El 8° pasajero: un catálogo de la sexualidad clandestina gay

por Eriko Stark

 

01-(1)

En el Distrito Federal, día a día de manera atemporal se dan encuentros de ligue y sexo express. El espacio público es el principal territorio corporal del erotismo, una lucha consiente de la resistencia y el control sexual. Prácticas polimorfas del placer diseñadas para un fin personal. Este fenómeno conocido como Cruising (término entre hombres que tienen sexo sin ninguna atadura, también aludido a la construcción gay y la entrada de otras sexualidades) tiene como un fin, la explotación del espacio público.

10-(1)

El Sistema de Transporte Colectivo Metro, desde su fundación y origen se ha convertido en un punto de ligue y sexo clandestino homosexual muy importante que construye la figura de este sujeto político censurado. El último vagón, putivagón, cajita feliz, la cola de las tortillas, el baño, el vagón de las feas quedadas, viejos mariconsaurios y toda una serie de lenguajes alternos de la comunidad gay, ponen en evidencia la construcción de un espacio transitorio homoerotizador.

08-(2)

Estos No lugares –término de Marc Augé-, son espacios que no fueron diseñados para ser habitados o representados. Sin embargo, la construcción de un No lugar como punto de resistencia, control, invisibilización, extraterritorialidad o nueva dimensión, es de suma importancia para entender un fenómeno histórico, donde hay prácticas sexuales desarrolladas para ejercer lo prohibido.

09-(2)

En mi práctica cotidiana me doy a la tarea de convertirme en un Metrerero, me trasvisto en un jugador más. Soy la presa o el cazador que busca una emoción con estos pasajeros. En mis procesos de ligue realizo una serie de fotos, catalogando contactos a partir de 6 elementos: Nombre, Edad, Profesión, Hora de ligue, Estación y concepto que defina su identidad. A partir de estos, construyo una suerte de historias que nos hablan de estos metreros.

Ficha tecnica de catalogos

Cuando comencé estos encuentros, las historias de cada uno fueron hablando del mundo, de sus ideas, de lo justo y lo injusto. Más que una resistencia social era un entendimiento de un problema mayor, los homosexuales aún tienen miedo, aún son víctimas de crítica y ataques a su persona y sus prácticas, es natural que incluso entre ellos se malmiren por ser desconfiados.

Me han comentado que esta pieza es extraña y grotesca, pero cuando los retratos se unen junto con sus fichas, los resultados cambian a una cuestión íntima, a un acercamiento del gay en toda su vulnerabilidad, sin etiquetas (aunque se esté catalogando), sin rol (aunque éste se diga), sin miedo y con una sonrisa en su mayoría, una esperanza de volver a creer en el amor, en buscar otro objeto de placer, una charla de café. Estos hombres me brindaron un espacio de su alma.

Sus ojos que da pánico soñar desaparecen, esos ojos brillantes ahora son el reflejo morboso de las personas que critican sus prácticas, que no los bajan de calientes o cochinos, pero si los miramos atentamente, esa luz es muy bella.

011

Eriko Stark estudió la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Insurgentes. AutorSus estudios de periodismo y arte contemporáneo hablan de la construcción de la identidad mexicana y de género. Parte de su obra ha sido publicada en exhibiciones colectivas, coloquios y actualmente tiene un blog que ha causado polémica entre la comunidad lésbico-gay https://erikostark001.wordpress.com/

https://www.facebook.com/eriko.pantera?fref=ts

https://www.facebook.com/ErikMenesesErikoStark?fref=ts

https://500px.com/Eriko-Stark

Scroll To Top