Obra Negra, el sublime acto de obrar mal

Obra Negra, el sublime acto de obrar mal

por Alix Patiño

Las siglas ON que abrevian el nombre Obra Negra otorgan significados transversales que encarnan en el cuerpo del acrónimo de manera coexistente:

III. ON invertido: NO / Siglas de un Mal Obrar / Negatividades en grises / Brújula que muestra significados que son desde la destrucción, indica propósitos variables pero siempre con principios direccionados hacia el mal; La posición de la brújula que designa un presagio, cual oráculo, cual maldición echada al azar.

Crematorio-sahumerio de cabello

Crematorio-sahumerio de cabello

II. [ADV] on (performing): en escena; on (in operation): to tur on = encender; Interruptor que enciende el sistema operativo del mal obrar.

I. Parte de la historia de Obra Negra sucede a partir de la ocupa fallida que realizamos hace algunos meses en una casa abandonada ubicada dentro de la Colonia Regina en el Municipio de Monterrey.  A medio construir y en avanzado estado de putrefacción la casa nos recuerda a su vez que nos re sitúa dentro del territorio en ruinas en el que ya hace un tiempo morimos mientras que nuestros órganos continúan operando. Destrucción que contagia de horizontes entrópicos a nuestros cuerpos.

Ganadorxs de la rifa de objetos robados. Patocinadores: el Palacio de Hierro, HEB, Suburbia, Soriana, Sanborns, Wallmart y 7 eleven

Ganadorxs de la rifa de objetos robados. Patocinadores: el Palacio de Hierro, HEB, Suburbia, Soriana, Sanborns, Wallmart y 7 eleven

 

Mal pensar/mal decir/hacer mal *

 por Ese Chamuko

*Texto a propósito de la sesión de performace acts: ‘Obra Negra, el sublime acto de obrar mal’

‘Sin fe, sin miedo’

En un contexto donde conviven y se violentan conformes, inconformes, revolucionarios, conservadores y mucha crítica mass mediatizada por el consumo de información y posturas respecto a la realidad de un país y de un mundo en decadencia constante. Así los clamores de justicia y mejor vivir son cada vez más grandes, complejos e imposibles.

Como humanxs y como Obra Negra reivindicamos el legítimo uso de la venganza, el actuar de mala fe, la mala palabra, el mal de ojo, la mala intención, el mal pensar, la mala leche y diversas formas del obrar mal como vías para mejorar nuestras vidas ya sea de forma personal o colectiva. Fomentamos la intolerancia y la falta de respeto ya que las buenas formas y modales, la creencia en la justicia y demás formas civilizadas de proceder aparecen dese hace tiempo como promesas remota de que todo puede tener un final feliz. No lo creemos así, hay que tener fe para creer esto.

 

La justicia es para creyentes, la Bien-ganza es nuestra

        La ley y la justicia son viejas creencias que muchos siguen legitimando, desde el político conservador, el fanático religioso y el fanático revolucionario. Nada raro en un país católico donde la Ley del hombre laico se mimetizo con la antigua ley de Dios. La justicia, el juicio al culpable, al pecador es justificada desde la idea del infierno el terrible lugar en donde se purgan las condenas de todxs lxs que se han desviado el ‘buen’camino. La versión laica y moderna de esto son las prisiones y los manicomios. Sabemos de antemano que la Ley no es justa, mas sin embargo grandes masas de gente inconforme e ingenua salen a las calles en peregrinaciones politizadas para exigir a ‘los poderosos’ a ‘los de arriba’ que les cumplan el milagrito de la justicia, la paz, el bienestar, el paraíso. La plegaria se movió de lugar: de la casa de Dios al palacio de gobierno. Igual el ‘todopoderoso’ es sordo. Esa gente ‘de arriba’, no esta arriba esta aquí y ahora, son tan reales, miserables y mortales como cualquier hijx de la chingada. Esta idea de ser ‘lxs de abajo’, ‘lxs nadie’, ‘lxs sin voz’  delata más bien una especie de subdesarrollo de la autoestima. Y es en ese punto de auto-victimización que es viable encargarle sus deseos de un mundo mejor a una instancia superior, más allá de unx mismx.

Vive sanamente, toma Bien-ganza

Obrar mal tiene que ver con modificar el punto de ver, vivir y actuar esto desde el mal, el mal entendido como lo opuesto al deber ser del ciudadano civilizado y correcto, pues el ‘buen acto’, ‘la buena conciencia’, ‘el buen ciudadano’, ‘la buena persona’ ahora son figuras y formas de opresión.

El asesinato, el asedio, el bullying, el atentado, la difamación, el secuestro,en contra de todas esas aberraciones humanas que nos asedian desde su publicidad violenta e impositiva hasta los hechos materiales que trastocan nuestra vida cotidiana y la de otros. Ante esto y el absurdo de la plegaria justiciera alentamos la acción directa, urgente, planeada e in situ. Obrar mal por nuestro bien.

 

 

México, D.F. Julio 2015

Scroll To Top