Qué bonito se siente/ Mafer Montoya

Imagen: collage de colores intensos, preponderantemente cyan y magenta al fondo con una ola que llega desde el lado derecho. La frase ¡¡Qué bonito se siente!! Al frente, una serie de recortes, partes de cuerpo humano, una boca que muestra dientes, otra sonriente, brazos y fragmentos de esculturas griegas.

Texto e imagen por Mafer Mont

¡Qué bonito se siente!

cuando mis dedos torcidos repletos de anillos

captan tu atención para que me acaricies las manos

y se ericen nuestras pieles.

¡Qué bonito se siente!

cuando me quitas el aliento con tus besos,

nuestras lenguas se enredan

y palpitan nuestros labios como medusas en el mar.

¡Qué bonito se siente!

cuando te agitas como la marea del océano

y el cuerpo se me llena de escalofríos

al sentir tu respiración en mi cuello.

¡Qué bonito se siente!

cuando tus dedos trazan

el relieve de mis senos

cuan obra de Miguel Ángel o Picasso.

¡Qué bonito se siente!

cuando tus manos se posan

en el hueco de mi columna,

cada vez que tocas mi espalda.

Esa espalda amorfa,

deforme, llena de recovecos asimétricos,

cicatrices…

sin embargo, acaricias con amor.

¡Qué bonito se siente!

que me hagas gemir,

al sentirme entre tus brazos,

como un delfín liberado en la inmensidad del mar.

¡Qué bonito se siente!

la ternura que expeles

al tomar mi cabello entre tus dedos

y tus ojos brillen más que el firmamento al anochecer.

¡Qué bonito se siente!

amarte, tocarte, mirarte,

sentirte, olerte, probarte,

morderte, acariciarte,

escucharte, abrazarte, soñarte, tenerte…

¡Qué bonito se siente!

amarnos, entre luces, sombras,

ternura, pasión,

pasividad, tempestad…

¡Qué bonito se siente!

conocerte,

explorarte…

y saber que existes.

María Fernanda Montoya Sánchez. Nació en Tlaquepaque, Jalisco, México (la cuna alfarera) el 28 de septiembre del año 1994. Vive con una condición de discapacidad motriz severa a causa de una enfermedad neuromuscular genética llamada Atrofia Muscular Espinal tipo II. Irreverente, polémica, creativa, multifacética, valiente, emprendedora, soñadora, activista por los Derechos de las personas con discapacidad.

Su madre desde niña le generó interés por la lectura (tanto porque ella solía leer el periódico, como que le compraba libros infantiles en ferias), aunque realmente, a partir de la adolescencia fue cuando comenzó a escribir (fan fiction en Metroflog, cuentos, poesías). A los 19 años de edad publicó de manera independiente (con apoyo de personas que creyeron en ella y en su talento) el poemario “Libertad del Alma”, todo de su completa autoría.

“Libertad del Alma”, fue escrita desde la crisis, incertidumbre, miedo, deseos prohibidos… desde el claustro impuesto de la sociedad a muchas mujeres con discapacidad y un manifiesto de su propia condición de discapacidad a sus deseos como mujer; sexuales, afectivos, de superación y anhelo de independencia, como “un grito” de libertad…

En su etapa vocacional, tramitó para entrar a la Universidad de Guadalajara a la carrera de Letras Hispánicas, pero… no quedó en listas, así que eligió estudiar Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac, cuya área de especialización fue periodismo. Su medio de escape son las redes sociales, allí vuela libre como el viento…

Instagram: mafermont_mx     FB personal: Mary Fer Montoya  Fan Page: Mafer Mont    Youtube: Mafer Mont

Scroll To Top