Manual de DESuso: teatro para reír y reflexionar

Manual de DESuso: teatro para reír y reflexionar

por Edurne Goded

¿Por qué es vital usar el humor como un arma feminista?

Hace dos años que entendí, gracias al montaje de Manual de DESuso, mi primer obra de teatro documental con perspectiva de género, lo importante del humor para acercar al público a los temas de género.

En ese momento sentía que era vital mostrar el absurdo de lo que nos pedían hacer como mujeres. ¿Cómo no mostrar el absurdo de seguir sin poder tener el control de nuestro cuerpo? ¿No es ridículo que nos apenemos y acomplejemos por menstruar? Me parecía tan risible la manera de retratarnos; tan perfectas, en tacones, comiendo hamburguesas mientras trapeamos y educamos a tres hijos con sonrisas blancas brillantes para terminar el día atendiendo sexualmente a nuestro hombre. Y claro, todo esto sin que se recorra el maquillaje o se te salga la lonja. Mi miedo era, por un lado la crítica feminista y por el otro, que otras mujeres se sintieran regañadas o juzgadas.

Entonces, decidí emplear la comedia y el absurdo para tratar estos temas. El humor nos ayuda a reconocernos juntos en nuestras fallas, en nuestros deseos y en nuestra complicidad como seres humanos imperfectos. El humor tiene el poder de humanizarnos. Esta humanización hace que la gente escuche, entienda y sienta empatía. Y creo que eso fue justo lo que me permitió como creadora tener un enfoque crítico con sentido del humor. La obra aborda temas que a veces incomodan como la pérdida de la virginidad, la masturbación, la violencia o envejecer, pero que son necesarios exponer y discutir desde una nueva dimensión femenina.

Manual de DESuso es una pieza dramática que, mediante las estrategias del teatro documental, mezcla fragmentos de obras clásicas (Alicia a través del espejo, Yerma, Romeo y Julieta, et al), testimonios de mujeres y otros documentos como películas, fotografías, grabaciones de audio y objetos familiares, para articular una puesta en escena polifónica que redescubre los tópicos depositados en el imaginario femenino.

El humor me permitió hacer un cuestionamiento de las ideas heredadas y de crear un espacio honesto, directo y empático que diera voz a muchas mujeres y sus relatos personales sin echar culpas, sin juzgar ni exponer las decisiones de cada una.

Scroll To Top