Klau Chinche en entrevista: arte, medicina y brujería para decolonizar lxs cuerpxs

foto Liz Misterio

por Liz Misterio

Liz Misterio.- Hola Klau, me da mucho gusto por fin poder hacerte esta entrevista, después de tanto comadrear y editar juntas este bonito #27 BioDIVA.

Klau Chinche.- El gusto es mio queridxs!!! soy admiradora de Hysteria! desde mucho antes de que nos conociéramos (lease con mi cara de fan) y estoy extasiada y contenta de poder conjurar y tramar cositas juntas…ahora y en el futuro!

 L.M. ¿Quién es ese ser que a veces se hace llamar Klau Chinche? ¿Cuáles son tus otros alter egos/ reencarnaciones?

K.C.- jajaja, esta alimaña nace entre un bautizo desculonizador gomorriano y la “sensación de ataque” de una hipotética manada inquisizorra. Me encantó cambiar de especie, ajjaja, creo que las plagas son más fuertes, resististen atacando descontroladamente, joden descentralizadamente y no tienen ciclos mamíferos.

Eso sí, el tema identitario fue por muchos años un rollo pa mi. Desde que me inicié a la digitalidad he ido cambiando de avatar continuamente (aunque de manera analogica tb, como en las fiestas que hacía de VJ, me cambiaba el sobrenombre cada vez). Total, que me uní a una red social por primera vez el 2009, a crabgrass/we.riseup, red que sigo habitando activamente. También he transitado por algunos experimentos en elgg (por ej summerlabs 2008 – 2011 ) y luego me uní en su momento a las recién tejidas redes de lorea (n-1, artelibre digital, ecoxarxes), ahí me metí mucho y a saco, pero lamentable y mierdosamente ese proyecto de años, se cayó de mala manera y se perdió tanta información y redes que generó una desconfianza y recelo por quienes confiaron en las redes libres, además de frustración cabrona ante todo lo desaparecido e irrecuperable (luto digital). Total, tampoco hacia perfiles públicos con fotos en redes comerciales, es que tenía muy metido el tema del anonimato hacker en las venas hasta que lo anterior pasó. Además necesité vitalmente re-comunicarme con redes y afectos que estaban en otras estratosferas digitales y carnales. Solo a finales del 2017 cree mi primer avatar personal mediático en fachabuk como chinche en donde me importa una mierda ser publica ni salir en fotos cualquiera, ni publicar estupideces y mierdillas sin tener que seguir una “linea editorial” como ya lo hacía con el perfil fb de Anarcha, los blogs, etc.

L.M.- ¿Qué te llevó a trabajar desde el arte y el activismo con el tema de la salud, y más específicamente con el de la ginecología?

K.C.- La rabia y la necesidad como motores base y por otra, la influencia de la cultura hacker, el conocimiento libre y el postporno. O sea, gracias a haber leído un texto sobre eyaculación femenina en un contexto hacker mientras el sistema médico me estaba ninguneando. Por una parte necesitaba descargarme de todas las cosas negativas y las historias de terror de la ginecología y medicina que me estaba comiendo mientras investigaba psicoticamente sobre ella, me estaba poniendo mala, estaba somatizando todo ese daño cruento y despiadado. Por eso de hecho decidí empezar a organizar de alguna manera la info, las historias y la avalancha de infos que estaba tragando porque no daba abasto ni crédito de lo que estaba leyendo. El primer impulso fue organizar imágenes y contenido, así que empecé a buscar plataformas, con pinterest organicé las imágenes, con tumblr organicé historias y links, con hotglue arme la historia por temáticas, pirate pad pa los links y referencias, la biblioteca en we.riseup. Solo en 2015 decidí abrir un facebook y no con una identidad personal sino como parte de la difusión del proyecto, eso paso bajo circunstancias concretas en Istanbul. Estaba organizando con un espacio cultural independiente KOMA, un grupo de feministas anarquistas y el periódico meydan (tb anarquista) unas charlas. Me quede impresionada dándome cuenta que esa (fB) era la única manera de difusión que iba a ser efectiva, rápida y viral, porque yo no tenía teléfono móvil en ese tiempo (estuve 4años y medio sin uno) y me comunicaba casi únicamente por correo electrónico. Y bueno las amigas y los movimientos y redes con las que quería conectar estaban usando ya facebook… fue una gran impresión, pero bueno, funciono y no solo para eso si no que para empezar a coordinar con gente de diferentes partes. Fue maravilloso cuando conecte con vulva sapiens, ginecosofia!!.

L.M.- A menudo hablas de la descolonización visceral, ¿A qué te refieres con ese concepto?

K.C.- Históricamente el colonialismo e imperialismo han sido pretextos para saqueos, genocidios, explotación y esclavitud. El proceso de colonización se inicia con la ocupación física de la tierra y la dominación de los pueblos. Dominar pueblos es someter, torturar y/o exterminar los cuerpos que los componen y con ellos su memoria, todo esto en la creencia de que una auto-proclamada raza superior tiene derecho a imponer su mandato sobre unos seres inferiores a los que se puede explotar. En 1492 (como dice Galeano) los nativos “descubrieron” que eran indios, que vivían en América, que estaban desnudos, que existía el pecado, que debían obediencia a un rey y a una reina de otro mundo y a un dios de otro cielo, y que ese dios había inventado la culpa y el vestido y había mandado que fuera quemado vivo a quien adorara el sol, la luna, la tierra, la lluvia.

En este sentido la “colonización corporal” ha sido que hombres blancos apunten son su dedo el cuerpo/territorio ajeno y lo nombren como suyo, lo vuelvan parte de sus “conquistas” lo marquen con una banderita y pongan su apellido/bandera ahí, como x ej las trompas ováricas (Falopio un anatomista italiano), glándulas de lubricación (Bartolino, un anatomista holandés), próstata femenina (Skene, un ginecólogo irlandés) o punto G (Graffenberg un ginecólogo alemán), ejercicios de suelo pélvico (Kegel un), examen e frotis para cáncer de cérvix (Papanicolau, un ginecólogo griego). Y no solo, también definir los “cánones” de salud y ser expertos en un cuerpo que no les pertenece. Como dice Carrie Show “Un hombre que sea ginecólogo es como un mecánico de automóviles que jamás haya tenido uno”. Ahora esta colonización también afecta por ejemplo el ano, la estigmatización homofóbica que ronda en torno a la próstata “masculina” y el recto.

La descolonización corporal es una descolonización visceral, es quitar sus nombres, sus caras, sus odios de nuestrxs cuerpxs y renombrar nuestras vísceras y practicas con personas, cuerpxs que han sido ocultados en la historias, honrando la memoria de lxs anonimxs, lxs torturadxs en experimentaciones y prácticas que desembocaron en la fama de quienes ostentan sus nombres en nosotrxs.

L.M.- Uno de tus proyectos que me voló la mente es Anarcha Gland, ¿nos puedes platicar como surge la idea de renombrar la “próstata femenina” y las glándulas lubricantes como Anarcha, Lucy y Betsey?

K.C.- A principios del 2013, era mi turno de proponer un texto para el Grupo de Lectura de Calafou (donde viví 7 años), y decidí presentar “Mi Placer se Corre como Puñales” de Chiara Chiavone (colectivo ideasdestroyingmuros) ya que era un momento bien clave en que recién estaban empezando a hablar de cosas básicas de género en ese lugar. Preparando la presentación del texto, empecé a investigar más a detalle sobre las glándulas de eyaculación (ya que Pucha Potens aún no existía), desde la composición de los fluidos que excreta hasta la historia y origen de su nombre, y sobre quien era Skene, ginecólogo cuyo apellido es usado para denominarles comúnmente. Esto me llevó irremediablemente a investigar sobre los inicios de la ginecología y conocer a Sims, el gurú de Skene, y su experimental investigación de la fistula vesico-vaginal en esclavas negras en las plantaciones de algodón en Alabama alrededor del 1840.

Así llegue a conocer la desgarradora historia de Anarcha y muchas otras mujeres. Ellas y una cantidad incalculable de mujeres anónimas e invisibilizadas que han inscrito la historia de la ginecología con su propia carne.

Me dio tantísimo asco pensar y ver la cara de Skene y todo lo que significaba mientras me venía que se me empezó a hacer desagradable hasta masturbarme.

Extremadamente enrabiada y afectada por la impotencia que me generó haber sido tan ignorante sobre estas historias mientras tenia normalizado llamar a partes viscerales intimas de mi cuerpo con apellidos de “hombres ilustres”…. me sentía rebosada en mierda al saber lo fácil que normalizamos palabras sin saber que implican.

Así que no pude cargar más con el patriarcado medico a cuestas, y decidí que en mi cuerpo habitaría la memoria de de esxs cuerpxs invisibilizadas, torturadas y ninguneadas, con ellxs comparto entrañas y fluidos inmemoriales.

Mysfita y Klau. foto por Liz Misterio

L.M.- ¿Qué hay en el Gabinete de la Dra. Kaligari?

K.C.- El gabinete es una maravillosa y explosiva combinación-colaboración que desarrollamos desde 2016 junto a Mysfita Terata, una maravillosa fakir, performer, contorsionista y mutanta en devenires subacuáticos.

El gabinete de la Dra. Kaligari es una performance en continua mutación, una experiencia audiovisual en forma de cabaret darks, una charla, juego interactivo, un escenario-instalación bizarras adjuntas a técnicas de biohacking, tecnologias DIY, objetos híbridos y rituales corporales.

Se compone de 5 actos flexibles y adaptables a cualquier contexto, una especie de «escenario performático» un viaje a través de los sangrientos horrores de la historia de la medicina (cirugía, anestesia, asesinatos anatómicos de la sadista uroginecología y la violencia obstétrica). Un progresivo ritual corporal para mantener la memoria de los cuerpos silenciados: brujas, sanadorxs, esclavxs, migrantes y todos los cuerpos sacrificados por la ciencia desde una perspectiva crítica e irónica donde se usan recursos interactivos y acciones corporales extremas.

Pueden leer una reseña que nos emociona mucho en el blog de silvia resorte.

El gabinete es una trabajo visceral lleno de complicidad y guarrismos extremos que seguiremos alimentando, moviendo y mutando.

L.M.- ¿Cómo responden las sanadoras- brujas- hackers- whitchborgs a la violencia de la medicina occidental – patriarcal?

K.C.- Con autodefensa, con reacción visceral, corporal, reapropiándose de conocimientos, redistribuyéndolos, diseminándolos, reuniendo y rumiando ciencia, tradición, experiencia, técnica, hibridando lenguajes y prácticas, autoformándose, reuniéndose, compartiendo, contaminando, molestando en los templos de salud hegemónica, accionando, encarnando las historias de otrxs, haciendo memoria, quemando con memoria la historia misógina, racista, hómofoba, colonialista y genocida de la medicina y los avances técnico-corporales, re-estructurando espacios para practicar autocuidado radical y comunitario. Conjurando tácticas y estrategias, organizándonos en infinitos akelarres descentralizados, permeando recetas y maldiciones, hablándonos al oído de boca en boca y de red en red, fortaleciendo servidores y comunicaciones digitales.

Ahora, desprogramarnos del sistema medico normativo hegemónico no es tarea fácil, siglos de manipulación en torno a la salud, es un gran desafío, algo que ha de construirse constantemente.

L.M.- Para terminar ¿que proyectos tienes en puerta?

K.C.- Ahora mismo estoy compilando un libro a pedido de la editorial italiana Golena sobre estos temas, sobre como comenzó, las múltiples historias que le componen, la info que se ha ido recopilando, el conocimiento que se ha creado y compartido, las redes y personas que le inspiran, forman  y atraviesan. A ver como resulta =P es una tarea compleja pa mi este ejercicio de estructuración.

Por otra parte después de las recientes segundas jornadas de hacktivismo feminista nos hemos enredado varias colectivas y seres en continuar tramando desobediencia digital y tecnológica.

Y claro, se acerca el cyborgrrrrrrrrrrls 2019 y cositas van a salir a la calle!!!

L.M.- BONUS TRACK: ¿Algo más que nos quieras decir? ¿Algo que no te hayamos preguntado que nos quieras contar?

K.C.- Quiero aclarar que se me sigue relacionando (y a Gynepunk) con el lugar en donde viví 7años, la colonia catalana Calafou. Desde el 2017 Gynepunk ya no se identifica con ese lugar y yo dejé de habitarlo a finales del 2018.

En los últimos años las personas que trabajamos y construimos ahí desde el transhackfeminismo fuimos ninguneadas sistemáticamente, cuestionadas y hasta agredidas en diversas formas, tanto que ya no vivimos ahí. Hay que dejar claro que NO hay vínculo alguno con ese lugar ya que su falta de apoyo y cuidado como colectivo-asamblea fue escandalosamente ruin e hipócrita, hasta el nivel de llegar a graves consecuencias en temas migratorios (léase de papeles) para mí.

Así que eso, con ese espacio ya no hay vínculo, relación o complicidad con Gynepunk, Pechblenda, Anarchaglam o Kaligari, ni conmigo.

Atentxs a quienes vayan buscando eso que hubo y que ellxs mismxs desecharon. Cuidado.

 

Scroll To Top