Lindsay Dye: el arte de ser una camgirl

Lindsay Dye: el arte de ser una camgirl

por Liz Misterio

La inserción en el campo laboral es un tema muchas veces espinoso y complicado para las jóvenes artistas, que hacen malabares tratando de no morir de hambre ni ahogarse en deudas mientras averiguan como tener una producción artística solida que les permita -aunque sea medianamente- vivir de su profesión.

La historia y la obra de Lindsay Dye me resultaron particularmente interesantes pues me veo a mi y a muchas de mis colegas reflejadas en su modus operandi de ser estudiante de artes de día y trabajadora sexual/webcammer / modelo de desnudo/ pornstar de noche, y averiguando en el inter que el comercio sexual puede ser terreno fértil de exploración para las inquietudes de una artista feminista sin nada que temer.

“I’m a webcam model and an artist. I started camming because I needed money quickly. I was in graduate school ($120,000 in debt for art school) and my boyfriend had kicked me out of our apartment. I perform and make art live on a website, and I’m tipped to do so while I’m streaming. I have complete creative control over everything I do, which is the most important thing to me and everything I ever wanted in a career. I am still camming because I’m good at it, and I look forward to it.” (1)

Y entonces, es ahí en donde la precariedad, el performance y el feminismo sex- positive se mezclan para generar complejas exploraciones sobre las relaciones de poder en el intercambio de sexo por dinero, las dinámicas sociales en el ciberespacio y el potencial creativo y empoderante de desnudarse frente a la cámara y tener el control de la imagen propia.

Lindsay tiene una serie de fotografías titulada “Buy me offline” que como ella misma lo describe en su página web, son una colección de imágenes robadas de sus performances transmitidos en vivo durante su trabajo como modelo de webcam. Las imágenes le llegan por email a la artista con intención de extorsionarla o de humillarla.

“I’m a sexually empowered female entrepreneur in a public space so I am opening myself to…basically being public property and undermined.”(2)

 

En esta serie Lindsay retoma dichas imágenes robadas con las que la han tratado de perjudicar y las subvierte poniéndolas a la venta en su página web como prints de arte, logrando con esto empoderarse como sujeto sexuado y como trabajadora del arte.

En #RealCamgirlMemes la artista se vale del dispositivo discursivo viralizable del Meme de internet para relatar con humor algunas de las visicitudes del trabajo de camgirl, utilizando imágenes de su archivo de stills robados y poniendoles textos referentes al lenguage y las interacciones particulares de ese medio, haciendo una especie de chistes locales para entendidos en la materia.

(1) http://frank151.com/lindsay-dye/

(2) ibid

Lindsay Dye.  Artista, camgirl y entertainer  de Miami, actualmente viviendo en las profundidades de Bushwick, Brooklyn. Tiene una maestría en Bellas Artes y Fotografía. Sus imágenes de desnudo se han diseminado por el internet de manera abundante, libre e ilegal.

Conoce mas de su obra en: www.lindsaydye.com/

 

Scroll To Top