Entrevista a Katnira Bello en relación a su serie fotográfica Juillet 1976

Entrevista a Katnira Bello en relación a su serie fotográfica Juillet 1976

Por César González-Aguirre

El cuerpo, la mirada y el deseo son perfectamente
naturales e inherentes a nuestra vida diaria.
Están ahí ¿Por qué no usarlos como tema?

Katnira Bello

El mirar se identifica tradicionalmente con conocer. En algunos casos, tanto el beso como la mirada, son ambos actos de reconocimiento, de ecuación y de comunicación absoluta.

César González – Aguirre: ¿Qué proyectos previos te llevaron a realizar tu serie Juillet 1976?

Katnira Bello: Hago arte acción y fotografía desde hace 17 años. Creo que inevitablemente iba a llegar a un proyecto donde el cuerpo fuese el tema central de una serie fotográfica. Juillet 1976 fue el encuentro de varios intereses personales de creación y estudio. Aunque me di cuenta de eso hasta que la había terminado. No llegué a partir de un proyecto anterior, fue el azar de encontrar una revista de fotografía que coincidiera con mi fecha de nacimiento y entonces tuviera el deseo irrefrenable de tener que producir algo a partir de ella. La premisa era utilizarla como detonante creativo dentro de un proceso, se me fueron ocurriendo varias opciones, Juillet 1976 es la final.

De la serie Juillet 1976 (2009), Katnira Bello.

De la serie Juillet 1976 (2009), Katnira Bello.

Dans un train surchauffé (1976), Jeanloup Sieff. Publicada en la revista PHOTO no. 106 Julio 1976.

Dans un train surchauffé (1976), Jeanloup Sieff. Publicada en la revista PHOTO no. 106 Julio 1976.

CGA: ¿Qué tipos de imágenes y formas de representar están presentes en la revista de los años 70, de la que partes, y cuáles están presentes en tu serie fotográfica que fue realizada recientemente?

KB: La revista PHOTO era emblemática para el trabajo fotográfico en esa época, era referente y guía. Existían pocas revistas fotográficas entonces. Este número, el de julio del 76, es casualmente un número dedicado en específico a los Maestros del Erotismo; en general la revista no sacaba números temáticos sino más bien heterogéneos. En este número especial, todas las fotografías representan un erotismo partiendo desde distintos puntos de vista, desde la ensoñación hasta lo lúdico surrealista. Un erotismo que para nosotros es casi de manual pero que proviene precisamente de esa época, se consolidó en ese entonces y luego se ha reiterado.

En la revista se representa la belleza del cuerpo femenino en el canon y esquema cultural de la época, desde una visión masculina setentera. En mi serie se presentan cuerpos masculinos que no corresponden a ningún ideal de belleza específico, son hombres comunes, personas que considero 100% reales y no un ideal inexistente.  Se encuentran en espacios mucho más sencillos y cotidianos (es decir, los cánones de mi época); representan una búsqueda hacia el imaginario erótico femenino difícil de precisar partiendo de mi visión personal. Algo importante es que forcé bastante menos la postura de los modelos, evité los escorzos -exceptuando un caso- para hacerlos un tanto más naturales, aunque por supuesto estando en situaciones que no corresponden a la vida cotidiana sus posturas tampoco lo son.

Hay una foto de Jeanloup Sieff, tomada en un pasillo vacío de un tren en París, ahí se encuentra inclinada una mujer de espaldas, usando únicamente unos calzones que baja mientras mira hacia la cámara. Pensé en hacer mi versión en un espacio semejante y elegí las escaleras de un teatro, donde un hombre sube mientras baja su ropa interior y mira a la cámara, pero su postura es erguida.

En contraste con esta operación, está una foto de Christian Vogt que muestra solamente de la cintura a media pierna, a una mujer acostada sobre un mosaico, masturbándose con un tubo de metal. La foto que yo hice conserva el concepto: alguien dándose placer con un objeto que simbólicamente representa los genitales del/la ausente. Abrí el encuadre desde el cuello hasta el tobillo para mostrar una erección provocada por un par de rosas blancas sobre sábanas blancas. La idea es la misma, pero el resultado visual es muy diferente.

De la serie Juillet 1976 (2009), Katnira Bello.

De la serie Juillet 1976 (2009), Katnira Bello.

Fotografía de David Hamilton. Publicada en la revista PHOTO no. 106 Julio 1976.

Fotografía de David Hamilton. Publicada en la revista PHOTO no. 106 Julio 1976.

CGA: ¿Cómo fue el proceso para elegir qué hombres participarían en el proceso creativo de tu serie?

 KB: Sencillísimo. Nunca había fotografiado hombres para un proyecto, solo mujeres (ya fuera vestidas o desnudas) y objetos, cientos de objetos. Así que recurrí a lo que recurrimos todos cuando necesitamos solidaridad y apoyo: a los amigos. Era un experimento para mí y quería realizarlo con personas con las que me sintiera cómoda, en parte porque no sociabilizo con facilidad y porque a los amigos les puedes proponer jugar contigo y lo harán, o te dirán honestamente que no quieren hacerlo. Con un modelo contratado para posar, el proyecto hubiera sido imposible, así es que busqué entre los amigos más cercanos, no todos dijeron que sí pero la mayoría accedió a participar.

CGA: ¿Cuál es tu interés en que algunas de las fotografías de la revista PHOTO, sean seleccionadas y actuadas posteriormente bajo tus interpretaciones, por personas cercanas a ti?

KB: La revista de la que parto está llena de mujeres fotografiadas por hombres. Yo pensé en realizar la operación inversa, ser una fotógrafa retratando a hombres como espacio central de una contemplación femenina.

Ahora bien, no quería que fueran simples modelos repitiendo posturas, sino que fueran parte del proceso de la obra. Quería subvertir por entero el tema del erotismo, que el deseante fuera el deseado. Tenía que convertir a mis modelos de observadores a observados. Para ello necesitaba saber qué fotografías les resultaban eróticas a ellos y partir de la elección de sus deseos eróticos, en una charla previa les mostraba la revista de manera casual para luego preguntarles qué foto les parecía la más erótica. Luego analizaba e interpretaba desde qué conceptos estaba trabajando el fotógrafo y pensaba en mi equivalente. ¿Cómo resolvería yo la misma pregunta, con qué elementos, en qué entorno, o bien cómo la hago pasar al otro lado del espejo?

De la serie Juillet 1976 (2009), Katnira Bello.

De la serie Juillet 1976 (2009), Katnira Bello.

Fotografía de John Thornton. Publicada en la revista PHOTO no. 106 Julio 1976.

Fotografía de John Thornton. Publicada en la revista PHOTO no. 106 Julio 1976.

CGA: ¿A qué público va dirigida tu serie?

KB: A todos. Prefiero que  sean mayores de 12 años o bien, que si son más jóvenes “estén acompañados por un adulto coherente” que pueda resolver sus dudas. El día de la inauguración descubrí a una niñita de ocho años entre las fotos, la hija que no conocía de unos amigos, su mamá le explicaba qué estaban haciendo los modelos: encontrándose con otro yo, jugando con una muñeca, caminando. Veían detalles de la composición. El cuerpo humano es lo más natural que tenemos. Nacemos con él y nos vamos cuando deja de funcionar, nada más simple que ello. Esta serie fotográfica es para cualquiera dispuesto a mirar. En especial me interesan las mujeres como público pero me encanta la idea de que la vea todo mundo, los abuelitos sobre todo, que creen que una mujer joven desnuda es hermosa y un hombre desnudo una barbaridad.

CGA: Siendo la serie una captura de atmósferas íntimas, ¿qué papel adquieren al ser exhibidas de una forma pública?

KB: Siempre fueron pensadas para exhibirse. Creo posible que el espectador se involucre con la atmósfera de las imágenes, que sienta espiar un momento íntimo, pero eso varía de persona en persona. Pocas fotografías sobre hombres se refieren a la intimidad, también era un tema que me interesaba. Algunas son divertidas o juegan con el absurdo, espero que a alguien le arranquen una ligera sonrisita. Al ser exhibidas públicamente creo que también adquieren el estatuto de algo sobre lo que se puede dialogar abiertamente.

CGA: ¿Qué lugar ocupa la contemplación en tu serie y en tu vida?

KB: Cuando era niña mi familia pensaba que tenía flojo algún tornillo porque podía pasar horas contemplando cualquier tontería: la tela de la cortina, los mosaicos del piso, el interior de un vaso vacío, una pila oxidada, la punta de un lápiz. Me es muy natural perderme en la contemplación. A menudo me preguntan “¿Qué piensas?” y respondo “Nada, solo estaba mirando”, y es verdad. El arte justo es para mirar y que algo suceda con quien mira, una reacción por más pequeña que sea, trastoca por un momento lo cotidiano. En el caso de la serie, el proyecto es circular, inicia y concluye con imágenes para contemplar por puro placer estético. No en busca de la excitación sexual sino de la placidez visual. Los hombres también deben ser algo digno de ser mirado.

De la serie Juillet 1976 (2009), Katnira Bello.

De la serie Juillet 1976 (2009), Katnira Bello.

08-SIEFF-(1)

Dans une chambre presque vide (1974), Jeanloup Sieff. Publicada en la revista PHOTO no. 106 Julio 1976.

CGA: ¿Es importante crear representaciones del cuerpo masculino actualmente?

 KB: Seguro que sí. Aún no somos cyborgs, así es que el cuerpo humano sigue siendo tema de nuestra existencia corpórea, sensual y sexual. Eros y Tánatos residen campechanamente en nuestro cuerpo, a la par. Tendemos a pensar el cuerpo como tema intrascendental porque creemos que es algo ajeno a nosotros que somos mente y espíritu, que somos construcción cultural y no animalidad, que somos civilización y no pulsión. Pero lo cierto es que somos todo lo anterior interactuando simultáneamente.

En cuanto al cuerpo masculino en particular, sí, me parece importante. El imaginario erótico se ha elaborado principalmente desde la mirada masculina, para el consumo masculino (independientemente de las preferencias sexuales).

Es curioso, pero es un campo poco explorado, especialmente desde la mirada heterosexual femenina. Un tema poco tratado… sí, ellas también gustan de mirar pero no necesariamente buscan perfección. Creo que hace falta hablar del placer femenino, y ahí estarán incluidos cuerpos humanos con seguridad. Por otro lado, en una época de homogenización mediática creo necesario también hablar de cómo son los cuerpos masculinos que no son rubios y “perfectos”.

El cuerpo masculino como espacio de contemplación estética no tendría por que ser un tema extraño ni viejo; a todas las personas, independientemente de nuestro género y preferencia sexual, nos gusta deleitarnos observando. Existen muchas barreras que deben continuar derribándose. Es necesario hablar del tema, de los tabúes e ideologías que niegan el interés de la mujer sobre la imagen de los hombres.

CGA: ¿Dónde se ha exhibido esta serie?

 KB: La primera vez en Guadalajara, como parte de la exposición colectiva Jóvenes Creadores en 2009. Como exposición individual la serie se presentó en julio del 2012 en la galería Casa del Tiempo, de la Universidad Autónoma Metropolitana. También fue publicada una selección de las fotografías en Literal, gaceta de literatura y gráfica en 2011. Ese mismo año mostré la serie a través de un video para la exposición colectiva “Bataclán”. Quise también exponerla en provincia pero les pareció algo grosero el tema.

CGA: ¿Cómo decidiste el formato de exhibición y distribución de tu serie? ¿Influyó en algo el formato editorial, donde se encontraban tus referentes?

KB: En un principio pensé en hacer una especie de revistita. La primera vez que expuse las imágenes estaban en un formato de plancha de impresión, como si fuesen los pliegos que saca la imprenta antes de cortarlos. Pero resultaba poco comprensible para mucha gente que desconoce cómo se hacen libros y revistas. Finalmente me decidí por impresión en papel fotográfico para exhibición. Aunque la idea de hacer una pequeña publicación sigue gustándome.

CGA: Partiendo de algunas formas de mirar a los cuerpos de sus modelos, que se manifiestan en las imágenes de los fotógrafos incluidos en la revista referente:

David Hamilton: mira al cuerpo como inocente – indefenso

Christian Vogt: mira al cuerpo como objeto – mero asunto formal

Jeanloup Sieff: mira al cuerpo como fetiche

Duane Michals: mira al cuerpo como narración

John Thornton: mira al cuerpo como consumo / formato editorial

Lewis Carroll: mira al cuerpo como proposición

… me gustaría preguntarte ¿qué formas en las que miras a los cuerpos ajenos, detectaste al llevar a cabo esta serie? 

KB: Lo primero es que estaría en desacuerdo contigo. Mostrar exactamente lo que miro desde mi perspectiva sería trabajo documental. Un fotógrafo no mira un cuerpo como _______, sino que lo convierte en ________ a través de su lente para que entonces tú lo mires así. Pensando en mi trabajo anterior, no miro los juguetes como personajes, tampoco veo los objetos cotidianos como algo que desborda el espacio, no veo el paisaje con relatos que le flotan encima; pero quiero que tú sí lo mires así, esa es mi intención.

De cualquier forma el espectador siempre va a interpretar de acuerdo a sí mismo, vi el trabajo de cada autor en la revista y a partir de ello retomé o contrapuse los conceptos, estilos. Cada uno mira el cuerpo como belleza a ser mostrada, pero cada uno utiliza una operación muy diferente para lograrlo. En la selección fotográfica que aparece en la revista, David Hamilton hace una oda a la juventud y al halo de ensoñación que la envuelve, te convierte en espía de atmósferas sencillas pero muy íntimas. Christian Vogt muestra fragmentos, detalles, de mujeres auto erotizadas entre agua y vapor; una declaración sin tapujos sobre la sensualidad. Jeanloup Sieff tiene la capacidad de convertir un lugar común o cotidiano en un espacio irreal colocando en perfecta armonía a la modelo en él. Duane Michals usa el cuerpo como excusa para el desconcierto, quizá incluso como crítica a la vanidad. John Thornton juega con una narrativa a medio camino entre la publicidad y lo ilustrativo. Helmut Newton es intenso, es muy fuerte la presencia del cuerpo. Por último Lewis Carroll creo que no estaba trabajando con cuerpos como tales sino con personajes, sus fotos son retratos cargados de vitalidad.

La forma en la que miré los cuerpos durante la realización de la serie fue ante todo como una presencia a dialogar con el espacio, incluso como un problema a resolver pues tenía que decidir qué haría con ellos dentro de las composiciones, ¿cómo subvertir a través de su presencia la mirada culturalmente amaestrada del espectador?

¿Cómo quería que los vieran y en qué quería convertirlos? En personajes de una historia que resulta inaccesible pero de la que tenemos un atisbo, quería convertirlos en una pregunta sobre la mirada, la belleza y el deseo.

CGA: ¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

KB: Estoy preparando el trabajo que llevaré a cabo próximamente en una residencia de dos meses en el Banff Centre en Canadá, será un cuerpo de obra que incluye arte acción, video, fotografía, instalación, objeto y un par de piezas sonoras. El tema central es el bosque y mi relación con éste a partir de la  buenísima chilanga que soy. Ese proyecto me tiene absorbida, incluso aunque está en fase de apuntes-bocetos-rayones-cambios de opinión.

Katnira Bello (México, 1976). Licenciada por la Escuela Nacional de Artes Plásticas, UNAM. La mayor parte de su obra se centra en procesos que culminan formalmente en arte acción, fotografía o video. A la par de su trabajo como artista ha colaborado en la gestión y desarrollo de diversos proyectos culturales; combinando labores curatoriales, organizativas, museográficas, administrativas y editoriales, entre otras. Ha presentado su obra en México, Canadá, Suecia, Venezuela, Argentina, Brasil, Colombia y Japón. Ha sido Becaria de los programas Residencias Artísticas, Jóvenes Creadores, Educación por el Arte, Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales del FONCA; del Programa Artes por Todas Partes de la Secretaría de Cultura del GDF y de la Residencia Artística PAIN 2011 en Norbotten Suecia.

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top