Queda mucho trabajo por hacer, así que saca la lengua y ponte a lamer

por Romina Jauregui 

Queda mucho trabajo por hacer, así que saca la lengua y ponte a lamer.

Debes describir con precisión cartográfica cada protuberancia y cada cráter, cada canal y cada estría de mi accidentada y húmeda orografía.

Me viste de lejos, y te hechizó ese color tostado uniforme con el que la distancia me bendice, mas ya de cerca, de cerquita, notaste con ojos de topógrafo que esta piel es un terreno indomable, espejo de la luna, donde lo mismo llevo cenotes de sudor en el rostro, que amenazantes malezas pilosas en las que duermen fieras que no esperabas, acurrucadas en un tacto que se te antojaba suavecito.

Abraza la contradicción del explorador sin mapa, y piérdete en esta cordillera tibia, déjate deslizar por el manantial que brota de los volcanes de hormonal temperamento, que emana de las cimas que destacan en una piel que de joven solo tiene el acné.

Solo apúrate, porque hay mucho trabajo por hacer.

[divider]

Romina Jauregui. (Ciudad de México, 1993). De formación historiadora por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, de corazón estuche de monerías. Estoy interesada en investigar, en la práctica y la teoría, las corporalidades disidentes y las posibilidades de las relaciones afectivas. Ilustradora de sueños y música tropical. Criatura marina de tiempo completo.

Síguela en Ig:  romina.jauregui

Volver arriba