíamos jugado a varias cosas, siempre nos han gustado los personajes, los disfraces, la teatralidad. Descubrimos dentro de esos juegos que nos agradaba muchísimo pretender, en diferentes tiempos, que cada uno era el señor en la vida del otro, ordenarle, complacer nuestros deseos y mirar al mismo tiempo cómo los suyos se completaban. Cada uno por separado, pero casi al mismo tiempo descubrimos gracias a internet nuestro hoy tan querido mundo del BSDM. 

     En realidad no nos era completamente ajeno, y en mi caso, era familiar el hecho de que algunas personas fueran discriminadas debido a sus hábitos sexuales o sus gustos, pues desde muy temprana edad me vi también envuelta en ello, principalmente, en forma de homofobia. Leía cosas acerca de personas que gustaban de restringir al otro del movimiento, del placer, de la vista, personas que gustaban de la sensación de opresión, quienes querían ser castigados, castigar a los demás, premiarlos por sus buenas acciones y ser mimados y consentidos por una figura poderosa e imponente. Aunque nunca lo juzgué como malo, tampoco le di la importancia que cobró cuando después de jugar con mi muy amado, me di cuenta de que, sin saberlo, habíamos entrado a una habitación de bellezas y placeres con todo lo anterior. Supe que había mitos acerca de la salud mental de quienes tenían estas prácticas, que incluso dentro de aquellos que no estuvieran en la supuesta mayoría cisgénero y heterosexual, eran discriminados. Mi compañero y yo hemos tenido la suerte de procurarnos siempre un ambiente de respeto absoluto y comunicación abierta, así que fue cuestión de unos días hablarle de mis encuentros con el bondage/shibari. Me llamó la atención que tuviese raíces en un arte marcial, que procurara la serenidad y la paz de quienes lo practican, que aunque hubiera una evidente relación entre un dominante y un sumiso, ambos eran iguales, y no solo sus cuerpos, sino sus mentes cambiaban en cada sesión. Él había leído ya al respecto, así que pronto accedió a mis requerimientos: con escasísimos recursos y muchísimo entusiasmo cuidó de mí y me procuró toda la felicidad que pudo darme durante mi primer auto-amarre, hecho con un listón de 2cm. de grosor. No era una cuerda, no era sencillo, pero al menos, lo había intentado. Sentimos que nuestra relación había avanzado como nunca. Nos dio mucha fuerza el hecho de dejar nuestra seguridad y tranquilidad absolutamente en manos de otro. El bondage, así como el D/s, implican riesgos que no son necesariamente aquellos que se le asocian de primera instancia, del tipo de las muertes accidentales por un juego mal llevado a cabo. Aunque existe en efecto un riesgo, con la preparación apropiada y después de mucho estudio, el mayor peligro incide sobre todo en la salud mental: sentirse más vulnerable y solo que nunca es muy posible si la pareja no tiene el cuidado de mostrar siempre afecto y ternura; es posible hacer sentir al otro como el peor de los seres si estando inmovilizado, no se le presta la atención debida y no se le proporciona todo el amor de que se es capaz. Como en cualquier actividad que se realice en pareja, la confianza y la comunicación son obligatorias. Es importante no tratar el tema con pena, y documentarse apropiadamente al respecto, ser críticos con la información obtenida (especialmente del internet), y no intentar abarcar cosas demasiado difíciles sin haber experimentado primero las más sencillas.

     Después el sexo nos llevó de nuevo por bellas sendas, y unos meses después, le llamé por primera vez Amo. Pocas veces me he sentido tan unida a el, y tan feliz. Me mimó y procuré complacerlo tanto como pude, desobedecí y me castigó, y fui siempre su hermosa y pequeña princesa. Eventualmente, el control pasó también a mis manos ya que él había olvidado castigarme. Fui entonces su Ama y él mi precioso y dulce príncipe. Mi tamaño es, al menos, la mitad del suyo y dominarlo fue una experiencia muy intensa, ya que se volvió mucho más evidente que no se trata de un poder físico, sino mental. En ocasiones nos apoyábamos de las modestas cuerdas y los juguetes que construí con mis, también modestos, conocimientos. Un pequeño látigo hecho con materiales de manualidades, por decir algo.

    A veces no asumimos ningún rol y simplemente jugamos con ellos y apreciamos el bienestar que las cuerdas nos dan, semejante a la D/s, pero mucho más sutil y delicada. Es importante señalar que no siempre jugamos a esto ni es una parte de nuestras vidas que tome el control de todas las demás. Esta práctica, de hecho, es tan simple como decir que uno prefiere tener sexo en una posición o en otra, no es una cuestión que se deba hacer obligatoriamente y depende de cuestiones variables como el ánimo. Si la pareja o uno mismo no está teniendo el mejor día, quizá, entrar en una dinámica D/s presente aun más dificultades de las que ya se tenían, y entonces el estado de ánimo en lugar de mejorar empeora, y todo aquí se trata de sentirse bien y felices, por separado y en la pareja. Las personas de fuera se extrañan de todo esto y consideran que el bondage, la D/s, y en general, el BDSM, se asocian con la violencia y el abuso. Para nosotros, ha sido la forma más completa y valiosa de demostrar amor, una forma que en nosotros ha tomado formas incluso cursis, embelesadas y preciosistas. No se trata de fuerza, de placeres ni de sensaciones, se trata de amor.

Abrir publicación

Consejos para practicar el Beso Negro

besonegro
Dibujo: Sharet Ubaldo
Título: Beso Negro

El anilingus es una práctica también conocida como beso negro que consiste en la estimulación erótica del ano con la boca y que proporciona placer a hombres, mujeres y quimeras por igual.

Primero que nada, debo aconsejar que si eres primerizx en estas prácticas, apartes tus tabús y experimentes los inmensos placeres que te tiene reservados esa hermosa parte de nuestro cuerpo a la que culturalmente se nos ha enseñado a temer e injuriar por ser considerada sucia y hasta de baja moral. El ano es un órgano sumamente controvertido y del que poco se habla (ver Por el culo de Javier Sáez y Sejo Carrascosa); sin embargo, todos podemos sentir placer a través de él si nos lo permitimos y si se estimula adecuadamente, por lo que podrás experimentar el beso negro sin importar tu sexo, género u orientación sexual.

Dicho lo anterior, procedo a describir cómo hacer un beso negro y las precauciones a observar al realizarlo.

  1.  Lava el área con abundante agua y jabón para remover cualquier olor o residuo fecal, pero con mucho cuidado de no lastimar la delicada piel. Para esto, los bidés son lo máximo.
  2.  Para protegerte de bacterias y enfermedades puedes usar un plástico protector bucal de látex, un condón abierto por la mitad o plástico de cocina para crear una barrera entre el ano y tu boca. Sin embargo, parte de lo encantador del beso negro es sentir con la lengua los pliegues de la piel y percibir los sabores de esta parte del cuerpo, que pueden experimentarse si tanto quien da el beso como quien lo recibe es cuidadosx con su salud y su higiene.
  3. El ano está lleno de terminaciones nerviosas por lo que un simple roce de la lengua o un beso bien plantado puede despertar sensaciones sumamente placenteras en quien recibe las caricias. Por esto mismo es importante tratarlo con mucha delicadeza, así que ¡nada de mordidas! Para estimularlo puedes dar lengüetazos, penetrarlo ligeramente con la lengua o haciendo círculos con la misma, dar besos tronados y todo lo que tu lujuria te inspire. Es importante tener una buena comunicación con tu pareja para que te guíe en el tipo de caricias y el ritmo que le resultan más placenteros.
  4. ¡Explora y disfruta!
  5. No hay mejor manera de agradecer un buen beso negro que devolviendo el favor. 😉

El periplo

Por Karla Tamayo

 

Cerré los ojos. De pronto me recordé en la Frailesca. Tenía 12 años. Era verano. Estaba frente al patio, ancho, verde, de la casa de papá. Sentía el viento que me golpeaba la cara, frío, tibio. Hacía un eco profundo, delgado, en los oídos, que me maravillaba: era el sonido del aire pasando por las cavidades, entre los árboles, como una barcaza entre las olas de la nada. Era la música que emergía de las copas, donde las hojas se rozaban ligeramente unas contra otras, provocando una sinfonía de cascabeles verdes; el sonido era verde o dulce, y yo me erizaba tanto.

Tenía ya 15 años. Esa tarde llegué a la sierra. Era inverno y el frío calaba. A lo lejos alcanzaba a ver las luces endebles de los quinqués, que pardeaban entre las tablas de las paredes de las casas. También se veían intermitiendo suavemente por los orificios de las láminas, formando un espectáculo de cucayos sobre los oxidados techos de La grandeza. El equilibrio entre el paisaje de luces y sombras, entre la neblina y la tiniebla, me parecía una húmeda y aguda sacudida.

Por fin entré a la casa de Amable, era de tierra. Desde el portal podía sentir el olor, el llamamiento. La densa oscuridad era levemente penetrada por los filos mellados de su foco de 60W. Me invitó a sentarme a la mesa. Puso una taza pequeña, azul, de peltre frente a mí. Vertió  el caliente, fuerte, amargo quizá, café que me acarició la cara con el vapor que no se intimidaba ante el frío. Luego puso otra, la sirvió, y se sentó frente a mí. Comenzó a hablar sobre no sé qué cosas del clima y del río del que sólo quedaban guijarros. Yo nada más podía sentir el paso del líquido fluyendo por mi pecho, por mis venas: quemándome.

Era primavera. Iba en el barco hacia Valparaíso. Había un sol tan intenso que doraba la cubierta. Leía, extasiada, el capítulo siete de Rayuela. De repente el barco comenzó a mecerse con un rigor que me lejos de intrigarme, me provocó. Corrí hacia la proa: me aferré a las barandas. Sentía el mar tremolando, enardecido, produciendo un sonido sordo, como el del enjambre cuando se desata como temporal. Las olas chocaban contra el costado de la embarcación, salpicando mi cara, poblándola de brisa y de sal. Cerré los ojos. Entonces mi boca era el centro. Mis labios sentían los embates del Pacífico que se empeñaba en cavarla violentamente. Los movimientos eran cada vez más intensos de modo que tras un crujido estremecedor, abrí los ojos… Fue entonces que vi la tierra, se desprendía lentamente de mi boca. Alejándose me revelaba sus lunares, su piel oscura; sus cucayos, su patio; su viento, su neblina… su mar. La distancia le iba poniendo forma: te daba sentido. Fue así que te reconocí, sonriendo. Eras una cicatriz de mi boca, de la historia de mi boca y de la rebelión de mi memoria que en ella desató tu beso.

Ciudad de México, 28 de junio de 2013.

Participantes del #2

[dropcap]A[/dropcap]ldo Vásquez Yela

Licenciado en Artes Visuales, especializado en pintura y grabado en metal. Videoasta, utilero, pintor escénico y aldodiseñador de vestuario. Se dedica mayormente a trabajar en el teatro. Pintor escénico, atrezzo de utilería y vestuario. De Septiembre de 2010 a Diciembre de 2012 trabajó como técnico utilero, retoque pintura escénica y atrezzo en la Compañía Nacional de Teatro en todos sus montajes. Realizador de pintura escénica: “Toda un hombre” de Alberto Castillo (2012), “Las mil y una noche” de Raúl Uribe, “La explosiva” de Dainzú Zacatenco (2013).2012 Diseño de vestuario de la obra “Toda un hombre” de Alberto Castillo. Participación en varias exposiciones colectivas y montajes teatrales.

[divider]

[dropcap]A[/dropcap]lex Xavier Aceves Bernal (1987) alex-1
Artista Visual por la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Su producción plástica se centra en el dibujo y la instalación. Asiste al artista Cai-Guo Qiang en la producción de la muestra “Resplandor y Soledad” y a Rirkrit Tiravanija dibujando para la pieza “100Years Pictorial history of World Revolution” ambos trabajos presentados en el MUAC. Ha participado en una docena de exposiciones colectivas. Sus ilustraciones han sido publicadas en diversos medios independientes.

http://alexnoalejandro.tumblr.com/

 [divider]

[dropcap]B[/dropcap]runo Bresani  (Recife, Pernambuco, Brasil 1973.)  bruno

[divider]

[dropcap]C[/dropcap]ésar Cortés Vega (Mx).cesarcortes

Algunos de sus libros publicados son Abandona Silicia (novela), espejo-ojepse (noveleta experimental), Periferias y mentiras. Textos sobre arte, banalidad y cultura (ensayo). Poemas suyos han sido publicados en las antologías San Diego Poetry Annual 2013, Paraguas para remediar la soledad, Siete de la poesía, Ecos de la imagen, poesíacero, Región de ruina, entre otras. Ha compilado los libros Textos postautónomos, Citas caníbales y Anti/Pro canibalia. Coordina la publicación Ágora Speed; postliteraturas (http://agoraspeed.org/). Ha presentado obra visual en México, España, Japón, Irlanda y Dinamarca. Ganó el XX Premio Interamericano de Poesía Navachiste 2012 con el libro «Reven».

http://cesarcortesvega.com

[divider][dropcap]C[/dropcap]ésar González Aguirre (México DF, 1990)cESAR-1

Artista visual por la Universidad de las Américas Puebla. Actualmente es Director y Editor de la revista digital de crítica y arte, Tertium – Datur.

http://tertium-datur.com.mx/

[divider]

 [dropcap]C[/dropcap]ristopher Garnica (México D.F. 1984)cristian

 Periodista y Filósofo… a veces. Escribe para diversos medios sobre Teorías de Conspiración, violencia, y ensayos relacionados con el humor, la risa y sus derivados contorsionistas.

Suguelo en su blog: http://divinageliofobia.blogspot.mx/

y en twitter: @elcrisgg

[divider]

[dropcap]D[/dropcap]aniela Ruíz Goyzueta DANG

Artista egresada de ENAP.

[divider]

[dropcap]E[/dropcap]ldi Dundee (E.U.A.) eldi

Sus preocupaciones artísticas actuales giran en torno al habitar un cuerpo de mujer, nociones de feminismo y antifeminismo, interpretaciones sobre la belleza y la violencia en la cultura occidental.

http://www.eldidundee.com

[divider]
[dropcap]F[/dropcap]rancisco Naishtat
Francisco Naishtat, graduado en Filosofía y en Lógica en la Sorbona (Universidades de París I y de Paris V), es Doctor en  Filosofía por la Universidad de Buenos Aires), ex becario Fulbright en la Universidad de Berkeley. Es autor de tres ensayos, de los cuales uno ha aparecido en 2010 en Francia (L’Action et le Langage, París, l’Harmattan) y los otros en EEUU y Argentina. Ha publicado en México el Libro de poemas Territorialidades, juntamente con Enrique Gallegos y Pedro Goche), México, Libros Invisibles, 2013, y varios poemas en Ñ (Buenos Aires), en abril de 2013. Bajo el título «Roturas» un grupo de diez poemas suyos ha sido seleccionado en 2013 para ser editado por la Editorial Cuatro Vientos, Buenos Aires, en septiembre de 2013.
[divider]
[dropcap]J[/dropcap]uan Alberto Negroni (Puerto Rico)

Lives and work in Puerto Rico. Posses a BA on Fine Arts from Escuela de Artes Plasticas de Puerto Rico (Puerto Rico School of Fine Arts) with a Major in Print Making and a MA in Art History Education and Museology from Caribbean University. Counts with three solo shows, The Defect Effect, 2005, If it weren’t for my horse, 2008 and Not About Beauty (Religion, Politics and other failures) all in San Juan, PR. Has participated in multiple group shows and art fairs.

As curator has created projects such as, Pretty/Much Collective, San Juan/Alabama, De Bayamón a la 15, Cart Watch, San Juan, PR 2011, COYUNTURA, Liga de Arte de San Juan 2011, The object of my affection, El 1B en San Juan 2012, Pie Forzado .001, Georgia State Univ. Museum 2013.

His work is part of art collections in Puerto Rico, London, Argentina, United States, Canada and Greece.

[divider]
[dropcap]K[/dropcap]arla Tamayo (Tuxtla Gutiérrez, Chiapas)

Egresó de la licenciatura en Lengua y literatura hispanoamericanas de la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach). Escribe principalmente poesía, pero ha realizado algunos trabajos ensayísticos, algunos cuentos y también unas cuantas reseñas bibliográficas; sus publicaciones se limitan, por convicción, a la divulgación en periódicos de circulación estatal (allá, en su natal Chiapas), salvo las traducciones de dos de sus poemas al portugués que fueron incluidos en la revista de Letras de la PUC, en Brasil, en 2010.

[divider]
[dropcap]M[/dropcap]arisol Maza García de Alba (Ciudad de México, 1978) mar
[divider]
[dropcap]M[/dropcap]auricio Ramírez
Mauricio Ramírez de la ciudad de México se inicia como fotógrafo a temprana edad. En el 2010 inicia su educación mas formal en el lenguaje fotográfico en el taller central de fotografiar del IPN a cargo del profesor Miguel Angel Mendoza, participa en el festival Foto Septiembre. despues de participar en el taller «Bitácora Visual» en la fundación Pedro Meyer  con el apoyo de la misma decide incursionar de lleno en el medio de las artes visuales
[divider]

[dropcap]M[/dropcap]aya Ayeis

Apareció un día, sin padre ni madre y sigue aquí.  Mujer, pagana, artista, madre y creativa desempleada.

[divider]

[dropcap]P[/dropcap]ola RG (México DF, 1986)PolaRG-1

Fotógrafa egresada de la ENAP, ha trabajado para el Centro Cultural Helénico y forma parte de la casa productora «Estudio 42». Fue directora de fotografía y arte en: «Tres hilos para bordar» corto ganador del reto DocsDF en el año 2010. Su trabajo como fotógrafa se ha usado como portada para la antología de teatro de Tierra Adentro, así como del libro «El amor en cada esquina».

http://flavors.me/pola_rg#_

[divider]

[dropcap]S[/dropcap]haret Ubaldo (México)

Pasante en la carrera de Artes Visuales.

Co- fundadora y editora de la Editorial independiente Mercado de Martes.

http://sharetubaldoposts.tumblr.com/

Abrir publicación

Editoral #2 «El beso»

 

Lo primero en lo que se piensa cuando se habla de besos, son aquellos besos color de rosa, como los que aparecen en las películas, perfectos, cursis y apasionados. Pero ¿qué hay de todos aquellos besos que no salen en las películas, de los que nadie habla? Los que muchos deseamos pero no nos atrevemos a pedir. Los que nos causan morbo, los que nos causan horror.

En este número celebramos los intercambios de saliva y fluidos entre las personas, desde los más castos e inocentes, pasando por los atascados, hasta llegar hasta los que pueden ser desagradables para algunos.

Navegación de entradas

1 2 3
Volver arriba