Entrevista a Minerva Valenzuela (ladelcabaret)

Para nuestra fiesta de 5o aniversario tuvimos el agasajo y el honor de contar con un show de Minerva Valenzuela ladelcabaret, referente tanto en los escenarios como en los activismos feministas de la Ciudad de México. ¿Aún no la conoces? ¡Uy, entonces aquí te compartimos la entrevista que nos concedió Minerva, en exclusiva para Hysteria! Revista!

Hysteria Revista.Para ti, qué vino primero, ¿el activismo feminista o el cabaret?

Minerva Valenzuela. Fue primero el cabaret porque empecé muy chica. Empecé a trabajar en bar a los 16 o 17 con el que era mi maestro de física y matemáticas en la prepa. Alguna manera tenía que encontrar para pasar esas materias.
Hoy, a la distancia reviso, no sólo lo que decía en escena, sino lo que hacía en la vida, lo que escribía, lo que enseñaba (fui maestra también desde muy chica) y yo sola hago cara de ternura.
El feminismo, aunque me soplaba al oído, llegó hasta después.

Hysteria Revista.¿Cómo empezaste a hacer activismo desde el cabaret y por qué?

Minerva Valenzuela. No hay otra manera de hacer cabaret. El cabaret es hermanx de la resistencia, de la desobediencia, de la crítica y la inconformidad.
Lo complicado es bajarlo del escenario a la vida real. Una persona puede hacer un show (o un discurso, a una obra artística, o un evento o cualquier cosa) que parezca contestatario y comprometido. Pero si eso no está en la vida cotidiana… si no es una forma de vida… ¿Pues para qué?

Hysteria Revista. Tus shows suelen estar vinculados o encaminados hacia la reivindicación de alguna causa social, ¿Cómo has visto las reacciones del público en torno a estos temas? ¿Crees que es mas fácil llegarle y comunicarle el mensaje que quieres transmitir por medio de la risa y el absurdo?

Minerva Valenzuela. Es más fácil para mí porque es el lenguaje que yo tengo. Es lo que sé hacer. Y creo mucho en el poder de la risa, porque pasa por todo el cuerpo; lo sacude todo, lo acomoda. Y finalmente los errores más garrafales de la humanidad han sido cometidos por personas serias.

He visto que es más fácil acordarnos de algo cuando lo aprendimos junto con alguna emoción, o cuando lo conectamos a alguna sensación. Y eso hace el cabaret.

De todos modos no es un show lo que puede reivindicar una causa, sino el trabajo diario, las acciones, la resistencia como forma de vida.

Hysteria Revista. ¿Por qué el cabaret pareciera ser un género no muy difundido en México? ¿Qué hay en el cabaret que suele salirse del oficialismo?

Minerva Valenzuela. Yo veo en este momento justo lo contrario. El cabaret está entrando en un mercado oficial; en las reglas del juego.
Extraño esos tiempos en los que entre lunes y miércoles decidías qué ibas a presentar el sábado, dependiendo de qué estuviera ocurriendo en la ciudad, en el país y en el mundo. Ahora hay demostrar que tienes los derechos de autoría de tu texto, hacer carpetas y mandarlas con meses de anticipación para ver si te dan un espacio. Cuando al fin lo obtienes, el show ya murió.
Ya sólo puedes agregar comentarios con temas inmediatos, pero no puedes basar el show en ellos.

Pareciera que esto abre puertas, pero es una trampa. Hay que salirse

Hysteria Revista. Además de cabaret, haces burlesque. ¿Cuál es la potencia del burlesque en este contexto mexicano?

Minerva Valenzuela. Una mujer diciendo y haciendo lo que quiere, es de por sí un acto político. Más lo es cuando lo hace desde un escenario; y lo es todavía más cuando se disfruta y se muestra como es, y además critica al sistema y a la policía de los cuerpos.

Pero el proceso empieza mucho antes de subirte al escenario a encuerarte bonito. Es desde que decides tomar un taller de burlesque; desde que llegas a tomarlo y te encuentras, a veces por primera vez, en un espacio seguro, entre mujeres, placentero y permisivo.

Sentirnos cómodas en nuestro propio cuerpo es una parte muy importante de la estrategia de sobrevivencia para las mujeres. El sistema quiere que nos odiemos, que creamos que nuestro cuerpo está mal. Pero no basta con buscar maneras de estar cómodas de manera individual. Tenemos que hacerlo juntas. Va más allá de que nos gustemos. Juntas podemos decidir mejor dónde y cómo poner el cuerpo.

En todo el mundo, en todos los tiempos, a las mujeres nos están matando. Pero en México, en este momento, más. Y entre más acciones se incluyan como estrategia de sobrevivencia, mejor.

Hysteria Revista. ¿Cuáles son las cabareteras y burlesqueras que te han inspirado? ¿Nos puedes decir algunos nombres para echarles una miradita?

Minerva Valenzuela. Vivas, sin duda Jesusa Rodríguez y Liliana Felipe en México. Y de afuera, Ute Lemper y Nacha Guevara.
Muertas, las tiples de las carpas y los teatros de revista. Principalmente María Conesa; quien además de ser un parteaguas en los espectáculos mexicanos, hacía cosas divinas como bajar del escenario mientas cantaba “La Perchelera” y cautivaba con su voz de gorrioncita, y aprovechaba para cortar mechones de pelo, bigotes y corbatas a los hombres asistentes. Incluidos los Generales Villa y Andrew Almazán.

foto por Liz Misterio

Hysteria Revista. Cuéntanos algo de tu último espectáculo, “Los caballeros las prefieren presas”. ¿Cómo surge, qué podemos ver en él?

Minerva Valenzuela. Hacía tiempo que quería hablar sobre las mujeres privadas de la libertad. Porque vi que no las veía.
Lo mismo me pasó con las mujeres Sordas: un día en un segundo, tras ver un tweet, me di cuenta de que nunca nada de mi trabajo había llegado jamás a una mujer Sorda, y decidí aprender Lengua de Señas para poder entender un poquitito ese mundo suyo y poder hacer un espectáculo de cabaret que también fuera para ellas. Y lo hice.

Con las mujeres presas me pasó lo mismo. No estaban en mi campo de visión ni de acción. Con este show siguen sin estar en mi campo de acción, porque no es para ellas directamente. Pero es lo que hasta ahora he encontrado para empezar: Nombrarlas.

El título “Los Caballeros las prefieren presas” en un antieufemismo de “Los caballeros las prefieren rubias”, que es una película protagonizada por Marilyn Monroe. Y es que tras escuchar y leer historias de las mujeres en prisión, parece que así es: nos prefieren presas. (O muertas.)

En este espectáculo una Marilyn Monroe a la mexicana, llamada Marilynares, nos cuenta las historias que ocurren en el penal de Santa Martha Lamitas, cantando versiones de temas interpretados en aquellos tiempos, como “Baros are a girl´s best friend” y “Raquel mató a su daddy.”

Además ¿ya vieron qué chulo cartel? ¿Ya vieron que la tipografía emula a Orange is the new black?
Me lo hizo la súper sensacional Ivelin Buenrostro. Contrátenla todxs.

Hysteria Revista. ¿Cuáles son los planes que tienes en breve (presentaciones, talleres, etc.)?

Minerva Valenzuela. Por ahora tengo seguras tres fechas de “Los caballeros las prefieren presas”. En la Ciudad de México los jueves 21 y 28 de junio en Youkali Cabaret (Amberes 61, Zona Rosa) a las 21:30 horas; y en la Ciudad de Oaxaca el sábado 23 de junio en La Jícara, Librespacio cultural (Porfirio Díaz 1105) a las 20:00 horas. Espero que pronto salgan muchas más. Si usted tiene un bar, lléveme.

Estoy dando la segunda emisión del taller de “Desobediencia y Cabaret” en Casa del Lago. Está por terminar, pero también lo doy en otros lados con formatos y duraciones distintas. Está hecho para grupos de mujeres revoltosas, así que lo armamos cuando quieran.

Y, por supuesto, el taller de burlesque feminista, que se abre siempre que hay un grupo de mujeres que lo pide.
Les comparto en enlace con los talleres que doy frecuentemente: https://www.ladelcabaret.com/talleres

En Puebla se está presentando un espectáculo de cabaret que dirigí. Es sobre las elecciones y se llama “Los huérfanos”. Las actrices y productoras son de un espacio lesbofeminista hermoso que se llama El Taller A.C y llevan 11 años trabajando, haciendo activismo, acompañamiento, denuncia, y tienen su proyecto de teatro en el Foro Las Nahualas. Échenles ojo.

También estoy por empezar un programa de radio por internet. No tengo muchos datos todavía, pero parece que arranca en julio. Ya andaré cacareando el huevo en redes sociales.

Y, bueno, el proyecto Bordamos Feminicidios sigue. Por más que lo trato de soltar, por más que nos atacan, por más que trato de retirarme lentamente, sigue habiendo mujeres bordando casos de feminicidio. Estamos en Facebook, por si quieren bordar.

Hysteria Revista. ¿Qué recomendarías a las mujeres que quieren adentrarse al cabaret y/o burlesque?

Minerva Valenzuela. No mucho. Hay muchos caminos y el mío no es el que le va a servir a otra. Nomás no se vayan con la finta de que es enchílame otra.
Hay que chambear mucho, y es indispensable retomar, más que inventar. La teoría sirve muchísimo, pero hay que notar y hacer notar que en ella no estamos las mujeres. Hay que retomarla y escribirle encima.
¡Y tomen taller de burlesque conmigo! Júntense 5 comadres y lo abrimos cada vez que quieran.

Checa más del trabajo de Minerva Valenzuela en:  www.ladelcabaret.com

Scroll To Top