Editorial #10 Anormales

 

 

por Alex Xavier Aceves Bernal

por Alex Xavier Aceves Bernal

 

¿Qué es la normalidad y quién puede habitarla? ¿Quién puede decirse a sí mismo, “yo soy normal, yo soy la norma? ¿Quién puede asegurarlo y sostenerlo? Nadie, ninguna persona. La normalidad es inhabitable. Una tensión constante en algo que debes ser, pero nunca llegas a serlo o nunca terminas de ser. Como la hombría, sea lo que sea que eso signifique, no puedes llorar, no muestres tus sentimientos, tienes que ser fuerte, siempre con el riesgo de que si no lo haces, no eres hombre o no lo suficiente. Nunca se puede ser, siempre estamos en una constante lucha, entre el ser, el deber ser y el no ser.  Un paradigma, un espejismo, es ese oasis que crees estar viendo mientras con sigilo, con la boca seca, con el cuerpo pesado, vas dejando pasos en el desierto, vas recorriéndolo; sigues caminando, la sed es insoportable, deseas, desesperadamente deseas beber esa agua, por fin, te acercas, descubres que es un engaño, una mentira, es pura arena.

La norma, como su nombre lo indica, es la regla, la regla es el patrón, no son las excepciones sino las constantes. Nos pensamos normales. Aseguramos que poseemos la normalidad, que somos hombres y mujeres, que somos heterosexuales, homosexuales, bisexuales, pansexuales. Estas categorías construyen modos de actuar, modos de pensar, de desear, reglas, hacen normalidad. Vivimos en ficciones normalizantes denominadas género, nacionalidad, identidad, amor, etc.

Entonces si nadie es normal, todxs somos anormales. Todxs somos diferentes, diversos, raros, intangibles, líquidos, los patrones nunca se ajustará a nosotrxs. Sí y no, la anormalidad no es diversidad, categoría fagocitada por el liberalismo. La anormalidad, no es la diferencia, sino aquello que incomoda a la regla. No sólo que la incomoda, también que la cuestiona. Es aquello que quiebra la ficción, la pastilla roja para salir de la matrix.

En este número de Hysteria! nos complace de haber recibido tantas colaboraciones tan diferentes unas de otras. Con temas tan desemejantes desde la disidencia sexual, hasta los cuerpos fuera de la norma, desde textos anormales que rompen con las lógicas del idioma mezclando inglés con español hasta poesía. También cuestionamientos sobre las ficciones visuales, la normalidad de las imágenes, ilustraciones que producen otras imágenes, otros cuerpos fuera del ideal.

Sigamos produciendo anormalidad, rompamos las ficciones, desobedazcamos, ya que en la norma no es posible la vida, solo la sobrevivencia.

 Editor invitado: Tadeo Cervantes Unicornio marginal, princesa caramelo, pasivista no de a pie de a culo, 21 veces primavera. La vorágine, la imposibilidad de ser Tadeo Cervantes. Normal por imposición, más anormal por convicción.

**Agradecemos al Seminario de Contravisualidades Latinoamericanas- PUEG, UNAM-  por su valiosa y entusiasta participación.

Scroll To Top