Abrir publicación

Hotel Pop Life


por Reilita

¿Cómo sería mi hombre perfecto?

Mi hombre perfecto sería aquel que después de una larga noche de trabajo, en vez de ir a casa a descansar, tuviera ánimos de estar dentro de mí, empeñado en hacerme llegar a las estrellas

Iríamos a un hotel diseñado para el cogimiento puro, como un parque de diversiones XXX, con Mundo acuático (Jacuzzi y regadera), Villita SM-Bondage (La esquina del sacrificio y estructura de tubos con asiento acolchonado) y la Tierra de las posiciones (La enorme cama, la silla giratoria y el sillón tantra). Seis horas: $600.00

Para lavarnos la noche de trabajo, mi hombre perfecto me invitaría a la primera atracción del Mundo Acuático: La Ducha, con espacio suficiente para tener una fiesta grupal, regadera de lluvia que mojaría nuestros cuerpos que se enjabonarían uno al otro, resbalando las manos, resbalando mis senos desde su pecho hasta su espléndido sexo, rodeándonos los brazos del otro, subiendo y bajando, divertidos. Yo me daría la vuelta y tendría la grata sorpresa de ver que hay un tubo para sostenerse. Él y sus manos, la espuma, mi cuerpo en absoluta disposición a sus recorridos, a sus caricias que reconocen mis volúmenes, mis valles, la búsqueda en mis muslos, el remolino de sus brazos. Yo, electrizada, húmeda en caliente, y por primera ocasión entra. Claro. Contundente. Fuerte. Y se queda quieto dentro, en espera de que pase la sorpresa y
cuando yo volviera a tomar aire, él empujaría de nuevo, esperaría otro instante, disfrutando la estrechez inicial, se hundiría. Empujaría, empujaría abriendo, desgarrando como a mí me gusta. Mis ojos temblarían, mis piernas temblarían…

Mi hombre perfecto entendería de cadencia y de ritmo y en la comodidad del agua caliente del jacuzzi, podría yo flotar cara arriba. Él hincado, abriría mis piernas, mi vagina cerrándose por el agua, haría la penetración más ardua, apretada. Él podría dirigir el columpiar de mi cuerpo flotando, la espuma resbalando en nuestra piel. Fuera, dentro. Fuera. Dentro, acariciando mi cuerpo resbaloso sin peso…y en ese flotar y casi llegar nos mantendríamos por largo tiempo… Después, boca abajo, aferrados a la orilla, con fuerza, demasiada fuerza, cuando el dolor deja de serlo, seguiría entrando enorme, enorme en mí, yo aguantando, apenas gritando, gimiendo escaso, perdiendo la cordura y sus palabras resbalando en mis oídos, sintiendo la gloria, la electricidad en mis piernas, llegaría tan intenso que sentiría el líquido caliente que las paredes de mi cueva exudan.

Para jugar en la Villita SM-Bondage, mi hombre perfecto sabría de intensidad, entendería el dominio sin violencia, jalaría el cabello de mi nuca y me atraparía con su cuerpo contra la esquina acolchonada para encontrar maneras de divertirnos aunque la llamada esquina del sacrificio esté incompleta y la barra para agarrarse levantando los brazos no estuviera, él mantendría mis brazos en alto sosteniendo mis muñecas con una de sus manos mientras con la otra me recorrería lentamente, apretando, pellizcando desde mis rodillas, presionando, llenando sus dedos con mi piel y mi carne, subiendo, metiendo su mano en el hueco entre mis muslos, rozando la humedad de esos pliegues, y seguiría subiendo, con mis brazos en alto, mis senos a su disposición, los frotaría y acercaría su boca, rozando con su barba, sus labios, acariciando, su lengua probando, saboreando, su boca succionando, los besos…al cuello…mi oreja…su lengua…su mano, sus dedos jugando en mis pliegues…acariciando, entrando, haciéndome esperar, queriendo que suplique…

En la estructura tubular con asiento acolchonado a los pies de La cama de la tierra de las posiciones, mi hombre perfecto me sentaría y yo podría sostenerme de los tubos y echar mi cabeza hacia atrás mientras él levantaría mis piernas, sobando su carne, viajando su extensión, abriéndolas. La altura es ideal, con la punta de su verga juguetearía en mis pliegues, induciendo al deseo, a la urgencia, desquiciándome con su sadismo para que le suplicara: Mételo, mételo ya. Me penetraría despacio sin prisas, sin fuerza, desquiciando mis ansias y lo vería a los ojos, ya no diría nada. Extendería mi lengua, ofreciéndola en silencio y él se abalanzaría para aprisionarme en sus labios, apresurando la entrada, la fuerza creciendo: Yo me soltaría de su boca y estirando hacia atrás mi cuello, dejaría mis senos otra vez para él, para que los besara y los mordiera y los lamiera, mientras empuja y casi me caería y mejor nos detendríamos para poder voltearme y agacharme sobre el asiento acolchonado, quedando en una de mis posiciones predilectas, él diría: “empinadita, mi vida, mmm”. Y a darle gusto, bien agarrada de los tubos, gritando sin control, casi cayendo de frente pero no, seguir y seguir hasta que diga: “me voy a venir”…pasarán unos minutos más de fuerza intensa, ritmo rápido, estridente y explotará dentro de mí, el líquido que imagino dorado me cubrirá y lo apretaré, manteniendo presionada su verga dentro de mí, como alas de mariposa, provocándole un intenso y casi doloroso placer. Apretar y soltar y lo iré sacando, apretando y él solo gemirá: ¡aaahhh!, hasta exprimirlo fuera y caería sobre mí cansado, riendo, gimiendo…

Mi hombre perfecto sabría que debe excederse con el lubricante para jugar a penetrar la estrella. Bañaría sus dedos, empezaría con uno, entrando y saliendo, buscando, girando, dilatando, dos dedos…fffuuu……Él vertiría más del líquido suave y espeso sobre el condón que aprieta la furiosa verga. Empujaría, poco a poco, así, con la punta hacia abajo, con suavidad, penetrando. Esperaría, paciente. Poco a poco. Milímetro a milímetro. Me haría gritar: “¡Dioses!, está muy grande”. Alcanzaría mi clítoris, ese botoncito, lo sobaría, lo frotaría hasta provocar en mí la euforia de empujar mis nalgas hacia él. Y él no dejaría de pasear entre mis pliegues y el botoncito, ese condenado botoncito que cuando él toca, pierdo. Y me haría sacudirme y sorprenderme de tener tal bestialidad en mi culito y ver con triunfo que no duele y que es un buen camino para tocar el cielo. Y entre mis movimientos, él estaría perplejo, con cierta cautela para no excederse, yo lo incitaría diciéndole: “Vamos, dale. Ahora puedo. Dale duro, que sí aguanto. Fuerte, tan fuerte como quieras…no quites tu mano de ahí”…y él respondería embistiendo al intenso golpear de mis caderas hacia atrás, flotaríamos juntos, delirando, sorprendidos, jadeantes en una larga laguna de placer.

Mi hombre perfecto sabría usar su lengua para dejar su rastro húmedo ardiendo en mi piel, en mis rincones. Sabría usar su rodilla para presionar entre mis piernas, empujando… Él tendido sobre su costado me llevaría suavemente a montarme en su cadera, me acomodaría sobre el hueso de su pelvis y poco a poco aquello se convertiría en un auténtico potro mecánico, yo, con la espalda erguida, él sostendría mis caderas, impulsando mi vaivén. Sabría decirme tales obscenidades que yo sólo querría azotar mi vagina contra su costado, frotando desesperada mi sexo hirviente contra él, hasta sentir la tensión, la euforia, el grito entrecortado, el abandono de fuerzas, el éxtasis, montada en mi toro mecánico personal…

En el sillón tantra no hace falta imaginación, hace falta conocimiento y si no estuviera en su lugar el catálogo de posiciones, mi hombre perfecto de la era digital, podría en su teléfono entrar a Internet y buscar así, tal cual, “sillón tantra” y encontraría un sin fin de posiciones. Pasaríamos largo rato probando, disfrutando de las tantas formas de tenerlo dentro, arriba, de espaldas, tendida hacia atrás, hacia adelante y él por todos lados, llenándome, gozándome, quitándome el aliento, derritiéndome en sus manos, volteando, chupando, probando, sentada, de pie, piernas al aire, él profundo, se mueve, se detiene, le gusta desesperarme… Mi hombre perfecto la tendría tal cual la delicia que llevo trece años comiéndome.

Mi hombre perfecto tampoco sabría para qué diantres es la silla giratoria…bueno, ni falta que nos haría.

Un pequeño detalle casi sin importancia, mi hombre realmente perfecto, llevaría por nombre Eduardo. Tal vez le cambie el nombre a este que tengo al lado para volver a empezar.

Hotel Pop Life

Revolución No.737, Colonia Mixcoac, D.F.

Abrir publicación

Hombres cabales. Entrevista con Martín de la Cruz López Moya.

por Ivelin Meza

El estudio de las masculinidades en México es todavía un tema por demás ausente en la información cotidiana sobre género. En el Distrito Federal, por ejemplo, las políticas que promueven el respeto y la igualdad devienen, las más de las veces, en parches que fomentan la victimización y criminalización que dicen mejorar la convivencia social, pero perpetúan las divisiones. De ahí la importancia del trabajo de Martín de la Cruz López Moya, a quien busqué cuando supe la existencia de su libro “Hacerse hombres cabales: masculinidad entre tojolabales”.

Un intercambio de correos valió para que aceptara ser entrevistado vía internet, ya que reside en Chiapas. Sencillo y de voz agradable, tuvimos una charla breve y amena.

Esta investigación comenzó alrededor de 1997 a raíz de un programa de salud reproductiva tema en esos momentos de moda en la región tojolabal1. En este programa me percaté que el tener hijos era un acontecimiento de gran relevancia para las comunidades. A pesar ello, se me hizo peculiar que cuando había dificultades en la concepción, todo el conocimiento médico local se vertía hacia la tarea de restablecer la fecundidad de la mujer, asumiendo el problema como propio de ella y obviando la posibilidad de infertilidad en el varón. Pero, además, otra particularidad dentro de este contexto era el precio de los nacimientos: cuando nacía un niño, el coste de la partera era más elevado que cuando nacía una niña”.

En el contexto en que trabajó Martín de la Cruz -las comunidades de Las Cañadas, Las Margaritas y Comitán, en Chiapas-, el hombre cabal es definido por las representaciones de su cuerpo y pensamiento. Por un lado, el cuerpo debe estar completo y pleno en sus funciones: tener una dinámica heterosexual, ser capaz de procrear y ser consecuente en las prácticas de vida cotidiana, como el matrimonio: “Es una prescripción, un acuerdo social que un hombre debe casarse (buscar a la mujer, cortejarle y hacerla su esposa), lo cual no difiere en mucho en otros contextos culturales, urbanos y en otras sociedades”.

Por otro lado, su pensamiento debe ser cabal: “representar a su familia, mediar ante la sociedad (desde el médico y las autoridades hasta el cura, por lo cual tiene que hablar fluidamente español) y tener la capacidad de mando, pues es la autoridad”.

No obstante, hace énfasis en que ese hombre cabal, siempre está en construcción:“Nunca está determinado y por eso es preciso especificar que mi estudio sobre las masculinidades se construyó a partir del registro etnográfico y observación de campos de interacción, para evitar reproducirlo como estereotipo de las comunidades campesinas o tojolabales. Lo conveniente es mostrar que en ese campo de relaciones analizadas se construye un modelo de representación dominante de masculinidad porque es la que da contenido y forma a las relaciones cotidianas, pero no debe verse como la única. Hay marcos más amplios que delimitan la hombría o virilidad, inscritos en los propios ámbitos religiosos, en los medios de comunicación, la escuela, la iglesia, el trabajo, en los cuales negocian y se inscriben modelos dominantes de masculinidad más generales”.

Es precisamente por eso que el maestro Martín de la Cruz hace énfasis en la necesidad de que su trabajo sea visto desde el orden antropológico, ya que no busca decir verdades sino “aproximarse a un fenómeno, es interpretativo y de carácter etnográfico”. Pero además ve la masculinidad como un proceso relacional que se construye con el trato cotidiano, multidimensional ya que varios campos convergen para construir sus modelos, como el religioso, el económico, laboral, las relaciones de pareja, etcétera, histórico pues cambia de sociedad en sociedad, de generación en generación, de lugar en lugar, incluso en la trayectoria de vida de las personas, y situacional, pues se activan maneras de relacionarse de acuerdo a los contextos en que se encuentran.

En este sentido, la especificidad de la definición tojolabal, es meramente una forma de ubicar su investigación:“No hablo de indígenas sino de tojolabales pues los indígenas no son un todo homogéneo, tienen distintas calidades y modos de vida, diferentes costumbres, incluso dependiendo de sus inclinaciones religiosas o políticas. Los estudios de género deben hacerse respetando las particularidades para, por ejemplo, crear políticas públicas congruentes con las diversidades y contextos sin pretender definir un estereotipo dentro de la comunidad.

Es necesario ponderar la diversidad humana, superar la categoría del hombre o indígena o mujer, ya que es una expectativa social y exigencia incluso de las propias mujeres, quienes participan de las formas de dominación masculina. En las comunidades mismas, las suegras, abuelas, parteras tienen más jerarquía, asumen relaciones de poder que se construyen por exigencias sociales.

Hay un imaginario colectivo que construye modelos de representación de los cuales todos participamos, aunque las mujeres sean las más vulneradas. Por ejemplo, en cuanto a los tojolabales, hay situaciones que ponen en prueba al hombre cabal. El jokwanel (rapto) exige al hombre robarse a la mujer violentamente para hacerla su esposa. Sin embargo, muchas de las veces es un rapto negociado, simulado, a veces porque las formas tradicionales católicas de contraer matrimonio son lentas y costosas, o no hay forma de pagar una dote, por lo cual se actúa el acontecimiento. En este proceso, las mujeres cercanas pueden colaborar al rapto (amigas, hermanas, la madre), ya que es una imposición social de la comunidad aunque pueda resultar en algo precario y vergonzoso para el hombre si, por ejemplo, la mujer es más fuerte que él y se defiende”.

Y habla sobre la importancia de las masculinidades: “El tema de las masculinidades es relevante porque hay que tomar en cuenta que el género es una construcción cultural, independientemente de si se es hombre o mujer. Es un campo de conocimiento que se tiene que trabajar porque se da mucho por sentado, tanto desde el punto de vista de la investigación social, como del sentido común en las relaciones cotidianas. Muchas veces se consideran las diferencias como si fueran asuntos naturales, lo cual invisibiliza modos de vida en los cuales puede haber mucha violencia tanto para hombres como para mujeres.

Hace falta ver a las personas como personas, ponderar la condición humana, independientemente de que sean indígenas, hombre o mujeres, lo cual nos ayudaría a romper con estereotipos. No es lo mismo ver a alguien como indígena/mujer, que como persona, como seres humanos que sufren, gozan, ríen.

El ejemplo del libro sirve para cuestionar estas maneras dominantes que existen en cualquier contexto porque esto del hombre cabal se puede traspolar a otros lugares, no tanto con ese adjetivo pero sí como modelos dominantes del ser hombre. Existe una gran necesidad de trabajar en estos campos desde una posición menos desideologizada, por ejemplo, como dice Chandra Mohanti, el feminismo occidental ha querido ver a las mujeres del tercer mundo como un grupo homogéneo, cerrado y sin historia. Si nosotros seguimos con este esquema, solamente reproducimos un mismo discurso y creamos unos estereotipos de victimización.

Me parece que el estudio de las masculinidades debe desarrollarse tomando en cuenta la diversidad de las personas, concretamente, porque es bien fácil dirigir políticas desde esquemas muy generalizantes. Hay que analizar y ver que tanto la categoría de hombre como el de mujer siempre van a estar en proceso y que van a haber muchas maneras de ser. Hay que dejar de clasificarnos simplemente como hombres y mujeres pues es como reducirnos a esos grandes grupos e ignorar que cada persona es muy particular”.

Casi al terminar la charla, Martín de la Cruz me reitera la necesidad de que su trabajo se vea ajeno a los estereotipos con que a veces nos acercamos a los hablantes de lenguas indígenas, inclusive por la forma metodológica de su elaboración “replicable a cualquier sociedad”. Aclarado lo anterior, pregunto si tiene algún otro proyecto en puerta relacionado con los estudios de género.

Sí varios, aunque últimamente he tenido otros temas de trabajo. He migrado de las masculinidades a la antropología de la música, por lo que he estado viendo la conexión entre masculinidad, música y sexualidad: cómo se construye la subjetividad masculina y la sexualidad a partir de ciertos gustos musicales”.

Así que, mientras espero su próxima investigación, les recomiendo que lean la reseña de su libro, publicada aquí mismo.

1Etnia que habita en la zona centro oriental del estado Chiapas, México

[box type=»shadow» align=»aligncenter» ]Martín de la Cruz López Moya es sociólogo y maestro en antropología social por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, con estudios de doctorado en el área de Comunicación y Política de la Universidad Autónoma Metropolitana.
Desde el año dos mil se desempeña como investigador y profesor de posgrado en el Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (CESMECA-UNICACH). Participa en el cuerpo académico “Sociedad y Cultura en Fronteras” en la Línea de Investigación “Globalización y Culturas Urbanas”. Cuenta con el reconocimiento como Investigador Científico Nivel II por el Sistema Estatal de Investigadores en Chiapas.
Entre sus publicaciones destaca el libro: “Hacerse hombres cabales. Masculinidad entre tojolabales”, editado por el CIESAS y la UNICACH y varios artículos y capítulos de libro donde aborda, desde una perspectiva antropológica, las expresiones de la música popular en Chiapas; publicados en revistas y libros arbitrados, de manera individual o en coautoría. Actualmente coordina el proyecto de investigación colectivo “Consumo Cultural e Imaginarios Urbanos en el Sur de México y Centroamérica”.
Contacto: martindelacruzl@yahoo.com.mx [/box]

Abrir publicación
Oscar Mondragón, 2013

Sin pelos no hay paraíso

por Oscar Mondragón

—Me encanta que seas tan varonil, el vello de tu pecho… me gusta que no te lo recortas; ése es un hombre. —Me lo dijo mientras seguíamos acostados mirando el techo. Era ese momento de reflexión que a veces le sigue a una buena sesión de sexo; ¿En serio? ¿Así es un hombre? Me lo pregunté realmente, como muchas otras cosas que me he preguntado acerca de ser hombre, no es que antes no hubiera pensado al respecto, es más bien que escucharlo de su boca le daba un peso distinto.

Efectivamente soy un hombre peludo, lo he sido desde hace ya bastante tiempo. El vello de mis antebrazos ha estado ahí desde la primaria, una capa abundante de un vello muy delgado pero siempre obscuro; es a la familia de mi madre a quien parece que debo este rasgo, específicamente mi abuelo ostentaba unos antebrazos que durante mucho tiempo consideré los más velludos del mundo.

Justo durante la primaria y una década después mi impresión era que los hombres peludos eran más bien una rareza y hasta pensaba que enfrentaría rechazo por ser como soy. Recuerdo muy bien que dos señales definitivas fueron darme cuenta que ningún Ken y nadie en Salvados por la campana, Beverly Hills 90210 o Dawson’s Creek tenía vello en el pecho, por lo menos ninguno de los personajes principales. Al crecer y estrenar mi mirada en el mundo del porno descubrí con pesar la misma circunstancia, ahí incluso era peor ¡Estos tipos no tenían pelo ni en las bolas!

El vello de mi pecho, referenciado en las primeras líneas, comenzó a aparecer a los dieciséis años en la forma de una segunda aureola rodeando mis pezones y creciendo hacia el centro hasta cubrirlo finalmente alrededor de los veintiuno.

He aprendido a apreciarlo a través de los años y he pasado incluso a sentirme orgulloso de mi peluda anatomía, vino entonces otro momento de duda y cuestionamiento, ya que la imagen mainstream de lo masculino se ha visto interferida desde hace algunos años por personajes tan diversos como Ari Telch, el peludo galán de la telenovela Mirada de mujer y la figura del metrosexual años después. Así, puedo ver que ahora conviven varias imágenes de cómo luce un hombre de verdad, según un par de amigos esto ha llegado al extremo de transformarse en una velludocracia que privilegia nuevamente a los hombres velludos. Creo que esto tiene que ver más con que las barbas se han puesto de moda a últimas fechas.

El más preciado elemento piloso para mí siempre ha sido la barba. La barba representa un triunfo, es la culminación del paso por las edades y el símbolo de madurez por excelencia, sin embargo, hay otros aspectos más obscuros de ese fetiche con las barbas.

Desde la adolescencia el signo inconfundible del intelectual, el disidente, hippie o comunista, doctorante o crítico de arte, filósofo o activista, da lo mismo; el punto es que me dejé hundir en una mentira tan profunda que aún ahora me la creo: los hombres barbados son más interesantes. ¡Y vaya que se me ha decepcionado!

Pero qué hay de quienes no tienen, ni tendrán barba o vello corporal? Más de un amigo me ha hecho notar la polaridad de la situación, además de lo contundente del mandato de esa nueva velludocracia y he podido hacerme una opinión más clara respecto a la oposición peludos/lampiños.

Disfruto mucho ser peludo, pero me causa mucho conflicto que esa siga pareciendo una señal inegable de la masculinidad del macho alfa, sobre todo después de las confusiones y los cuestionamientos a los que me ha llevado mi encuentro con el feminismo. Es justo a través del feminismo que he logrado nombrar muchas de mis incomodidades en el ser hombre tradicional y la mayor parte tiene que ver con las imposiciones y las normas inflexibles. Para mí ser peludo es cómodo en cuanto a una característica propia sin que eso me obligue a ser necesariamente un hombre de verdad y el ser lampiño me parece muy bien en tanto que no sea el mandato de cierto modelo de lo masculino, lo atractivo o incluso lo limpio y me imagino que la percepción de por lo menos varios amigos coincide en este punto.

Nadie está obligado a ser de tal o cual forma para confirmar lo que se espera de su género (en caso de identificarse dentro de alguna de las acartonadas cajas de hombre o mujer) y yo seguiré sintiéndome a gusto con mi recubrimiento mientras no se me exija jugar ese papel que considero tan obsoleto: el del macho bigotón.

Abrir publicación

Hacerse Hombres Cabales. Masculinidad entre Tojolabales

Guillermo Núñez Noriega

Hombrescabales

[box type=»shadow» align=»left» size=»200px» ]Hacerse hombres cabales.
Masculinidad entre tojolabales
CIESAS-UNICACH
2010, 132 pp.[/box]

Este libro es un claro ejemplo del movimiento académico relacionado con los estudios de género sobre los varones y las masculinidades desarrollados recientemente en México. Su autor, el antropólogo Martín de la Cruz López Moya es investigador del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas.

     “Al estudiar las prácticas y representaciones del ser hombre y la masculinidad en una sociedad indígena mexicana, a través de la práctica cotidiana, la palabra coloquial, la interacción en el flujo de la vida diaria, Martín de la Cruz, abre un nuevo campo temático hasta ahora inexplorado en este país”, escribe en el prólogo de este libro, el académico mexicano Guillermo Núñez Noriega, ex presidente de la Academia Mexicana de Estudios de Género de los Hombres.

     La imagen que nos presenta el autor sobre los hombres tojolabales y sus prácticas y representaciones de género no difiere en lo sustancial de lo que ocurre en otras sociedades de dominación masculina como la sociedad mestiza mexicana. Através de un recorrido etnográfico por los diversos escenarios de la vida tojolabal, el autor describe las diversas prácticas e instituciones que sirven como marco de distinción genérica, a través de los cuales se produce una representación simbólicamente dominante de masculinidad: hacerse hombre cabal.

     Un acierto teórico-metodológico fue intentar una mirada abarcadora, comprensiva de la producción de las identidades masculinas en el flujo de la vida diaria. El autor no se limita a estudiar un solo aspecto, sea la reproducción o la sexualidad, sino que además estudia la masculinidad en el trabajo agrícola, en la organización social y política, en la vida religiosa, en la familia, en la presentación diaria ante los otros, en el aprendizaje del español, en la decisión de migrar.

     De esta decisión surge una las principales aportaciones del texto: el autor nos recuerda y nos demuestra que los procesos de construcción de la identidad genérica, masculina o femenina —o disidente de ambas hay que agregar— son procesos consustanciales de la vida social y viceversa, que los procesos centrales de la vida social son siempre procesos articulados con prácticas, identidades y relaciones de género, con profundas implicaciones en las posibilidades de desarrollo —inequitativo— entre hombres y mujeres.

     Para el autor de Hacerse hombres cabales. Masculinidad entre tojolabales, el estudio del género de los varones, adquiere pertinencia académica, política y social. La comprensión de estos fenómenos debe preceder cualquier política pública orientada al cuestionamiento de las relaciones de poder entre los géneros

[box type=»shadow» align=»aligncenter» ]Guillermo Núñez Noriega es investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A.C. y Presidente de la Academia Mexicana de Estudios de Género de los Hombres, A.C. Entre sus publicaciones se encuentran: Sexo entre varones. Poder y Resistencia en el Campo Sexual (1999) y Masculinidad e intimidad: identidad, sexualidad y Sida, ambos libros publicados por la editorial Miguel Ángel Porrúa, el Colegio de Sonora y el Programa de Estudios de Género de la Universidad Nacional Autónoma de México. [/box]

[checklist][/checklist]Puedes encontrar el libro en:
Centro de Investigaciones y Estudios Superiores de Antropología Social, Librería Guillermo Bonfil Batalla
Tel. (+52 55) 56 55 00 47, ventas@ciesas.edu.mx
Y en las librerías:
http://www.ciesas.edu.mx/Publicaciones/p_ventas.htm

Abrir publicación

El hombre ideal en el cine

(o al menos, el que un grupo de directores considera como tal)

por Gerardo Cedillo

Volumen 1

 A diario, cruzamos miradas con personas que no conocemos, las cuales llaman nuestra atención por un centenar de razones triviales y absurdas; sin embargo, hay momentos en que esas razones son: una nalga bien parada, una pierna marcada y peluda que se pavonea en un short deportivo, un maravilloso bulto que se hace presente gracias a unos pantalones ajustados, un par de brazos y pectorales marcados, y un rosto varonil y atractivo. Aceptémoslo, somos unos voyeristas natos. Si nuestra mirada fuera una cámara de cine, tendríamos millones de cintas de un género que creo, solo existe en nuestro país: drama/erótico/romántico/fantástico/de terror.

A filmmaker is like a peeping Tom, a voyeur…Los soñadores, de Bernardo Bertolucci.

En otras ocasiones, y me temo que son mínimas, una secuencia de acciones y palabras excepcionales captan nuestra atención, haciéndonos suspirar e imaginar una serie de situaciones cursis y, en algunos casos, ridículas. Pero, ¿se han preguntado el por qué esas cualidades captan su atención, y activan su deseo? ¿Qué hace que una persona con esos rasgos o comportamiento sea tan especial? ¿Qué lo hace o convierte en un ser perfecto? ¿Existe eso? En esta sección reseñaré una serie de películas de distintos géneros y formatos que constituyen un imaginario entorno al hombre y los dotes que lo hacen un ser perfecto.

Capítulo 1. La sra. y el sr. Perfección

¿Cómo es un humano perfecto? ¿Cuáles son sus rasgos? ¿Cómo viste? ¿Cómo actúa? Para los que jamás han visto uno, el director danés Jørgen Let, muestra a un par de estos ejemplares (o por lo menos lo que él consideraba que en 1967 era ser perfecto), en esta pequeña obra cinematográfica.

El corto, grabado en blanco y negro muestra a una mujer y un hombre ejecutando movimientos sencillos y repetitivos; abstracciones de las capacidades motrices y comportamientos sociales de los humanos: moverse, tocar, hablar, comer, vestirse, etcétera. Ambos, permanecen en un espacio neutral, que los contiene y los libera de conceptos que definen la moral humana.

Estamos viendo al humano perfecto funcionando, estamos viendo al humano perfecto funcionando…Así luce una oreja, y así un par de rodillas. Aquí un pie, aquí un ojo, mira el ojo de este humano.

A cada movimiento le acompaña la voz del director, quien describe de manera analítica, con un tono inexpresivo, casi mecánico, la complejidad de la vida humana que se manifiesta en la interacción de éstos, con objetos cotidianos, y con palabras profundas que esbozan emociones.

Hoy, también, experimenté algo, espero entenderlo en unos días.

De forma gradual, los humanos perfectos desarrollan una percepción y capacidad para establecer procesos de medición que le dan sentido a su realidad, así como notar diferencias en su entorno.

El resultado de este filme sorprendió a Lars von Trier, quien invitó en el 2000 a Jørgen Leth a realizar cinco versiones del corto, cada una realizada con una condición que von Trier imponía. El resultado fue un maravilloso experimento cinematográfico titulado: 5 condiciones, del cual hablaré en la siguiente entrega.

Les comparto unas imágenes del filme de Jørgen Let:

http://cinemasexandpolitics.tumblr.com/

Abrir publicación

Chester5000XYV

Por Pola R.chester01

Digamos que el hombre perfecto no es una idea inalcanzable, nada de debraye acerca de las virtudes subjetivas del ser y más acerca de las virtudes que este sea capaz de demostrar durante el empierne. El hombre perfecto podría entonces ser; hábil, tierno, fuerte, dedicado, divertido, con imaginación. Un robot.chester02

     Chester 5000 XYV retoma el estilo de las Tijuana Bibles (historietillas eróticas estadounidenses de principios de siglo) para desarrollar un triángulo amoroso en medio de la estricta moral de finales del siglo XIX. Pricilla y Robert están casados pero Robert se siente abrumado entre sus obligaciones como ingeniero/científico y marido. Pricilla es una heredera que gusta de disfrutar los placeres que la vida ofrece sin complicaciones. Para solucionar sus problemas maritales Robert crea a Chester5000XYV, un sofisticado robot que es justamente lo que Pricilla desea.

     La primera parte del cómic (la historia de Pricilla, Chester y Robert) ya está terminada, impresa y a la venta; aunque la página sigue activa mientras Jess Fink desarrolla una historia previa a Chester5000XYV centrándose en la relación que tenía Robert con George e Isabelle. Fink ilustra escenas explícitas echando mano de perspectivas distorsionadas y de vez en cuando una composición poco convencional, dándole un toque muy naíf1 a los debacles sexuales de una mujer casada con su amante robótico.chester03

Al final es una historia muy divertida salpicada de ternura y sexo muy explícito demostrando que lo porno no está peleado con lo divertido, además de darle un pequeño giro al tema: Científico se enamora de creación perfecta, también presenta una imagen bastante positiva de las heroínas de cada historia.chester04

Jess Fink es la autora de Chester5000XYV, y tiene bajo el cinturón varios cómics ya sea por su cuenta o contenidos en antologías eróticas, aunque se luce con su colaboración al Smut peddler (ya saben que regalarle a su nerdperv favorit@) e ilustraciones para el New York Times y Threadless.chester05

1 Naífes una clasificación del arte que a menudo se caracteriza por una sencillez infantil en su tema y técnica.

Abrir publicación

Anillo Vibrador

Por Liz Misterio

images

 

 

 

 

 

El Anillo Vibrador Sico es el único juguete sexual que se consigue en farmacias y supermercados en México,  se le puede encontrar en el mostrador junto a los condones, así que ya no hay pretexto para las parejas que desean  explorar el fantástico mundo de los juguetes sexuales a la vez que se protegen pues el empaque en el que se vende contiene un condón ultra sensitivo.

Este juguetito es ideal para las parejas primerizas en el uso de juguetes y vibradores pues es muy pequeño y sencillo de utilizar por lo que no es intimidante, consta de un anillo para el pene hecho de silicón muy suave y una pequeña bala vibradora que funciona con baterías (no reemplazables).

Este artefacto, pensado para el uso de parejas heterosexuales, está hecho para colocarse sobre la base del pene y cuenta con una pequeña bala vibradora diseñada para estimular el clítoris durante la relación sexual vaginal para ayudar a las mujeres a alcanzar el orgasmo durante el coito a la vez que la suave presión del anillo favorece la firmeza de la erección.

Al tacto es como una gomita que se sujeta al pene con firme suavidad, por lo que no hay riesgo de que lo llegue a apretar demasiado o a cortarle la circulación,  sin embargo la bala vibradora es demasiado pequeña por lo que durante la actividad sexual vigorosa se mueve de lugar haciendo algo incómoda la experiencia de estarla reacomodando para obtener una estimulación clitoriana constante. Solo cuenta con una velocidad de vibración que para mi gusto es demasiado suave, por lo que solo llega a provocar un leve cosquilleo y no el poderoso orgasmo clitoriano que se alcanza con otros vibradores, sin embargo se de otras personas que encuentran esta sensación de lo más placentera.

Algo que de plano no me gustó de este producto es que el fabricante lo concibe para un solo uso, lo cual le resta muchos puntos considerando que existen juguetes similares que por un costo no muy superior usan baterías reemplazables por lo que se pueden reutilizar.

El veredicto es que si nunca se han usado juguetes sexuales esta es una buena opción para empezar, pero no me pareció nada del otro mundo.

Participantes del #1

Participantes por orden alfabético:

[dropcap]A[/dropcap]lán Palma / “Lolo” (México D.F. 1985)  Alan Palma-1

Licenciado en Artes Visuales por la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Ha participado en varias exposiciones colectivas en la Ciudad de México. Se desempeña en la docencia y el modelaje artístico, así como en proyectos de serigrafía y diseño corporativo.

 [divider]

[dropcap]A[/dropcap]lex Xavier Aceves Bernal (1987) alex-1
Artista Visual por la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Su producción plástica se centra en el dibujo y la instalación. Asiste al artista Cai-Guo Qiang en la producción de la muestra “Resplandor y Soledad” y a Rirkrit Tiravanija dibujando para la pieza “100Years Pictorial history of World Revolution” ambos trabajos presentados en el MUAC. Ha participado en una docena de exposiciones colectivas. Sus ilustraciones han sido publicadas en diversos medios independientes.

http://alexnoalejandro.tumblr.com/

 [divider]

[dropcap]A[/dropcap]njensen/ Luis Humberto Molina Márquezanjensen

Escritor, artista digital, fotógrafo y músico mexiquense (Toluca, 1979). Estudió la Licenciatura en Filosofía en la Universidad Autónoma del Estado de México. Actualmente publica el blog de arte digital “Anjesen – Arte Digital” y el blog de narrativa y poesía “Oso de Negra Felpa”, además forma parte de la banda de rock/poesía D.D.T.

Página principal: http://anjesen.blogspot.mx/

Twitter: @Anjesen

Facebook: luishumberto.molinarmarquez

[divider]

[dropcap]A[/dropcap]mauta García (México, 1984)

amauta

Artista visual egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas, UNAM, maestra en Ciencias y Artes para el Diseño de la UAM Xochimilco, becaria de CONACYT, ha colaborado en varias intervenciones públicas en la Ciudad de México y participado en diversas exposiciones colectivas a nivel nacional e internacional, su  obra ha sido publicada en catálogos como  Selección  de Artistas Emergentes, Mart.

[divider]

[dropcap]C[/dropcap]etuss (Génova, Suiza)

También conocido como Petter Viasselfebb y Baptiste Lefevre. Es editor de la revista de arte  www.make8elieve.com

[divider]

[dropcap]C[/dropcap]ristopher Garnica (México D.F. 1984)

Camera

 Periodista y Filósofo… a veces. Escribe para diversos medios sobre Teorías de Conspiración, violencia, y ensayos relacionados con el humor, la risa y sus derivados contorsionistas.

Suguelo en su blog: http://divinageliofobia.blogspot.mx/

y en twitter: @elcrisgg

[divider]

[dropcap]E[/dropcap]ldi Dundeen (E.U.A.) eldi

Sus preocupaciones artísticas actuales giran en torno al habitar un cuerpo de mujer, nociones de feminismo y antifeminismo, interpretaciones sobre la belleza y la violencia en la cultura occidental.

http://www.eldidundee.com

[divider]
[dropcap]G[/dropcap]erardo Cedillo (México, 1986)  gerardo
Estudió Artes Visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas. Ha participado en diversas exposiciones colectivas a nivel nacional entre las que destaca Raíces: paráfrasis contemporánea en la Galería José Luis Benlliure y en el Palacio de Autonomía. Su trabajo ha sido publicado en dos ocasiones en el suplemento Letra S de la Jornada. Egresado del Seminario de Medios Múltiples 3.
[divider]
[dropcap]J[/dropcap]erry Shaw (México D.F.) jerry
Estudió Pedagogía en la U.N.A.M. hace performance y colabora con diversos colectivos artísticos.
[divider]
[dropcap]K[/dropcap]arla Tamayo (Tuxtla Gutiérrez, Chiapas)

Egresó de la licenciatura en Lengua y literatura hispanoamericanas de la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach). Escribe principalmente poesía, pero ha realizado algunos trabajos ensayísticos, algunos cuentos y también unas cuantas reseñas bibliográficas; sus publicaciones se limitan, por convicción, a la divulgación en periódicos de circulación estatal (allá, en su natal Chiapas), salvo las traducciones de dos de sus poemas al portugués que fueron incluidos en la revista de Letras de la PUC, en Brasil, en 2010.

[divider]
[dropcap]M[/dropcap]arisol Maza García de Alba (Ciudad de México, 1978) mar
[divider]

[dropcap]R[/dropcap]eilita

Apareció un día, sin padre ni madre y sigue aquí.  Mujer, pagana, artista, madre y creativa desempleada.

[divider]

[dropcap]O[/dropcap]scar Mondragón

[divider]

[dropcap]P[/dropcap]ola RG (México DF, 1986)

PolaRG-1

Fotógrafa egresada de la ENAP, ha trabajado para el Centro Cultural Helénico y forma parte de la casa productora «Estudio 42». Fue directora de fotografía y arte en: «Tres hilos para bordar» corto ganador del reto DocsDF en el año 2010. Su trabajo como fotógrafa se ha usado como portada para la antología de teatro de Tierra Adentro, así como del libro «El amor en cada esquina».

http://flavors.me/pola_rg#_

[divider]

[dropcap]R[/dropcap]ocío Askins

rocío

Fotógrafa y diseñadora web residente en el Distrito Federal. Licenciada en Lenguajes Audiovisuales por la Universidad Autónoma de Nuevo León. Máster en Fotografía Digital por la Escuela Europea para la Comunicación y las Artes Visuales en Alicante, España.

http://www.rocioaskins.com/index.html

[divider]

[dropcap]S[/dropcap]ALCON

mar1

Artista mexicana egresada de la ENAP/UNAM. Le gusta el cine —gore, noir y muy dramático—, la música electrónica y los animales. Ha colaborado en otras publicaciones con trabajos de collage digital y reseñas sobre arte público.

Blog: http://ñaquemx.blogspot.mx/

[divider]

 [dropcap]S[/dropcap]ibilademente /Laura García (México D.F. 1973) laura

Artista intermedia, que explora nuevos territorios de prácticas artísticas, se desplaza de entre zonas consideradas como estancas de la literatura, la música, la performance, la instalación, el video entre otras.

Actualmente continúa con prácticas de investigación muy cercanas a la antropología visual y la arqueología mediática, con ejes transversales de género, biopolíticas y espacio público en una noción decididamente intermedia.

http://proyectopneuma.blogspot.mx/

http://projectnomada.blogspot.mx/

http://lauragarciahernandez.blogspot.mx/

[divider]

Navegación de entradas

1 2
Volver arriba