La Vulva

por Assex* (Nuria Faus)

CDR753852-750

 

Dentro de la anatomía humana solemos llamar a cada parte por su nombre, una mano es una mano, una rodilla es una rodilla, sin embargo, es curioso que la vulva no es una vulva, es más conocida por ser un chichi, un coño, la flor, el chimichurri y un largo etcétera. Así que por ahí mal empezamos, porque esta cantidad de sinónimos creados para denominar a nuestros genitales externos ha creado confusión. De hecho, existen muchas mujeres, y por supuesto hombres, que confunden la vagina con la vulva. Es por ello que vamos, en este artículo, a llamar a las cosas por su nombre y a aclarar qué es, y qué cosas especiales tiene la vulva.

     La vulva es el conjunto de los órganos genitales externos de las mujeres. Se compone de varias estructuras diferenciadas: pubis, labios, vestíbulo y perineo. Dentro del vestíbulo podemos encontrar el orificio uretral, la abertura vaginal y el himen.

     Vayamos por partes. El pubis o, como románticamente lo denominan, monte de Venus, es la parte más discriminada y, actualmente maltratada por la depilación que en la actualidad es llevada al extremo. Y decimos actualmente porque, hasta los años 90, no existía la tendencia de llevar rasurado pubis hasta tal extremo. Por lo general, solemos pensar que depilarse la vulva es una forma de prevención de infecciones, sin embargo es totalmente lo contrario. Según un estudio publicado en el British Medical Journal, investigadores franceses afirmaron que las mujeres y hombres que se depilan completamente el área de bikini tienen más riesgos a infecciones, ya que, el vello genera una protección extra contra dichas infecciones. Otro estudio realizado en 2010 desveló que entre 18 y 24 años suelen rasurarse todo el vello púbico; entre 25 y 49, tan solo una parte; mientras que las mujeres mayores de 50 no tienden a quitarse nada. Estos resultados son curiosos puesto que, paradójicamente, cuanto más edad se tiene, mayor cantidad de vello púbico crece, por lo que la razón por la que nos depilamos el pubis es más bien una tendencia y una moda que una cuestión de salud.

     La vulva es una de las zonas del cuerpo más variable que existe, puesto que no existe una vulva igual a otra, todas son diferentes, sobre todo en lo que a los labios se refiere. Hay dos labios diferenciados en la vulva, los externos que tienen una piel más gruesa y una capa de grasa en su interior y donde también crece vello. Los labios menores se encuentran más al centro de la línea media y no tienen porqué permanecer dentro de los labios mayores, como muchas mujeres creen. En el interior de los labios menores podemos encontrar las ramificaciones del clítoris.

     ¿Ramificaciones del clítoris? Efectivamente, lo que vemos en la parte superior de la vulva es tan solo el capuchón y la cabeza del clítoris, tan solo la punta de un gran iceberg que se ramifica hacia los dos lados internos de la vulva. Sus estructuras son homologas al glande del pene, pero el clítoris es el único que está diseñado para el placer, ya que el glande interno del hombre tiene la función de proteger la uretra peneana.

     La zona del vestíbulo es altamente sensible al tacto y alberga también unos orificios microscópicos alrededor de la uretra llamadas glándulas de Skenne que son las responsables del tan últimamente nombrado squirting, expulsando un líquido seminal muy similar al semen de los hombres.

      Como podéis comprobar la vulva es muy rica en estructuras que hasta nuestros días han sido ignoradas e infravaloradas, puesto que albergan una gran zona para explorar y estimular muy interesante.

assex*ASSEX, Asociación de Sexualidad Edicativa / http://assex.es

nuriaNuria Faus: Psicóloga, Sexóloga y una apasionada del comportamiento humano. Vicepresidenta de la Asociación de Sexualidad Educativa (ASSEX), Coach Sexual y Asesora de Salud Sexual y Ocio Adulto.

 

Facebook ASSEX    Twitter: @_assex_    Web:http://assex.es/

Scroll To Top