Sexo verde

Ilustración Alex Xavier Aceves Bernal

Ilustración Alex Xavier Aceves Bernal

Por Maya Ayeis

En la habitación de un hotel encontré un folleto de juguetes sexuales, además de los productos que ofrecía, contenía un artículo que trataba el peligro de los ftalatos, (químicos que se hallan en las mezclas con que se fabrican muchos consoladores y que pueden provocar cáncer) de la exudación permanente, presente en el dildo que los fabricantes decidieron llamar auto lubricación; lo que exudan es kerosén, aguarrás, biodiésel, o cualquier otra cosa que ayude a disminuir costos y hacer un producto más transparente o carnoso.

Los ftalatos son sustancias que aportan flexibilidad y elasticidad a los plásticos, cuyo uso industrial está ampliamente extendido. Experimentos con ratones han demostrado que pueden dañar la salud de los roedores y, en menor medida, a los humanos. La precaución ha llevado a la Unión Europea a limitar la utilización de estos compuestos en juguetes para niños.

En Dinamarca, la Agencia de Medioambiente, informó que a través del embarazo o la lactancia, un feto o un recién nacido puede sufrir algunos problemas tras ser expuesto a ellos, en particular los niños varones debido a que la reducción de la testosterona causa algo llamado feminización de los futuros varones, mientras que un adulto está razonablemente a salvo de estos compuestos. Los machos roedores renuncian a algunos hábitos propios de su condición sexual. Estos materiales son demasiado parecidos a las hormonas masculinas; por eso mismo, pueden causar alteraciones en el sistema endocrino que es más sensible en fases tempranas del desarrollo.

Los ftalatos están peligrosamente presentes en gran cantidad de productos que nos rodean: manteles, pisos, pinturas, barnices, empaques de comida, artículos de belleza, cosméticos, biberones, utensilios para bebé, en el aire que respiramos, en ¡el vinil!, no únicamente en juguetes sexuales; además se recomienda usar los juguetes con condón, sea tóxico o no. La alarma producida por las frases en el folleto me llevaron a visitar la página sexoverde.org.; donde, casualmente, mencionan que los únicos que no utilizan esos químicos en sus productos son los que venden los artículos del folleto del hotel. Sí, así de alarmista resulta ser. El peligro de los ftalatos es real, como es real que esta alarma es solo publicidad y que si tienes dudas de la composición del juguete que usas, utilices condones, guantes, etcétera.

Total que buscando en sexoverde.org.,encontré bajo el término sexo verde cuestiones relacionadas básicamente con la ecología como Los diez mandamientos que, en 2008, Greenpeace México publicó como las reglas que debe seguir un ecosexual para tener un sexo sustentable y amigo de la tierra; con una óptica similar a la que aborda el libro de Begoña García, Eco Sex o cómo disfrutar el sexo ecológicamente.

Te presento los mandamientos de Greenpeace y algunas opiniones de la doctora Begoña García.

1. Apaga las luces. El jugueteo verde.

Cuando se trata de preámbulos y juegos sexuales, en una pareja, es cierto que no hay más regla que la de hacer sentir bien al otro y disfrutar el momento. Sin embargo, para un ecosexual, la cosa cambia.

Si bien, se puede preferir acompañar el acto sexual con una película ad hoc o música motivante (a menudo, las imágenes dejan de interesar y no hacen más que distraer la relación, malgastando energía); es por eso que la española Begoña García aconseja un striptease en reemplazo de una película erótica, además apagar televisores, equipos de música o computadoras. Para eso lo mejor es desenchufarlos ya que muchos de ellos se mantienen en modo stand by, consumiendo electricidad. “Desconectarlos de la red no sólo reduce el consumo, sino también las emisiones de dióxido de carbono que impactan en el medio ambiente provocando el cambio climático”, comenta.

Para aquellos que les gusta mirar las expresiones y el cuerpo de la pareja durante una relación sexual cuando se hace de noche, puede significar un desincentivo si no hay una luz cerca, ante eso, un ecosexual optará por focos de bajo consumo.

2. Come frutas de la pasión (frambuesas, cerezas, moras, frutillas) libres de transgénicos y pesticidas.

3. ¿Amor a toda costa? En vez de fomentar la sobrepesca de mariscos afrodisíacos, apoya los proyectos sustentables de las comunidades que ofrezcan aceites y jabones biodegradables que sirvan para aumentar la libido.

4. Amor reciclado: Decora de manera linda, e incluso cursi, envases de productos empaquetados para guardar ahí condones, lubricantes, juguetes, etcétera.

5. Usa ecolubricantes: “Nunca uses lubricantes hechos a base de petróleo, como aceite o vaselina, por ejemplo. Usa los que son a base de agua y otros que son resistentes a esta como los de silicón”.

En cuanto a la resequedad femenina, la doctora aconseja el uso de lubricantes naturales, como el aceite de oliva, de coco (que además da vigor a los órganos masculinos). Eso sí, advierte que se estos no deben ser utilizados con diafragmas o preservativos porque los pueden dañar. Sobre estos últimos, los condones, García sugiere que sean 100% naturales, “de origen orgánico, sin olor ni sabor y lubricado con un lubricante neutro a base de agua”.

6. Esclavo de la pasión, no del petróleo: Mucha ropa y accesorios que se comercializan para los juegos sexuales están hechos de PVC o vinil, que pueden generar químicos muy tóxicos. “En lugar de eso opta por accesorios de sustancias naturales como el caucho, látex o piel”.

7. Ahorra agua en pareja: Comparte la ducha. “Recuerda que más de 500 millones de personas no tienen acceso al agua limpia y corriente”.

¿Ducha juntos? Mejor un pequeño remojón

Si bien una ducha con la pareja podría ayudar a reducir el consumo de agua en una casa, tener sexo mientras se bañan puede llevar a descuidos, como dejar correr el agua; algo que dista mucho de ser ecológico. Además, a veces resulta incómodo; sobre todo si se toma en cuenta, tal como lo confirma García, “La vagina se reseca en remojo”.

Para un buen momento en la ducha, la doctora propone dejar muy poca agua en la tina, mientras se dan masajes y se enjabona. “Un fino hilo de agua recorriendo nuestro cuerpo mientras las manos liberan la piel de espumas puede ser mucho más excitante que un chorro intenso y potente de agua a presión”, afirma.

8. Cama sustentable: Asegúrate que tu cama de madera esté hecha con material sustentable, que esté certificada por organismos como el Forest Stewardship Council. Por ejemplo, recomienda que la cama esté firme, ya que se requiere cuando se practican diversas posturas e intensidades, que no solo sea un diseño que agrade, sino que también tenga materiales ecológicos y dure por muchos años. “¡La cama es para disfrutarla cuando más mejor!”.

“Si soñamos con atar a nuestr@
ecoamante a los barrotes, el hierro o aluminio, metales abundantes en la naturaleza, suelen ser muy duraderos y, además, son 100% reciclables”, asegura García, antes de prohibir el uso de cualquier cama que tenga plástico.

El material más natural es la madera, pero nada de aglomerados procesados con colas y otros adhesivos que desprenden partículas volátiles al medioambiente con cada uno de nuestros eróticos movimientos”, aconseja la doctora. Demás está decir que aquellas elaboradas con maderas tropicales quedan rotundamente fuera de la lista de posibles compras.

En cuanto al colchón, García pide averiguar si están hechos con espuma de poliuretano, látex sintético u otros materiales tóxicos que contaminan. En cambio, recomienda adquirir aquellos hechos con elementos orgánicos: látex natural, lana o algodón. El futón parece ser una opción ideal, ya que además de cómodo, “es natural, orgánico y biodegradable, porque se trata de una funda gruesa de algodón rellena de algodón de fibra corta”.

9. Sexo verde: Utiliza ropa orgánica y opta siempre por lo natural.

10. Haz el amor, no la guerra

Por último, ¿Qué tal el movimiento activista ecoerótico Fuck for forest?

Fuck for forest es una organización ecológica y erótica sin fines de lucro cuyo objetivo es “liberar nuestras mentes, estar más en contacto con la naturaleza, con nosotros mismos y con el planeta”, explica Ellingsen a BBC Mundo. Han recaudado más de $345,000.00 dólares, gracias a los internautas que pagan para ver los contenidos de su página web: fotos y videos de sexo explícito cuyos escenarios suelen ser al aire libre. Tienen más de 1,300 activistas en todo el mundo. Saltaron a la fama en el año 2004 cuando Johansson y Ellingsen copularon en vivo en el escenario durante un concierto de rock en Noruega.

Cuéntame, ¿qué opinas al respecto?

  • CONTACTO Condonería . Coyoacán

    Gracias por este artículo, no podíamos concretar mejor la información y exponerla con tips y toda la cosa en tienda, asi que gracias por éste apoyo. Nosotros advertimos al comprar y al vender productos ésta y otras características. Afortunadamente mucha gente nos pregunta antes de comprar los riesgos que puede tener un producto para su salud o para el ambiente, y a quien no nos pregunta, pues se lo informamos. Sin duda éste y otros artículos hacen que queramos seguir y seguir en esta página. 😀

Scroll To Top