(Re)presentación de lo privado en la era digital. Digital Diaries de Natacha Merritt

(Re)presentación de lo privado en la era digital. Digital Diaries de Natacha Merritt

Por Marisol Maza

El primer libro impreso de fotografía digital no fue solamente un parteaguas en cuanto al medio fotográfico sino también un punto de quiebre en la representación de la sexualidad femenina.

    Digital Diaries fue publicado por Taschen en el año 2000, luego de que Eric Kroll descubriera las fotografías que una chica de 22 años publicaba en la red. Estas eran el registro de su vida sexual, una especie de diario visual que se desarrolla a partir de la exploración de sus múltiples experiencias sexuales paralelamente a una exploración visual y una preocupación estética por la imagen.

    Natacha Merritt, nacida en Estados Unidos en 1977, no había realizado fotografías hasta que llegó a sus manos una sencilla cámara digital con la que comenzó a documentar su entorno inmediato, sus experiencias sexuales y las de su círculo de amigos en Manhattan.

    Como ella misma lo ha expresado, estas imágenes las hizo por diversión, sin ninguna pretensión artística; surgieron como un registro personal, una exploración propia y su deseo por compartirla.

    Las fotografías de Natacha constituyen un virage en las formas de representación de la sexualidad femenina en la cultura occidental al generar imágenes en las que no es representada sino que se presenta, a partir del propio placer, de la experiencia y del planteamiento de una nueva forma de narrativa por medio de la construcción de lo privado como documento.

    Después de este proyecto, Merritt estudió biología lo que la llevó al desarrollo de su trabajo fotográfico más reciente: Sexual Selection (2012), serie donde contrapone comparativamente imágenes de sexo humano con plantas e insectos.

   Los avances tecnológicos en los últimos quince años han ocasionado cambios radicales en los procesos comunicativos y sus repercusiones en las relaciones humanas. Con cada nuevo lenguaje se reconfiguran la producción, distribución y consumo de información; y con Internet se generaron, por una parte, una redefinición del espacio público, acceso inmediato a un público masivo, anónimo, diverso así como un cambio en la configuración de productor-receptor de nuestras imágenes, incluyendo la construcción de la propia a partir de ficciones, imaginarios y la proyección de deseos.

      La cuestión, por lo tanto, de convertirnos en generadorxs y difusorxs de nuestras propias representaciones es detectar los sistemas de control e imposición de estereotipos que regulan los espacios públicos, tanto físicos como virtuales además de utilizar las posibilidades de cada medio para generar nuevas formas de narrar a partir de la exploración, la experiencia y la reflexión.

Más información acerca de Natacha Merritt:

http://www.digitalgirly.com/

 

Scroll To Top