Silencio a mansalva o acariciar el vómito

Pequeni0ombre

No pedí ser lo que tu mente cercena del cuadro, no lo soy aunque quieras. Los restos están ahí, la mierda huele igual aunque no quieras. No soy la mierda, tus fosas nasales apestan, tus terminales nerviosas –tan ciudadanas de este mundo como todo lo demás – fueron criadas para impulsar tu diafragma y generar la arcada del sentido sin cabeza. Frente a esas náuseas inoculadas, anquilosadas en un cuerpo que resistís reconocer como creado, yo soy el vómito de Narciso que aprendió con el Nazareno a vomitar a los tibios; porque mi vida es política, porque mi cuerpo es producto, proceso, arena e instancia de la lucha. ¿Qué puedo callar? ¿Qué puedo amordazar por el bien de una salud pública que me enseñó a ser de los residuos el más educado, el mejor peinado, el siempre dispuesto y abnegado?

Tengo que jugar a las escondidas, no como un pibe, no por jugar, sino para hacerle el juego a mayorías espeluznadas, cuando no son más que espeluznantes monstruos ciegos, que no pueden dejar de serlo – como no puedo yo porque así es el mundo – pero los monstruos pueden al menos pretender aprender a leer braille para intentar ver algo, para acercarse a esos vómitos tibios –porque aún laten – con las yemas de los dedos y descubrir en lo excretado los pedazos que faltan a sus ojos inválidos, las sinapsis que a sus neuronas les fueron ocultadas, los restos repugnados con los que se erigen en silencio – o no tanto – posibles monstruos queridos o queribles.

Pequeni0ombre (Buenos Aires, Argentina), 25 años. Poeta por necesidad,  romántico, huraño e idealista, observador, reflexivo, hasta nostálgico. Delicadamente rústico. Y bailarín. Una mente escabrosa, llena de cajoncitos. Entre otras cosas, sociólogo interesado por el posestructuralismo, las vanguardias artísticas y el pensamiento de izquierda. http://pequeni0ombre.blogspot.com.ar/

Scroll To Top