Abrir publicación

Editorial #32 «Textiles, tejidos y bordados»

En la portada, imágenes de Dora Bartilotti, Paulina Vázquez y Manuel Parra

Este número se irá tejiendo de a poco como al ritmo y al tiempo del textil, lenta y pacientemente.

Damos la primera lazada para comenzar a compartir esfuerzos que muestran la potencia del textil desde distintos puntos, nudos y lienzos así como el diálogo interno y el diálogo colectivo. Desde una mirada muy urbana en donde se ha sentido la necesidad de coger hilo y aguja para expresar reflexiones, visiones y luchas esto es comprensible puesto que nuestro llamado ha sido desde las redes sociales pero espera expandirse de voz en voz, de reunión en reunión, de tejedera en tejedera. 

Este lienzo comienza con visiones que recuperan la vivencia que se tiene del tejido y el bordado como resistencia a las afrentas cotidianas, atravesando el lienzo con puntadas de memoria, saberes, espacios y contextos.

Esperanzadora es la conexión de varios saberes a través del textil, donde se interactúa y se abona al discurso generando colectividades diversas, motivadas y hermanadas desde el punto, la hebra y aguja. Además esta necesidad imperante de sentir las madejas y crear se siente en las manos de quienes realizan y van dejando huella de sus ánimos, tiempos, miradas y argumentos.

Esta primera lazada nos da un aliento de vida, pues las almas creadoras jóvenes están renovando este lienzo de manera continua y precisa. Agudizando la mirada, la reflexión y los valores estéticos desde la práctica, lo cual definitivamente nos marca la pauta hacia la continuidad y al necesario replanteamiento de las miradas, críticas, prácticas y quehaceres textiles.

[divider]

Editora invitada: Erika Karina Jiménez Flores

Omotlacatilih ipan 1986 xihuitl ompa Tlaxialtemalco altepetl, Xochimilco itechpohui Hueyi Altepeyollohco Mexihco.
Nochi inemiliz mochantilia ipan ialtepetzin Tlaxialtemalco
Omomachtihtzinoh Toltecayotl ipan Hueyi Caltoltecayotl FAD/UNAM noyuhqui omomachtihtzinoh ompa Tlahtoltemachtilcalli “Formación de Profesores en Lengua y Cultura Náhuatl” ipan ENALLT/ UNAM.
Motequitilia quenin nahuatlahtoltemachticatzintli ompa FAD Toltecayotl ihuan ompa Hueyi Toltecayotl FARO Tlahuac.
Yehuatzin noyuhnqui tlatzotzona in hueyi tampoltzin itech ce Tlatzotzonacenyeliztli “Banda San Luis Huentli”.

Nació en 1986 en el pueblo de Tlaxialtemalco, Xochimilco en la Ciudad de México.
Toda su vida ha residido en el pueblo de Tlaxialtemalco.
Estudió Artes Visuales en la Facultad de Arte y Diseño UNAM y también el curso de Formación de Profesores en Lengua y Cultura Náhuatl en la ENALLT/UNAM.Trabaja como profesora en FAD UNAM y como tallerista de la Fábrica de Artes y Oficios FARO Tláhuac. Ella colabora tocando la tambora en la Banda de Viento “San Luis Huentli”.

[divider]

Este número fue editado con el apoyo de

Abrir publicación

Editorial #31 «Cuerpos / Territorios»

Arte en portada por Alejandra Aragón y Sonia Madrigal
Arte en portada por Alejandra Aragón y Sonia Madrigal

Entre las corporalidades y territorialidades hay una relación que lo que pone en juego es la manera de cómo habitar el mundo, de cómo estar juntxs y al mismo tiempos sólos y poblados, repletos de cuerpos. De transitar los desiertos, de fluir con el bosque que bufa, gime y se repliega. En Hysteria! Revista nos interesó pensar este tema. Paralelo al número, en el intenso ahora, varios gestos libertarios están aconteciendo en el sur global. Cuya disputa tensa la conjunción que nos atañe ahora, que nos invita a escribir, los cuerpos, y sus arquitecturas, sus espacios, sus pueblos y sus formas de vida.

La política es un fenómeno de arquitecturación y espacialización. Es pensar cómo nos generamos uniones y lazos entre unos y otros, también distancias y separaciones, en cómo nos estructuramos y esa estructura se acuerpa en el espacio. Toma lugar. Se hace de un territorio. Marca. Raya. Deviene una morada. Un estar. Un tránsito que nos sirve de refugio. Las producciones que nos atañen en este número ponen de manifiesto esto: las resistencias de los pueblos indígenas, urbanas, de los cuerpos en sí. De aquellxs sin morada.

Los cuerpos también se conforman por la Arquitectura. Esta los conmina. Les hace circular en determinados espacios. Separa, selecciona, éste pertenece a este campo, éste a otro. Instituye diferencias de clase, raza y género mediante el concreto o la piedra. Busca perdurar, trascender. Quiere los grandes gestos. Nuestra relación con La Arquitectura es complicada, tensa. Nuestros gestos son menores y minoratarios. Atentan contra el prístino paisaje urbano. Irrumpen más que instauran. Marcan. Es un rayón en un muro. Okupa. Es contingente, perene. Se sobrepone a lo existente. Es la barricada que toma la calle. Es la marca en una protesta donde se reclama el cuerpo propio. Es la fisura en la cárcel.

Pensar en esa relación entre los cuerpos y los territorios es una pregunta sobre una ética del habitar. Es pensar que no tenemos otro mundo y si no tenemos otra forma de vivirlo. Es vivirlo. Es una revuelta contra la ciudad, contra lo urbano y lo metropolitano. Contra todas sus políticas de buena conciencia, ciudadanas, es decir policiacas. Es una tensión contra el embellecimiento, esa belleza que desecha lo considerado sucio, pobre, feo, arruinado. Nuestras arquitecturas son manchas, cuerpos indeseables que cuestionan lo público del espacio.

Con este número les invitamos a levantar refugios, moradas y barricadas. Espero que lo disfruten.

[divider]

Editor invitado: Tadeo Cervantes Unicornio marginal, princesa caramelo, pasivista no de a pie de a culo, 21 veces primavera. La vorágine, la imposibilidad de ser Tadeo Cervantes. Normal por imposición, más anormal por convicción.

[divider]

Artistas en portada:

Sonia Madrigal vive y trabaja en Nezahualcóyotl (Estado de México). Su obra explora distintas narrativas visuales para reflexionar, de manera personal y colectiva, en torno al cuerpo, la violencia y el territorio, enfocándose principalmente en el Oriente de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

http://soniamadrigal.com/

Instagram: https://www.instagram.com/sonicarol/

[divider]

Alejandra Aragón vive y trabaja en Ciudad Juárez ( Chihuahua). Mi trabajo fotográfico, audiovisual y de recuperación de imágenes de archivos propone un acercamiento a las distintas complejidades de la ciudad en la que habito. Desde lo personal y colectivo, lo documental y lo sensible, exploro los vínculos entre violencia, memoria, vida nocturna, así como testimonios de mujeres. Con esto intento representar aquello que constituye el imaginario y la diversidad de identidades de esta región fronteriza.

Instagram: https://www.instagram.com/aleprendelaluz/

https://cargocollective.com/alejandraaragon

[divider]

Este número fue editado con el apoyo de

Abrir publicación

Editorial #30 «Cuidados»

portada por Alex XAB

“En un contexto patriarcal, el cuidado es una ética femenina;

en un contexto democrático, el cuidado es una ética humana.”

Carol Gilligan

 

EDITORIAL

 

¿Qué es el cuidado? ¿Quién cuida a quien cuida? En este número, Hysteria! pone sobre la mesa el tema de los cuidados para hacerlo visible, dignificarlo y revalorarlo; darle el lugar y la importancia que históricamente no ha tenido, al tiempo que propone ver su concepción desde múltiples voces, perspectivas, estilos, necesidades y experiencias.

Los cuidados son un trabajo tan cotidiano que se ha invisibilizado, insensibilizado y normalizado en todos los niveles; asociados casi inevitablemente con las tareas domésticas, son imprescindibles para la vida: alimentarse, mantener una higiene personal, tener ropa limpia y un espacio aseado permiten el desarrollo de cualquier persona:, la falta de ellos pone en desequilibrio cualquier tipo de actividad de la esfera pública. Su aportación es tan significativa, que si fuera remunerado económicamente supondría casi una cuarta parte del Producto Interno Bruto (PIB) de nuestro país.

Como vemos, los cuidados son la base y mantenimiento del bienestar social; sin embargo, a pesar de su importancia es un trabajo desapercibido, infravalorado, que se circunscribe a lo familiar, cuando en realidad se trata de un asunto público.

Existe una “tradición” histórica de cuidados que indica, como obligación tácita, que debe ser  ejercido por mujeres y por extensión, personas leídas «en femenino»; envueltos en valores y cargas emocionales, han generado una concepción cultural de que ellas deben ser las principales responsables del cuidado y asistencia de las personas al interior del hogar, incluso, extendido a la racialización de quienes suelen ser las trabajadoras domésticas en las casas de personas con poder adquisitivo. Este rol de género impuesto en las mujeres ha servido para aislarlas de la esfera pública, la política, la cultura e incluso de la historia y anclarlas al ámbito familiar y privado.

La lucha histórica de las mujeres por su emancipación y por ejercer sus derechos con libertad avanza, sin que cambien aún la labores del mantenimiento cotidiano de la vida. Por ejemplo, con la incorporación de la mujer al mundo laboral debió ocurrir algo similar a la inversa, la integración del hombre a las labores domésticas. Los derechos que las mujeres han conseguido no han sido traducidos en una escala de igualdad de actividades, sino en el incremento de sus jornadas dentro y fuera de casa.

Es necesario reflexionar sobre la importancia del cuidado y diluir la idea de que es una competencia exclusivamente femenina: ser conscientes de que se trata de una capacidad común y necesaria a todos los seres humanos que nada tiene que ver con el sexo – definición de género, por lo que es imperante cambiar el pensamiento de lo masculino/femenino, lo público/privado y modificar la percepción cultural de que los cuidados y los trabajos domésticos se dan por obligación o que corresponde ejercerlos a determinado tipo de personas.

 Los cuidados no solo se circunscriben a la crianza y cuidado de enfermos/as o personas dependientes, existen muchos tipos de cuidado, y se realizan de múltiples maneras, abarcando una enorme gama de tonalidades, como los cuidados afectivos y las, ahora tan urgentes y necesarias redes de apoyo entre mujeres, personas trans, personas con discapacidad, etc. Necesitamos seguir tejiendo entre nosotrxs, busquemos y multipliquemos esos cuidados positivos, cuidemos los afectos, los cuerpos, los deseos. Diluyamos las fronteras entre unx mismx y la/el otrx para relacionarnos a través de los cuidados recíprocos. Consideremos el cuidado como una necesidad mutua más allá de jerarquizaciones de género para promover la igualdad de oportunidades y obligaciones y visibilizar el cuidado como lo que es: la base para la producción/reproducción/disfrute de la vida con dignidad.

[divider]

Editora invitada:

Alejandra Buenrostro(Ciudad de México). Egresada de la carrera de Comunicación por la UNAM, FCPyS-SUA. Ha trabajado como periodista independiente, como creadora de contenidos para educación y actualmente realiza la investigación con el tema, “La otra cara de la enfermedad: Mujeres cuidadoras, preservación del rol femenino”.

Le gusta pensar que los grandes cambios se realizan a través de pequeñas acciones que llama micro-revoluciones. Así como micro-revolucionaria intenta, incansablemente, ser constante y congruente.

*Número editado con el apoyo de Fundación Jumex Arte Contemporáneo.

Abrir publicación

Editorial #29 «TRANS*»

portada por Alex XAB

Hysteria Revista presenta este número dedicado a las resistencias trans* gestadas en Abya Yala. Resistencias múltiples que se expanden, se rizoman y que enraízan nuevas formas de aproximarnos al sentí-pensar de las vidas trans*.

Nuestras vidas importan, existimos porque resistimos, nos resistimos al borramiento de nuestras historias de lucha. Lo que presentamos aquí es un archivo vivo de memorias trans* que, tomando el arte y la poesía como puentes a partir de los cuales compartir, la voz se extiende e interpela el mundo de la objetividad. No se puede producir teoría trans* sin la piel y tampoco sin la colectividad. Nuestra propuesta es que estas voces se expandan y que se encarnen desde sus propias narrativas, convocamos la vida misma como punto de partida para generar contra-pedagogías, trans*feminismos y políticas trans* que emancipen el deseo y lo vuelvan más político. AQUÍ ESTA LA RESISTENCIA TRANS*

Editoras invitadas Lia García y Jessica Marjane Durán

***Número dedicado a todxs y cada unx de nuestrxs compañerxs asesinados por la transfobia imperante de nuestros territorios en resistencia. Abya Yala Trans* Resistencia.Número dedicado a todxs y cada unx de nuestrxs compañerxs asesinados por la transfobia imperante de nuestros territorios en resistencia. Abya Yala Trans* Resistencia.

[divider]

Número editado con el apoyo de Fundación Jumex Arte Contemporáneo.

Abrir publicación

Editorial #28 «Subversiones Gráficas»

Editora Invitada y artista en portada Iurhi Peña 

 

Vivimos en una era de imágenes mediatizadas que constantemente aparecen delante de nuestros ojos, dándonos todo tipo de mensajes, noticiosos, banales, cómicos, profundos, violentos, todo pasa por nuestras pantallas que alimentadas por algoritmos, pretenden conocernos mejor de lo que nos conocemos a nosotrxs mismxs.

Texto e imagen se vuelven los lenguajes más inmediatos entre la población híper-conectada. La cercanía forzada y la capacidad de establecer constantemente un contacto superficial con muchas personas limita el diálogo y la profundidad de los mensajes. Es en este contexto en el que nos encontramos, y desde ahí apreciamos el potencial subversivo que tienen las imágenes que buscan desestabilizar los cánones de representación del género, la sexualidad y la diversidad corporal.

Son las corporalidades excluidas y violentadas en el espacio público las que están tomando la palabra para generar imaginarios incendiarios con la intención de para infiltrar en el imaginario colectivo, maneras alternativas de construir la identidad, vivir el cuerpo y formar comunidades de alianza, con el objetivo de subvertir el estado de las cosas, generando diálogos que se exteriorizan en acciones de resistencia al aparato hetero-patriarcal.

La violencia puesta sobre las corporalidades femeninas y feminizadas, está generando en  reacción un deseo de justicia tan grande como son de graves tales actos de agresión. Las imágenes que llaman a romperlo todo, a la autodefensa y a abandonar el estado de indefensión construyen el diálogo que estos cuerpos tienen entre sí y consigo mismos.

Por eso proponemos:

Toma la imagen, destruye los cánones impuestos, narra con tus trazos lo que nunca has dicho antes, goza tu cuerpo, rompe el adoctrinamiento, dibuja desde tus propias experiencias, interpela a lxs otrxs, haz alianzas con quienes son como tú para señalar lo que nos destruye ahora e imaginar lo que podríamos construir mañana, rechaza a todo aquel que quiera hablar por ti, esta subversión la tramamos desde la autorrepresentación y la imaginación colectiva de otros mundos posibles en los cuales vivir y desarrollarnos.

[divider]

Iurhi Peña. (MX) Estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas U.N.A.M.

iurhi

Hace arte, ilustra y fanzinea desde la editorial independiente Beibi Creyzi

https://www.facebook.com/BeibiCreyzi/

Abrir publicación

Editorial #26 «Jocosxs y Jacarandosxs»

dibujo de portada por Alex Xavier Aceves Bernal

Con este número reconocemos el maravilloso trabajo de lxs compañerxs que cotidianamente usan su creatividad para hacer desde la comedia críticas mordaces al sistema patriarcal, aquellxs quienes trabajan para sacarnos una sonrisa en los momentos más duros de la lucha feminista y en la lucha diaria en general; que usan su rabia y la transforman en carcajadas, y que con ello nos curan las heridas, brindándonos un rayito de sol y alegría para compartir en comunidad.

Desde hace 5 años en Hysteria! Revista nos hemos comprometido con la tarea de reivindicar nuestro derecho a la alegría, a gozar, a sonreír, a estar juntxs y a permanecer vivxs, sanxs y segurxs. Creemos que la alegría, la alianza y los afectos son espacios políticos muy importantes para la lucha feminista y el humor es una de sus mejores herramientas de subversión.

Hay quien dice que los mejores amigos del humor son el dolor y la tristeza, pues se nutre de ellos, los hace manejables, los transforma y sonrisa a sonrisa va desactivando los efectos nefastos que tienen en nosotrxs, haciéndonos ver que no todo está perdido, que podemos regresarle la mordida al patriarcado, a la precariedad, a la vida, con nuestras carcajadas.

Nuestra Venganza Es Ser Felices

Abrir publicación

Editorial- Especial 5 Aniversario

Este abril de 2018 Hysteria! Revista cumple

Portadita-de-portaditas--smll

Para festejarlo decidimos pedirle a algunxs de nuestrxs colaboradorxs y amigxs que nos compartieran su top 5 de Hysteria! para recordar lo que hemos vivido juntxs e imaginar colectivamente lo que podemos llegar a ser.

¡¡5 años, 25 números, 2 fiestas y contando ;)!!

¡¡¡¡¡Estén pendientes de la fiesta que estaremos organizando para celebrar con ustedes!!!!

XOXOXOXOXOXOXO

 

Abrir publicación

Editorial #25 «Mirando Nuestro Envejecer» Enero-marzo 2018

1 portada2

Editorial 3

Canas vemos….

Esta es la entrega final del Número 25 dedicado al Orgullo Ruco. Más de 60 artículos textuales y visuales dejan ver el interés general por comenzar a dialogar sobre un tema que la mayoría prefiere dejar pasar. Porque duele, porque asusta. Sin embargo urge reflexionar sobre el tema se tenga la edad que se tenga. En estos tiempos en que cada vez hay más gente que no quiere tener hijos, en que las familias se han fragmentado tanto, en que no todo mundo tiene acceso a un fondo de retiro, especialmente las mujeres que no trabajan en oficinas, ¿Tienen idea de cómo será su vejez? ¿Habrá alguien para cuidarles? Es a todo dar ser independiente y vivir sola o solo, pero… ¿y si se enferman? Y es que detrás del miedo a la vejez está la muerte.

Pero no nos pongamos dramátiques, que siempre se puede hacer algo. Para empezar, pensar. Pensar y ver hacia adentro y hacia afuera. Hacia el propio espejo y al espejo de quienes nos rodean. Aunque se tengan 20 años. Y después actuar en consecuencia: respetar a rucas y rucos, y si ya estás en esas, “performar” la ruquez de una manera distinta, no gris, no decadente, no triste, sino buscar caminos que devuelvan a la vejez a su sitio original, armar un consejo de sabies, retomar y manifestar el poder acumulado en lugar de hacerlo a un lado. En fin, que propuestas habrá un montón.

Quiero agradecer a todas, todos y todes quienes escucharon el llamado. Hicimos de este número algo estupendo y que marca un hito en la manera en que se ve la vejez. También quiero agradecer, de manera muy especial, a Ivelin Buenrostro por todo el apoyo y el gran esfuerzo que ha hecho para crear este foro Hystérico, junto con Liz Misterio, y que está por cumplir 5 años de existencia, con mi deseo de que Hysteria! no muera nunca. Agradezco por supuesto la invitación, que me ha dado la oportunidad de ampliar mi trabajo sobre el tema y que dará frutos posteriores. Y a eso voy: este año haré una curaduría de los materiales recibidos para una exposición en el Museo de la Ciudad de Querétaro y además otra para un diálogo con nada menos que Vida Yovanovich en el Museo de Mujeres Artistas Mexicanas MUMA (museodemujeres.com), así como la posible publicación sobre esta experiencia en la revista Discurso Visual publicada por el Cenidiap (Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas, perteneciente al INBA), que tendrá a Julia Antivilo como editora invitada.

Así las cosas, canas vemos, saberes y potencias no sabemos. Pasen a ver las excelsas series fotográficas de Diego Moreno y su abuela, de la catalana Cristina Fernández y de Luis Enrique Pérez. Los dibujos que hizo Mónica Mayer de su tía Anita, el video de Lucero González y el de Nina Sobell, y la entrevista en video de Agnès Btffn, (caray, ¡de lujo este número también!). Lean, lean a Pilar Rodríguez Aranda, Karla Antuna, María del Carmen Suárez, Julián Zapata, Fabiola Esquivel, Citlally Villarejo, María Antonieta Contreras, a Isaac Osorio y Amaia. Pasen por sus memelas rucas y, por qué no, acérquense a mi íntima selfie-novela.

Y de paso, ¡¡lleven sus camisetas, o bolsas o tazas del orgullo ruco!! ¡No se hagan!

Elizabeth Ross, 7 de marzo del 2018.

 

Fotografía Yolanda Relinque
Fotografía  de obra de Yolanda Relinque

 

Editorial, Parte 2

Viejos… los cerros

Con gran sorpresa y satisfacción nos encontramos con que la recepción del tema del envejecimiento, que pensamos sería difícil de abordar y que tendríamos pocas propuestas, ha superado nuestras expectativas y nos ha llegado tal cantidad de materiales que hemos decidido extendernos un mes más. Esto es: Hysteria! suele publicarse en dos emisiones y esta vez llegarán a tres, lo que se ha convertido en un ¡Hecho histórico! Que viene muy a tiempo para las pre-celebraciones de los 5 años de existencia de esta revistaza dirigida por Ivelin Buenrostro y Liz Misterio.

     Es cierto que el hecho de envejecer está siendo reformulado socialmente. Es ya casi una moda y cada día vemos en las redes sociales a mujeres y hombres en toda su potencia a pesar de sus cien años. Es buena esta moda en la que se resignifica la experiencia y juventud acumulada de la que habla Julia Antivilo. Creo que el cambio comienza con la percepción de lo que significa la vejez, tanto nuestra como ajena, y espero que se trasforme más bien rápido en verdaderos cambios sociales que lleguen a las políticas públicas y se coloque a las personas de la llamada tercera edad, que bien puede ser la quinta o sexta, en el lugar que merecen y no sean/seamos sólo carne de limosnas de sedesol o walmart.

     Esta vez les tenemos 19 artículos, entre los poemas de Magali Cid y Sergio Haro, un cuento de la escritora andaluza Josefina Martos Peregrín y la segunda parte del cuento de Adriana González Mateos y los textos de Julia Antivilo, Enrique Guerrero, Brenda Raya, Felipe Parra y Gloria Luz Rascón. En el terreno visual tenemos los videos de la artista finlandesa Helina Hukkataival y del colectivo veracruzano Espiral Creativa, además de la invitación a pasar a ver el de Evelin Stermitz, quien creó el primer archivo de videos feministas en ArtFem.TV. Rosa Borrás nos permite mirar y leer su hermoso diario y Marta Rial comparte un texto y las pinturas que dedica a sus abuelos. Sin desperdicio los varios ensayos fotográficos, comenzando con el de la grandísima Martha Wilson, la otra grande que es Ventiko, la colombiana Aleha Solano y míos. Y para terminar quisimos ver cómo es que los tatuajes envejecen junto a la piel que han acompañado.

Disfruten, asómbrense, reconfiguren.

Elizabeth Ross

Portada-#25-web

Mirarnos en los otros espejos

Editorial Parte 1

Existe en Estados Unidos, donde todo puede suceder, un grupo llamado inmortalista, surgido a partir de las teorías de Aubrey de Grey[i], que cree que la gente está en un “trance pro-envejecimiento”, una estrategia sicológica basada en la creencia de que envejecer es inevitable. Los inmortalistas pretenden no envejecer…o morir en el intento.

Es verdad que las ansias por la fuente de la juventud han sido globales y eternas, que ahora las esperanzas en las nanotecnologías y más allá se centran en que, finalmente, éstas puedan hacer que el cuerpo (que cuente con los suficientes recursos económicos) pueda mantenerse en un eterno estado rozagante, potente y aterciopelado. Se quiere desafiar al proceso vital intentando esquivar la decadencia de las células y la consiguiente flojera de la sinapsis neuronal. No es solo alargar la vida, sino la juventud-divino tesoro, a la vez que nos permitimos el exceso de los placeres posmodernos en un entorno que obliga a respirar, comer y utilizar mierda.

Es cierto que en el mundo hay personas centenarias muy sanas, que la dedicación de por vida a una disciplina como la danza, la yoga, las artes marciales o la gimnasia permiten un cuerpo ágil, flexible, saludable y de larga duración. Pero de la arruga nadie se salva a menos que pague por sus buenos liftings, corriendo el riesgo de convertirse en otra persona más cercana a la caricatura que a lo que se deseaba parecer, además de que se olvida que los liftings son  sólo externos. Sin embargo ni las disciplinas físicas constantes ni los buenos cirujanos plásticos están al alcance del 99% que somos, así que con o sin trance, y con la carga neoliberal y sus consecuentes males sobre los hombros, enfrentamos el envejecimiento de nuestro cuerpo, el cual utilizamos durante esa juventud tan adorada como si fuera el plástico de Barbie para experimentar toda clase de aventuras, sensaciones y vivencias que a la larga, maldita sea, pasan la factura.

La medicina moderna ha alargado considerablemente el espectro de vida. Ya no morimos a los 40 y los 60 dejaron de ser una grosería sexagenaria que carece de sexo y, al menos en Occidente, existe todo un movimiento del Orgullo Ruco que reivindica, dentro del arcoíris de reivindicaciones, el llegar a “avanzada edad “con pleno uso de las facultades consideradas patrimonio juvenil y el derecho al desbarre y el gozo. Claro que, como movimiento occidental, considera a quienes tienen el privilegio de no partirse el alma tratando de sobrevivir (usualmente blancos y/o ricos), excluyendo a ese gran segmento de la población (nuestro 99%) cuya esperanza de vida también es mayor – si es que logra seguir su curso natural-, y que se convierte en problema político-social al envejecer.

Desde los cuerpos diversos se vive el envejecer de manera distinta. La percepción del paso del tiempo se relaciona con la calidad de vida, los caminos elegidos o forzados, la propia conciencia del estar en esta Tierra. En algún momento –que puede llegar antes o después-,  inevitablemente nos damos cuenta de que la juventud es fugaz como la primavera y que la vida insiste en marcarnos por fuera y por dentro. Y aunque el envejecer es un metadato que nace con nuestro cuerpo y que cada año, cada día, va tomando preponderancia, la mayor parte de nuestro tiempo insistimos en hacer caso omiso, nos entretenemos en maquillarlo, negarlo y odiarlo, hasta que no queda más remedio que rendirse y aceptarlo: envejecemos y hay que ver qué hacer con ello.

*******

Es un lugar común pero verdadero decir que esta cultura es adoradora de la carne joven, sin embargo es imperativo que en verdad podamos mirarnos en los otros espejos tanto como en el nuestro para pensar y resignificar a la vejez, la nuestra y la ajena. Con este número 25 de Hysteria, hemos querido comernos este tema con todo y sus espinas. Lanzar una provocación intergeneracional con vinagre para liberar esos demonios contenidos y colectivizar lo que sentimos al respecto. Cómo nos vivimos, cómo nos imaginamos, cómo queremos y no vivir nuestra vejez  ( i n e v i t a b l e ).

Con gusto inmenso acepté la invitación a ser editora huésped, ya que es el tema que vivo e investigo como mujer y como artista. Invité a mi vez a otras artistas de aquí y de allá que, intuía, les interesaría colaborar con su reflexión, ya fuera visual o textual. Se abrió una convocatoria con alcance más allá del público asiduo de Hysteria! y el resultado ha sido más que espectacular. Las dos emisiones cuentan con un gran número de materiales de gran calidad, nacionales y extranjeros. Contamos con participaciones súper especiales como la de Martha Wilson, que generosamente concedió la utilización de varias de sus potentes obras,  o la de Sue Williams, a quien no podíamos mas que darle la portada: “ Deja de hablar como si la edad no te escuchara”.  Ellas, entre muchas otras personas reconocidas y emergentes, de ambos hemisferios e incluso del otro lado del mundo, colectivizan en Hysteria! su voz, su cuerpo, sus demonios y su espejo.

Algo de lo más interesante es que hay varios materiales enviados por hombres, la mayoría jóvenes, que abordan el tema de la vejez desde su persona y sin filtros. Este número doble contiene ensayos, cuentos, poemas, anecdotarios por un lado, y ensayos fotográficos, ilustraciones, fotografías, pinturas y videos por el otro, que enriquecen este diálogo colectivo que Hysteria! y esta su ruca favorita han procurado, en un momento en que en Occidente se reconsidera y reivindica la vejez, o la ruquez, como algo que aporta valor a la sociedad. ¡Vamos! Como en la antigüedad, donde se reconocía la experiencia vivida como un verdadero divino tesoro, el activo más valioso que permitía la supervivencia de su comunidad.

Bueno, lo aceptamos: somos rucas, somos rucos, ruques, o vamos a serlo en un momento dado. Es –tal vez todavía- inevitable. Está bien (nos decimos), aceptamos la decadencia corporal, pero eso no es una carga ni una desgracia, sino el orgullo de vivir. El orgullo ruco.

Elizabeth Ross

Aquí en la Ciudad de México

Enero del 2018 (quién lo creyera).

[divider]

[i] https://es.wikipedia.org/wiki/Aubrey_de_Grey

[divider]

Editora Invitada
Elizabeth Ross. Con más de 25 años de práctica, crea y colabora en proyectos artísticos y socialesElizabethlittleprivilegiando procesos participativos. Su obra ha tocado puerto y base en espacios cerrados, públicos y silvestres de las Américas, las Europas, en Turquía, Japón, Australia y China. Cree que todo lo que hacemos diseña la sociedad que somos y le interesa el devenir de las mujeres propias y ajenas. En su obra se avoca a lo cercano, porque sabe que todo cuenta en este hacer el mundo.
[divider]
Artista en portada
Deja de hablar como si la edad no te escuchara

Sue Williams  (Nomorepink/Nomásrosa), nace en Cornwall pero vive en Gales, donde ha desarrollado su carrera. Con un reconocible cuerpo de obra y un historial de exposiciones en los 5 continentes, el trabajo de Sue es de un dibujo crudo, poderoso, desafiante y cargado que habla sobre la sexualización de la sociedad occidental, el feminismo, el género y la cultura de un mundo complejo y frágil.

nomorepink.com

Abrir publicación

Editorial #24 Todo sobre mi cuerpo

Portada por FLOR DE LOTO
Portada por FLOR DE LOTO

Con esta edición Todo sobre mi cuerpo queremos manifestar que es de extrema urgencia que todas y todxs exijamos el derecho a gobernar lo que nos es más íntimo y cercano: nuestros cuerpos, a vivir libres de violencia, a defender nuestra integridad y nuestra vida con uñas y dientes, estamos en estado de emergencia, nos están matando. Este es un llamado a la acción y la alianza, porque no queremos ni una asesinada más, ni una presa por abortar más, ni una defensora de nuestros derechos perseguida más.

Nuestro medio durante 4 años se ha centrado en explorar las maneras en las que podemos responder a la violencia sistémica desde el placer, la amistad, la alianza y el compañerismo, en cómo podemos seguir siendo felices a pesar de la tragedia, en cómo podemos tejer en colectividad vidas dignas de ser vividas y continuamos con la firme convicción de que nuestros cuerpos son el primer espacio de lucha y que el defenderlos, cuidarlos, reconocerlos y quererlos nos es de vital importancia.

Dedicamos este número a todxs aquellxs que ponen el cuerpo en pie de lucha y resistencia por todxs aquellxs cuerpos que no le importan a los estados ni a la opinión pública.

[divider]

Sobre FLOR DE LOTO (Chile):   Como las flores que nacen blancas en medio de las aguas oscuras de las cienagas y SAM_23391pantanos de la tierra. Así florecí yo, pero rosada y escandalosa.

Advierto al publico que todo lo que están a punto de apreciar, no es más que la expresión viva de mi pasar por este mundo, púes mi trabajo se alimenta de la cotidianeidad, de lo ordinario, de lo común (pero oculto), aquello que a varias nos sucede pero que nadie jamás cuenta -ni mucho menos nos preparan para enfrentar- y que no por eso deja de existir.
En otras palabras, todo lo que hago viene del resentimiento de lo que ha tocado a mi cuerpo, a mi corazón y a mi cabeza, tras los días y las noches que he habitado este mundo.
Donde por avatares de la vida he descubierto cosas, cosas que no puedo callarme y que me provocan crear.
Como feminista, sostengo, creo y postulo –fervientemente– que siempre será un acierto que las olvidadas y las no nombradas nos tomemos la palabra y los lugares de este mundo desigual, ya sea con la boca, con las manos o con el cuerpo, pero que lo hagamos ya.

https://truekblog.wordpress.com/

 

Navegación de entradas

1 2 3 4
Volver arriba