La asistencia sexual: una alternativa controvertida

ilustración por Pola RG

ilustración por Pola RG

Por ASSEX* (Nuria Faus)

Tal y como se refleja en los Derechos Humanos y Sexuales, tod@s tenemos derecho a expresar nuestra sexualidad, a una autonomía e integridad sexual y sobre todo una equidad, opuesta a cualquier forma de discriminación, sea cual sea. Sin embargo en la práctica no parece que estos derechos los tengamos presentes cuando se trata de tocar algunos temas que, por su carácter moral, crean una gran controversia, como es en este caso de la asistencia sexual.

      La «Asistencia Sexual» es una herramienta humana que pretende ser válida para afianzar el derecho a una vida independiente en materia de sexualidad, destinado a aquellas personas con diversidad funcional que, por su situación, tienen dificultades para acceder a las relaciones sexuales de una manera “convencional”. Se trata, por tanto, de un medio cuyo fin último es garantizar que toda persona pueda tener sus derechos sexuales reconocidos.

     No se trata en ningún caso de prostitución, puesto que los objetivos son diferentes. El o la asistente sexual trata de enseñar una erótica nueva, a experimentar sensaciones placenteras, no sólo centrado en los genitales ni en el coito, sino implicando a todo el cuerpo para poder disfrutar de una sexualidad plena y satisfactoria. Entre los objetivos de la prostitución no se recogen estos objetivos. Además y, como contrapunto, las personas que suelen realizar una asistencia sexual están muy sensibilizadas con el tema de la discriminación y tienen conocimientos específicos sobre las distintas discapacidades, desarrollando con sus usuarios técnicas, mecanismos y herramientas útiles para sacar el máximo partido a la sexualidad. Sí que es cierto que la figura del o la asistente sexual se presenta como una intersección entre la asistencia personal y el trabajo sexual y es en este punto donde podemos confundir ambas actividades. Tal y como aporta Centeno Ortíz (2014) la asistencia sexual se entiende como resultado de dos perfiles profesionales: la asistencia personal y el trabajo sexual (empoderado).

«[] la asistencia sexual para personas con diversidad funcional es el espacio de intersección de la asistencia personal (materializa el derecho al acceso al propio cuerpo) y del trabajo sexual (se obtiene placer sexual a cambio de dinero)».

Centeno Ortíz (2014)

            También existe una gran diferencia en cuanto al marco legal, en la actualidad la asistencia sexual está considerada como un servicio de salud en algunos países como Suiza, Dinamarca, Suecia, Holanda o Alemania, donde la sexualidad está reconocida como un factor indispensable para la salud integral de la persona. Sin embargo, el ejercicio de la prostitución, de manera autónoma y libre, no queda reconocido en la mayoría de países, incluso está considerado ilegal en muchas partes del mundo, con las terribles consecuencias que eso conlleva.

            Desde el punto de vista moral, el debate está servido, incluso para profesionales más implicados con los colectivos a los que esta actividad va dirigida. A un lado se encuentra el punto de vista clásico, donde la sexualidad y la discapacidad son un tema tabú, percibiendo a este tipo de colectivos como personas que deben resignarse a no disfrutar de sus relaciones eróticas por sus dificultades físicas o psicológicas. Al otro lado se encuentra la “revolución sexual”, donde la sexualidad es reconocida como una parte integral del ser humano y debe ser respetada y cuidada en todos sus niveles.

            El desconocimiento de la función de l@s asistentes sexuales y las controversias morales son las responsables de que  en la actualidad continúe habiendo una gran desigualdad en la población en cuanto a derechos fundamentales se refiere.

*ASSEX, Asociación de Sexualidad Edicativa / http://assex.es es una organización independiente del trabajo que realiza un grupo de autogestión de asistencia sexual que lleva el mismo nombre. Aquí se explica la experiencia de ésta última: http://redined.mecd.gob.es. (Aclaración de Antonio Centeno).

nuriaNuria Faus: Psicóloga, Sexóloga y una apasionada del comportamiento humano. Vicepresidenta de la Asociación de Sexualidad Educativa (ASSEX), Coach Sexual y Asesora de Salud Sexual y Ocio Adulto.

assex

Facebook ASSEX    Twitter: @_assex_    Web: http://assex.es/

 

  • Antonio Centeno

    Para evitar confusiones, quede constancia que ASSEX fue/es un grupo de autogestión de asistencia sexual que nada tiene que ver con la asociación a la que pertenece Nuria Faus. Aquí se explica la experiencia de ASSEX http://redined.mecd.gob.es/xmlui/handle/11162/108587

Scroll To Top