Entrevista con Kira. Un licuado sonoro

Entrevista con Kira. Un licuado sonoro

*Agradecemos profundamente a Primitivo & Radio Nómada (Ricardo C. Betancourt) por haber realizado esta entrevista en su emisión dentro de CiberRadioMX, la cual tuvimos que recortar debido al formato, pero que esperamos pueda ser escuchada para que sientan la buena vibra del grupo.* Foto: David Barajas

Kira es una banda ecléctica conformada por Paulina (bajista y voz); Yaya (baterista y coros) y Diana(guitarra y voz).

Kira (antes Kira y las malditas) inició hace tres años gracias a la convocatoria para hacer una banda de garage sesentero por parte de  una ex-integrante (Rita). Tocan música propia con influencias verdaderamente variadas:

Todo nos atraviesa, desde el organillero hasta las rolas que tocaba mi jefe en la sala de su casa con su guitarra… el pop de los 80, el psicodélico setentero, Janis Joplin, Led Zepellin, Creedence… todo el rock clásico; el hard core, garage punk, lo que leemos, lo que sentimos cuando convivimos con otras personas. Hay bandas que tienen influencias muy claras, pero nosotras somos un licuado de diversidad musical. Nos definimos más por la frase de: “amamos lo que tocamos y tocamos lo que queremos”, simple, sin poner estereotipos sobre lo que “debería” funcionarnos.

En algún momento intentamos meternos en un canon de cómo vestir, vernos, qué tocar, cómo dirigirnos a la gente, pero las tres  somos tremendamente honestas y nos mostramos tal como somos… hasta Bronco y Gloria Trevi está en lo que llegamos a escuchar por nuestro contexto, pero ahora tenemos la libertad de elegir lo que nos gusta.

En ese sentido, Kira sí es un licuado: Grunge, Garage Punck, Rock urbano, Blues… hemos tocado cada una por su lado muchos géneros: rock pop norteño, son jarocho, música clásica, metal, pop experimental, rock and roll, balada, happy punk, surf… traemos una historia y una vida que contar.

PRN: ¿Creen que la situación de serhombre o mujer han influido en el desarrollo de su carrera?

Claro. Todos estamos atravesados por el género.  Es una situación generalizada por parte de nuestros padres y madres elque procuremos ir “acompañadas” (un hombre) para, por ejemplo, salir de noche. Todas escuchamos el “no vas a ir sola, quién te va a compañar”, porque aunque vayas con una amiga está el “no pueden ir solas“, incluso a tocar, porque una mujer, sola manejando, pues…

Los padres y amigos siempre nos han acompañado, nos han “protegido”. Pero no es culpa de los padres, por ejemplo, es esta sociedad la que nos encierra, nos limita. En vez de enseñar a los batos a que no se pasen de lanza, nos enseñan a nosotras s constreñir nuestra libertad.

Y ahora es más visible esta situación porque se ve más en los medios, pero es una situación de género preocupante. Porque sí es verdad, te ven sola en la calle y por mucho que tú te sientas muy fuerte, si estás sola, con dos o tres weyes no vas a poder. Pero es una situación que no debería ser normalizada, sino educar a los hijos de otra manera, cambiar ese pensamiento de que “es que si ella trae esa faldita, anda buscando algo”.

Igual cuando nos subimos a tocar. Eso pasa en las bandas de mujeres, cuando yo (Diana) empecé a tocar: me aventaron cosas, me jalaron la ropa, me escupieron… toqué en unos lugares súper chacas en donde sí temía hasta bajarme sola del escenario. Entonces, tenía que estar acompañada para no sufrir agresiones.

Y también hay gente que considera que por ser feministas se suele ser más exagerada, pero no puedes cerrar los ojos a lo que está pasando. Y no es pensar que las mujeres seamos mejores, es simplemente querer el chance de realizar todas esas actividades que podría shacer si fueras un chavo.

PRN: ¿Cuáles son los prejuicios más recurrentes de ser mujer y dedicarse a la música?

Yo acabo de leer (Yaya) un estudio del NYT sobre la interrupción de las mujeres incluso en puestos de poder. Suelen ser interrumpidas, minimizadas, se roban sus ideas… suele suceder que, si como mujer dices una cosa, lo rechazan, pero a las dos semanas un hombre puede decir lo mismo y suena una idea brillante, eso pasa en las organizaciones de todos tipos.

Está claro que tenemos el privilegio de estar en un entorno muy cuidado y seguro, con herramientas que nos permiten vivir tranquilas, así que las agresiones se reducen a minimizar, hacer sentir culpable, loca, mala inlcluso… desde que vas a compar un instrumento y no te hablan a ti sino a tu novio… es una microagresión que se va acumulando de tal forma que puedes llegar a pensar “bueno, no soy tan importante”.

Paulina comenta: Entré a tocar con la banda los Drama Queers y en un festival en que los apoyaba como ingeniera de audio me acerqué con el chavo de la consola y le dije, de la forma más tranquila lo que necesitaba; a lo que él respondió “¡oye, no me grites!”, cuando le estaba hablando con la voz más natural del mundo. Así que decidió que no me iba a ser caso porque para él “me estaba poniendo agresiva”.

En la charla, Diana comenta que no ha sufrido acoso sexual dentro del ámbito del rock… pero se interrumpe porque se da cuenta de algo y comenta ¿ya ven como minimizamos? Y continúa: Una vez me subí a tocar a un escenario en que me estaban jalando la falda, un wey me escupió… esas cosas las pasamos por alto, yo pensaba “la banda está rockeando, todo munco se pone bien loco”…

Sí, se les hace normal gritar guarradas a las mujeres, creen que te presentas al escenario porque quieres que te hangan cosas. Cuando empecé en el rock, yo me ponía pantalones bian aguados para que no me dijeran nada, era como un “antes de que pase eso, yo lo evito”. Y como no sabían si era morra o wey decían “es wey, no creo que una morra toque así.”

Dos han sido las cosas que más me han pasado: la sexualización a huevo, que seas el recipiente de una base sexual que no pediste y la descalificación. Tú como morra te subes a un escenario y nadie cree que puedas hacer las cosas hasta que pruebas lo contrario, que eres la chingona, cosa que no pasa con los weyes. Todo mundo asume que si eres un bato que se sube a un escenario es porque sabes lo que estás haciendo. Y pasa más cuando estás tras bambalinas, como manager, ingeniera de audio, staff, son muy tabú. La gente te tacha de gritona, loca, manipuladora.

Por ejemplo, como baterista (Yaya). Te dicen que “pegas bien cabrón, le pegas más rudo que mi baterista, tocas como hombre… a mi me pasaba con mi novio, que empecé a darme cuenta de que a sus amigos les comentaba que eran bien maricones, que le pegaban a la batería como niña y yo les decía “yo soy mujer y no hago eso que ustedes hacen”. ¿Cómo le pega una mujer? ¿Cómo toca un cabrón? Toco como una buena baterista.

Y se pueden quitar esos estereotipos tando de hombres como de mujeres solo pensando en que somos personas. Quitar la policía de la feminidad y de la masculinidad pues la expresión humana es diversa.

Yo no quiero dejar pasar que dentro del rock hay un montón de agresión sexual. Mucho acoso, mucha violencia, violencia doméstica, intrafamiliar… está bien perro. Conozco a mucha gente dentro del rock and roll que si ven a una chava borracha y se están pasando de lanza, en vez de cuidarla cuidan al cabrón pendejo que se está pasando de lanza. Se supone que el rock es un espacio subversivo, en el que demandamos libertad, derechos humanos, respeto, todas esas cosas progresivas y libertarias y resulta que la escena underground que a mi me ha todcado vivir es la más conservadora, más machista, cerrada, retrógrada. Hay un chingo de gente chida, pero sigue habiendo esa policía de la feminidad y masculinidad. Si no eres una mujer guapa, no puedes subir a un escenario; si no eres un hombre rudo te dicen: “pinche joto, porqué estás tocando rockandroll”.

También están los estereotipos sobre el estilo y la correspondencia de como te tienes que vestir, parece que tienes que ser consecuente con cada género… por ejemplo, no eres rockero si no tienes tatuajes… esa mamada ¿qué?

PRN: Las anécdotas suelen ilustrar estas discriminaciones y violencias. Además de las que comparten ¿Tienen alguna más que quieran contarnos?

Paulina: Pues yo quiero balconear que en Bajo Circuito, a donde fui a recientemente hay un letrero que dice: “No se permiten novias ni fotógrafos porque rompen todo”. Este asumir que los rockstars siempre tienen a sus groupies, o que si eres una mujer tras el escenario lo único que puedes hacer es ser”novia de alguien” me parece la cosa más retrograda y estúpida viniendo de un lugar que se supone abierto al rockandroll. A eso me refiero que en vez de ser el rockandroll un lugar subversivo tiene las actitudes más anquilosadas y pendejas.

Otra anécdota es en el Alicia, a donde nos invitaron a alternar con “Los Peyotes”, una banda argentina de garage, con la cual habíamos coincidido en otras ocasiones… estábamos escuchándolos (Yaya y Diana) y la letra decía “si te vas con otro, te mato”. No habíamos analizado las letras antes pero en esa ocasión oímos eso, veíamos a las morras gritando, y Paulina, sorprendida y encabronada se sube al escenario cuando acabó el grupo (antes del último encore) y comenta en el micrófono: “Si te vas con otro, te mato. Conozco a un montón de morras a quienes les han dicho eso y conozco un montón de otras más que no han vivido para contarlo”. Los weyes del audio me lo bajaron; el baterista me dijo que me fuera a un convento y el vocalista que me consiguiera una novia.

Entiendo que una rola no es determinante para que alguien vaya y mate a otra persona. Pero si llegas a un país que es uno de los primeros lugares en feminicidios no puedes hacer como que no está pasando nada. Unos días antes comentaba con otra compañera que a su mejor amiga de la primaria la había matado el novio, no son cosas que me estoy imaginando. Hace falta sensibilidad de que es real y estamos emputadas porque lo estamos viviendo en carne propia todos los días: mi vecina, Yaya, alguien a quien yo quiero… no tenemos miedo de que nos quiten la guitarra, sino que nos metan a una línea de trata, o nos metan la guitarra misma, aunque se escuche muy guarro ésto.

El bajista de los Peyotes fue más empático, se disculpó… y al final de la última rola del encore, nos regaló un disco. Pero lo más sorprendente de esto fue que una chica le comentó que “no nos regalara nada pues Paulina solo quería llamar la atención”. Parece que hay más problema en interrumpir una rola que todo el gran pedo que está suciediendo enfrente de sus narices, ¿cómo puede ser más grande proteger una rola que a miles y miles de mujeres que estamos sumidas en la violencia?

Y eso, los feminicidios son solo la punta del iceberg.

Y creo que es importante recalcar que la violencia no tiene que ver con lo que toques, sino con los expositores, los artistas y el mensaje que envían a la gente. Va más allá del género musical que toques.

¿Qué bandas o solistas mujeres, trans, etc.nos pueden recomendar para escuchar?

Luisa Almaguer, Drama Queers, Bloody Benders, Betty Punk, Las Navajas, Olvido, Diamanda Galas, Joan Jett, Lila Downs, The PlasmaticsVirjinia Glück, Elis Regina, Leticia Servín, Batallones FemeninosLas Brujas… si buscan Colectiva Histeria Femenina que es una festival de bandas de puras mujeres también pueden ver algo.

PRN: ¿Qué le dirían a algún chavillx que está interesadxen la música?

Sé el mejor en tu instrumento. Toca todos los días, eleva la calidad de tu ejecución, vive cosas, sal a vivir. Haz música de buena calidad: conoce a un chingo de gente. Relaciónate, ve a las otras bandas, haz amistades, haz relaciones, haz comunidad; la música en un trabajo bien o mal pagado, pero una chamba al fin. No es un hobby, es una trabajo; poner esmero a lo que haces, a la vida que eliges cómo vivir. Haz lo que te haga feliz en la vida pero hazlo con pasión, hazlo bien. No vale la pena ser buen músico si no eres una buena persona. Lo que sea que quieras ser sé bueno, da todo en la vida.

No tengan miedo de experimentar, de escuchar, de conocer. Quítense el miedo para ser honestos consigo mismxs.

Acá los datos de contacto para Kira:

https://somoskira.bandcamp.com/releases

FB: KiraOficial

Y de quienes amablemente nos dejaron meternos en su entrevista:

http://ciberradiomx.com/

Primitivo & Radio Nómada

Scroll To Top