No hay futuro sin memoria colectiva

Imagen: ilustración de un satèlite con plantas en el espacio.

Ilustración: Wayward (meochaidha)

Por Liliana Zaragoza Cano

 

No hay futuro sin memoria colectiva.

No hay futuro sin cuerpos libres.

No hay futuro sin redes libres.

No hay futuro sin comunidades vivas.

No hay futuro sin tecnologías libres.

No hay futuro sin amistades verdaderas.

No hay futuro sin caminatas a la montaña.

No hay futuro sin movimiento feminista.

No hay futuro sin redes distribuidas.

No hay futuro sin palabra clara.

No hay futuro sin autodefensas.

No hay futuro sin inteligencia colectiva.

No hay futuro sin tecnomagia.

No hay futuro sin combate.

No hay futuro sin narrativas distribuidas.

No hay futuro sin legítima defensa.

No hay futuro sin autonomía tecnológica.

No hay futuro sin tecnologías ancestrales.

No hay futuro sin lenguas ancestrales.

No hay futuro sin complicidad.

No hay futuro sin carnalas de la suerte.

No hay futuro sin periodismo libre.

No hay futuro sin (re)escrituras comprometidas.

No hay futuro sin desapego.

No hay futuro sin co(i)nspiración.

No hay futuro sin ecosistemas de cultura libre.

No hay futuro sin esperanza colectiva.

No hay futuro sin sincronicidad.

No hay futuro sin redes de confianza.

No hay futuro sin semillas.

No hay futuro sin preguntas.

No hay futuro sin riesgo.

No hay futuro sin caída libre.

No hay futuro sin saltos cuánticos.

No hay futuro sin mudanza.

No hay futuro sin interdependencias sanas.

No hay futuro sin dudas.

No hay futuro sin vacío.

No hay futuro sin resiliencia plena.

No hay futuro sin un nuevo error en el sistema.

No hay futuro sin redes de rebeldía.

No hay futuro sin compañeras de viaje.

No hay futuro sin buenas noticias.

No hay futuro sin guaridas.

No hay futuro sin intentos.

No hay futuro sin escribir colectivamente.

No hay futuro sin soñar colectivamente.

No hay futuro sin ruptura.

No hay futuro sin soñar en voz alta.

No hay futuro sin organización de base.

No hay futuro sin conjuros.

No hay futuro sin develaciones.

No hay futuro sin ganas.

No hay futuro sin transbordos.

No hay futuro sin torrents.

No hay futuro sin humildad.

No hay futuro sin redes afectivas sanas.

No hay futuro sin honestidad.

No hay futuro sin radios comunitarias.

No hay futuro sin amigas.

No hay futuro sin chocolate en agua.

No hay futuro sin defensorxs del territorio.

No hay futuro sin afectos interespecie.

No hay futuro sin confianza.

No hay futuro sin salud espiritual.

No hay futuro sin conversación.

No hay futuro sin provocación.

No hay futuro sin restauración.

No hay futuro sin pausa.

No hay futuro sin complicidad interespecie.

No hay futuro sin aborto seguro.

No hay futuro sin redes de autodefensa feminista.

No hay futuro sin circuitos de confianza.

No hay futuro sin refugios nómadas.

No hay futuro sin construir espacios seguros para nosotras.

No hay futuro sin interdependencias consentidas.

No hay futuro sin memoria feminista.

No hay futuro sin memoria radical.

No hay futuro sin cuidados colectivos permanentes.

No hay futuro sin mujeres lesbianas, bisexuales, intersexuales, trans y no binarias organizadas contra la misoginia y el capital.

No hay futuro sin cuidados colectivos radicales.

No hay futuro sin complicidades algorítmicas.

No hay futuro sin sembrar intenciones con compromiso auténtico.

No hay futuro sin amplificar la dignidad.

No hay futuro sin sabernos juntas.

No hay futuro sin construir condiciones de posibilidad.

No hay futuro sin traducciones colaborativas.

No hay futuro sin imaginación radical.

No hay futuro sin ciencia ficción hackfeminista.

No hay futuro sin circuitos de consentimiento radical.

No hay futuro sin honrar con humildad.

Não há futuro sem corpos que falan.

No hay futuro sin solidaridad auténtica.

No hay futuro sin creatividad colectiva.

No hay futuro sin mensajes de amor entre amigxs.

No hay futuro sin refugios interespecie.

No hay futuro sin contención colectiva.

No hay futuro sin provocación radical.

No hay futuro sin resonancia genuina entre nosotras.

No hay futuro sin honrar a quienes han creído en nosotras.

 

No hay futuro sin NOSOTRAS.

 

[ Comencé a escribir este hilo el 17 de noviembre de 2017 porque no hay futuro sin memoria colectiva-generativa. Actualmente sigo deshilvanándolo de manera hipertextual y con entraña intuitiva y radical. ]

Liliana Zaragoza Cano (Lili_Anaz) es comunicóloga, escritora, fotógrafa y artista hackfeminista. Sus proyectos exploran la intersección entre arte, cuerpos, memoria, resistencias, tecnologías libres, redes autónomas y cuidados colectivos digitales. Es co-fundadora del Laboratorio de Interconectividades y cómplice del proyecto Autodefensas Hackfeministas. También es autora del proyecto artístico transmedial Mirada sostenida. Habita internet y distintas interfases de México y Latinoamérica.  https://lab-interconectividades.net | https://miradasostenida.net

Ilustración:

Wayward (meochaidha) es constructora de mundos, ilustradora, violinista y trabaja por hacer de internet un espacio mucho más amigable para todxs. https://wayward.tech/

* lili_anaz y wayward conspiran en el taller The Interconected Journey: Nuestros cuerpos, nuestra ciencia ficción! <3

Scroll To Top