Entrevista a promotora de la salud zapatista

Entrevista a promotora de la salud zapatista

Dibujo por Alex XAB

por Klau Chinche y Liz Misterio

Del 8 al 10 de marzo de 2018 se celebró el 1er Encuentro de Mujeres que Luchan en el Caracol Morelia, en Chiapas, México.

En ese contexto tuvimos el privilegio de conversar con la compañera zapatista, coordinadora de las promotoras de la salud, quién para efectos de esta entrevista prefirió permanecer anónima. Ella tenía a su cargo alrededor de 20 promotoras de la salud jóvenes, que estuvieron atendiendo a las 5000 mujeres que se dieron cita en territorio zapatista para el encuentro. Agradecemos a la compañera, quién a pesar de estar muy ocupada, nos regaló generosamente unos minutos de su tiempo. 

Promotora de Salud.-  Tenemos que liberar los caracoles, como uno sabe tienen que saber lxs demas.  Anteriormente no teníamos la oportunidad de curarnos con medicina (alópata), pero conocemos las plantas, por ejemplo un ampcilina: sabemos qué planta es ampicilina, entonces esa planta utilizamos por las calores y eso es lo que estamos viendo. Muchos jóvenes creen que ellos saben ya mucho más que los veteranos, pero pocos saben de las medicinas naturales. Nosotros organizamos a los jóvenes, y a las mujeres, para que en todas las comunidades en resistencia se sepan defender desde la salud. Tenemos parteras , hueseros y conocedores de las plantas medicinales y ahora gracias al señor ya hay enfermeros y hay doctores que ya utilizan la medicina (alópata) y  ya pueden entender a los demás y el que ya sabe de eso lo tiene que enseñar en el otro caracol, para que nos vayamos nivelando, que nadie sufra.

Klau Chinche.- ¿Cómo es la atención, en particular a mujeres, en relación con la ginecología y el parto? 

PS.- La atención es en casa, ahí te llevamos el control del puerperio, de inicio tenemos que mandar a la partera con el promotor para que el vacune al bebé, antes no sabíamos de vacunas, normalmente se controla que esté encefálico el bebe, para que nazca en casa solo ese era el trabajo de las parteras y saber cortar el ombligo, saber bañarlo saber todo, curarlo con flores, con “brazita”, y es un montón que se sabe ya, pero ahora como ya tenemos nuestros promotores de salud pues hay otro avance más y si todavía hay una comunidad que sabe menos , pues se tiene que nivelar.

K.Ch.- ¿Y el Tema de las enfermedades de Transmisión sexual?

PS.- Ese tema se habla con las parteras, lo de transmisión sexual, para que sepan por qué se produce, cómo se llaman las enfermedades y después de su parto ya saben .

K.Ch.- ¿Pero, habrá algún tratamiento con plantas?

PS.- Si hay tratamientos pero no para todas las transmisiones sexuales, solamente para las primeras enfermedades del sexo, pero como en el caso del SIDA, ese no, todavía no conocemos de plantas medicinales. Algunas otras si, como gonorrea, ahí mas bien se promueve el control porque allí no sabes que hombre esta infectado y que usa, no sabes que mujer quedó infectada. Aquí en las comunidades no hay lo que llaman los abuelos “zonas rosas” donde trabajan las sexoservidoras, no hay, los jóvenes se casan bien jóvenes, quieren tener sexo joven, de 20 a 21 años se casan y luego un hijo o dos hijos, ahora si quieren doce también lo pueden hacer, no se prohíbe ( risas de fondo ) pero ya depende de cada familia.

K.Ch.- Y por ultimo, para usted, ¿cuales son las  cosas que le gustaría que mejoraran o que hacen falta dentro del trabajo que están haciendo? Pueden ser cosas de laboratorio o herramientas. 

PS.- Hay muchos deseos en la comunidad que ya estamos atendiendo a través de la juventud, por ejemplo. En mi casa estoy bien tranquila con los conocimientos y herramientas que tengo, pero ya mis estudiantes jóvenes si me piden, me dicen ¿cómo podemos conseguir un ultrasonido en casa, para la comunidad ? ¿Un glucómetro? Para checar la sangre, y es que ya saben de eso, me preguntan ¿donde lo encontramos? Solo hay que buscarlo en las farmacias, les digo nada mas  para entretenerlos. En mi casa, en mi mera casa yo tengo un enfermero que ya me ayudó a atender dos partos, él solito los atendió cuando andaba yo fuera, ya cuando llegué bien contenta me sentí porque el bebé tenia ya cinco días y el no daba de alta a la compañera con su bebé, los estaba atendiendo, lo bañaba, le daba de comer, y cuando lloraba el bebe , lo controlaba. Y yo me sentí contenta cuando llegué porque yo siempre salgo mucho tiempo y les dejo a mi familia. Aquí me siento como en mi casa, muy alegre con las mujeres y yo me siento contenta. Lo único es eso, nos hace falta una cama exploradora, pero ya esta bien así como atiendo, tenemos camas provisionales de madera que hizo mi esposo y allí he defendido a muchas mujeres. De partera llevo ya treinta años. Yo tenía un registro, y en esa época ya había atendido 704 niños pero luego llegó el ejercito y lo quemaron.

Entonces pues la salud es algo grande, muy amplio. Hay que conocer una planta y otra planta para que nos podamos curar.

Agradecemos a Valentina Xochimeztli por la transcripción de esta entrevista.

 

Scroll To Top