Editorial # 13 Colectividades

 

portada pro Alex Xavier Aceves Bernal

portada p0r Alex Xavier Aceves Bernal

 

Somos educadxs para competir. Para creernos más que lxs otrxs, hacerles menos, compararnos recurrentemente. El hueco esquema de superación personal está ligado estrechamente a una visión a futuro desde el éxito profesional individual.

                Pero, ¿qué pasa cuando sobreviene la catástrofe? La organización colectiva es la única manera de salir adelante. Por eso, en este número, “Colectividades” presentamos distintas experiencias colectivas y grupos de trabajo que parten de la unidad para desarrollar proyectos que no sólo tienen que ver con los intereses de las personas que las construyen, sino que van más allá, reiterando, una vez más que “lo personal es político”.

                En este sentido, las afinidades iniciales para trabajar juntxs pasan por un proceso en donde las dificultades se encuentran caminando, se procesan y resuelven, de tal forma en que las individualidades son respetadas en sus necesidades, tiempos y habilidades, pero que sumadas forman fuertes estrategias de resistencia dentro de un Estado ineficaz y burocrático, incapaz de resolver los problemas más básicos de las personas a quienes debería servir.

                En esta entrega se abordan colectivas y grupos que trabajan desde el arte y al activismo temas como la desaparición forzada, los procesos de acompañamiento de la guerra en México, las estrategias de visibilización en contra de feminicidios y crímenes de odio, sexualidades no hegemónicas y otros temas en donde el cuerpo social se hace patente.

                Muchas de estas estrategias de colaboración no son más que nodos dentro de un entramado más grande que se articula para construir otras formas de convivencia que han sido oprimidas, y que tienen su origen en los sistemas de representación comunal en donde la toma de decisiones es colectiva y las responsabilidades de representación, rotativas procurando la horizontalidad.

             En algunas de las propuestas, los nombres de sus integrantes se hacen evidentes; en otras, el colectivo es una masa organizada de personas sin rostro ni nombre, que invita a la participación y congregación de más personas desde el anonimato. En ambos casos, los intereses comunes ayudan a crear alianzas para fortalecer los propios proyectos como los de otrxs más.

                   De esta manera, también en Hysteria! Revista aprovechamos para exponer nuestro profundo agradecimiento a todas las personas que han participado en estos dos años de vida y que, a lo largo de trece números, han enviado sus participaciones para ser parte de esta plataforma que conecta a individuxs y colectivxs, quienes nos confían sus trabajos para difundirlos y darlos a conocer en ubicaciones geográficas distintas. Es gracias a toda esa colectividad que, tanto Hysteria! Revista como sus eventos se han desarrollado desde el gozo, el gusto de compartir aún sin conocernos, el placer de saber que somos más de lo que pensábamos, en donde muchas de nuestras amistades también se hacen presentes. Gracias por ayudarnos a crear cada vez un nuevo número y que este proyecto que tanto queremos siga adelante.

Scroll To Top