Abrir publicación

Reseña del fanzine Eyaculación y squirt de vulvas

por Emiasis NxOne1

Eyaculación y squirt de vulvas, es un fanzine informativo y de denuncia, que comparte experiencias y colectiviza saberes. Esto, para combatir la desinformación, resultado de crecer socializades en esta sociedad hetero-cis-patriarcal en la que se ha construido un tabù en torno a la posibilidad de conocer nuestros cuerpos y sus placeres, mediante prácticas normativas que disciplinan nuestros cuerpos, identidades y existencias.

La tesis planteada, va en contra de la idea de que la heterosexualidad es la única manera de existir  en este mundo y de que el único propósito de la sexualidad es la reproducción.

Este fanzine está dirigido a cuerpas con vulva, o a quienes estén inetresadxs en compartir  placer con estas corporalidades. Escrito por Alma de Fuego, con ilustraciones y diagramación de Chantall Márquez e impreso en la mini imprenta de Pandeo – La espacia multisocial para la salud afectiva.

 El fanzine busca desmentir los discursos de la medicina hegemónica y la cultura popular, que esparcen  mentiras, mitos e ideas equivocadas sobre la eyaculación y el squirt en los cuerpos  con vulva.

De ahí que se genera este material, y otros de este tipo, para circular información crítica y promover el autoconocimiento como herramienta en contra de esas prácticas sistémicas. Para comenzar a situarnos, se hace un recorrido por la historia de la ginecología, esa que no nos cuentan; donde los “hallazgos” y “avances” médicos, se dieron por medio de intervenciones quirúrgicas vaginales, sin cuidados ni anestesia a esclavas negras. De todas las mujeres intervenidas y torturadas solo se conoce el nombre de tres: Anarcha, Lucy y Betsey.

De esta manera, adoptamos la nomenclatura propuesta por Klau Kinki en su proyecto Anarcha Gland, para reivindicar la memoria de estas mujeres, y conocernos y nombrarnos desde espacios críticos y consientes. Nombrándolas entonces, glándulas de Anarcha (la que eyacula) y glándulas de Lucy y Betsey (las que producen la lubricación vaginal).

Después de este ejercicio de memoria, nos explican que son la eyaculación y el squirt, comenzando por conocer la anatomía de la vulva, y de ubicar la próstata. Si, ¡las personas vulvoportantes tenemos próstata!

Partimos desde la consigna de que no existe una forma única para generar y vivir el placer;  cada corporalidad es distinta. Infinitas posibilidades para los infinitos cuerpos.

Si te preguntas, o te has preguntado acerca del origen de los líquidos que fluyen por tu pucha, entonces necesitas leer este fanzine. En él encontrarás información acerca de cosas que seguro ni te habías preguntado.

Es una publicación con derechos de copyright libres. En las páginas editoriales hace invitación a compartir y adaptar los contenidos, para cualquier propósito, así que ya no hay pretexto para no circular esta valiosa información.

Te invitamos a leerlo, conocer más sobre ti, y desafiar las normas heteocispatriarcales que no abren las puertas para la exploración y experimentación del autoplacer.

[divider]

Abrir publicación

Vulvas para colorear: un libro para el autocoñocimiento

por Emiasis NxOne1

Generando un espacio de empatía y escucha, encaminado a compartir en colectivo, se lanzó una convocatoria pública, donde se invitó a compartir experiencias, reflexiones e ilustraciones de vulvas. En la carta editorial, las realizadoras manifiestan: 

“Este libro es el recuento de 213 participaciones, que con mucho respeto y cariño fueron trasladadas al dibujo y al papel.”

 Publicado por la editorial Roza y Quema, con 181 páginas, en 2021 se publicó este libro para colorear y compartir la diversidad de formas que pueden tener las vulvas, asì como las experiencias de descubrimiento, placer, dolor y violencia que atraviesan a los cuerpos con vulva. Con textos de INVASORIX, Yuleina

 Carmona, Beatriz Millón, Dairee Ramirez, María Torrero y 212 participantes a través de convocatoria abierta. E ilustraciones de INVASORIX, Sam Mora, Odette Fajardo, Beatriz Millón y todes les que prefieren el anonimato.

Vulvas para Colorear nace de la inquietud por la falta de representación de vulvas de diferentes colores, formas, texturas, edades en todo tipo de medios, (de esas que no están sexualizadas ni puestas específicamente para el consumo pornográfico).

A través de los testimonios recibidos, las editoras buscan llenar el vacío de autoconocimiento sobre las vulvas, en toda la expresión de su diversidad. Dentro de las páginas de este libro, encontramos confesiones, reflexiones, historias de placer, declaraciones de amor propio, así como dudas y miedos.

Las imágenes nos muestran que no todas las puchas son canónicas, ni normadas para verse de una sola manera, así como no existe una sola forma correcta de vivirse con pucha, por lo que este libro no busca reforzar el binarismo y el esencialismo de género, sino que busca expandir la comprensión del cuerpo sexuado. 

Este libro se lee entonces como un espacio para repensar y analizar las experiencias vulvares. Compartir espacios, para luchar en contra de la imposición estética hacia nuestrxs cuerpxs, para alejarnos de la estandarización de nuestro placer, o de la invisibilización de éste.

El libro se guía a través de los siguientes temas, usando como texto base los testimonios compratidos; introducción a la vulva, estética,  placer, menstruación, pantas medicinales para el cuidado, diario menstrual, eyaculación y otros fluidos, y el aborto.

Al leer este libro, me identifiqué con muchas de las experiencias compartidas en él, dándome cuenta de que las inquietudes que consideraba personales, son compartidas. Aprendí cosas nuevas sobre mi anatomía, como el hecho de que tenemos próstata.

Me di cuenta, que nadie me enseñó a conocerme, y tampoco se me invitó a hacerlo mientras crecía, ¿por qué?

Mi mamá también me regañó cuando me encontró a los 8 años autoexplorando mi vulva con un espejo en el baño. Ahora entiendo que ella creció con la misma opresión sobre su cuerpo, y que el ejercicio de romper con esos tabús generacionales, recae en mí. Materiales como éste, ponen sobre la mesa conversaciones necesarias, que ya existían, pero que no se permitían poner en el ojo público.

Enunciar nuestros cuerpos y conocerlos, como eje de resistencia ante la heteronorma que busca homogeneizar nuestrxs cuerpxs y experiencias. Vulvas para colorear es una muestra física, de que la labor colectiva de resistencia, es una herramienta efectiva y necesaria para la transformación de las personas.

Consigue el libro en Miscelánea Hysteria!

[divider]

Emiasis NxOne1

Gestora Intercultural y periodista amateur

Artista underground autoproclamada

Instagram: @nx1.333

Abrir publicación

Otro día según Verónica Gerber Bicecci

por Antonio Rubio Reyes

Un día… (poemas sintéticos) de José Juan Tablada se publicó en 1919 con un tiraje de 200 ejemplares sobre papel vergé, iluminados a mano y con sello del autor, según apunta la primera edición del poemario. En esta noticia aprecio ese interés del poeta por crear una armonía visual, un lenguaje poético que, si bien se antoja “sintético”, se desborda en múltiples posibilidades en el papel. Ese interés prevalecerá en la obra de Tablada. Un día… es un ejercicio de apreciación visual que vincula la brevedad lingüística con el homenaje a la naturaleza. Acompañan a la lectura una serie de dibujos que complementan dicho paisaje visual-poético que Tablada pretendía construir. 

Cien años después, Verónica Gerber Bicecci publica Otro día… (poemas sintéticos) que, según palabras de la autora, pretende “imaginar un día distinto”. Más allá de un ejercicio de reescritura-recreación de la poesía de Tablada, Bicecci lee con inteligencia y su experimento resulta en una invención, un nuevo aire, para el haikú, una de esas formas poéticas sobre explotadas y, al mismo tiempo, una de las que conlleva más riesgos debido a su carácter sensible y, claro, sintético. Incluso atrevería a definir el ejercicio creativo como anti-haikú, pues Bicecci logra deconstruir las reglas de la forma oriental impresionista. Su proceso de escritura fue ultra-moderno, por así denominarlo. Muchos de los textos de Bicecci son tomados de notas periodísticas y resultados de Google; proceso que recuerda a otro libro publicado en 2019 con un tema parecido: Una ballena es un país, de Isabel Zapata. 

Esa exploración de la espiritualidad oriental y el paisaje, donde la voz del poeta y la naturaleza se complementan, dejaría una marca profunda en la lectura que hizo Tablada de la poesía japonesa, ante todo de Shiyo y Basho, a quienes dedica Un día… Tablada en sus haikús habla de animales, ríos, árboles, que en la mitología japonesa son recintos espirituales. Para Bicecci, no obstante, esa espiritualidad ha desaparecido cien años después. La autora se da cuenta que en un momento de crisis ambiental el ser humano perdió su enlace espiritual con la naturaleza. De ahí que sus haikús, según sus propias palabras, reflexionen “sobre la catástrofe ecológica y social”. 

Si en Tablada se hablaba de insectos, árboles y una unidad entre poeta-paisaje, en Otro día… observo una poética de la catástrofe donde se advierte sobre una probable extinción. Los animales, cuando no habitan el desastre (como en “La tortuga”: “Fue descubierta / viva entre los escombros / del terremoto”), se encuentran ausentes, a no ser que cumplan una función capitalista, como en “Las hormigas”: “Sus pinzas biónicas / coordinarán fábricas / mecanizadas”. Asimismo, los animales también se representan como metáforas de hombres malvados, como se aprecia en “Los sapos”: “Activarán / el botón nuclear / con sangre fría”; lo mismo ocurre con “Los ruiseñores”: “A la medida / de su sala de juntas / piensan el mundo”. Fue el egoísmo humano su condena, de acuerdo con la propuesta. Otro día… es un poemario donde predomina la máquina; donde sus protagonistas se encuentran nadando sobre desechos tóxicos, sobreviviendo a terremotos y huracanes, al borde de una extinción. Es un escenario lamentable, donde el ruiseñor “migra a destiempo: / ya nadie anunciará / la primavera”. 

En “La palma” encuentro otro momento clave del poemario: “El bosque es la / extensión monocroma / de las empresas”. Cuando Tablada describía paisajes, destacaban los colores. Aquí hay monocromía, hay empresas. Como afirma Bicecci en otro texto, “el futuro habita / en los puntos ciegos”. Los últimos anti-haikús del libro anuncian parques temáticos vacíos en la luna y un cocuyo atrapado en un frasco fosforescente, habitante del espacio.

Una cosa más que aprecio de Otro día… es el homenaje visual que hace Bicecci a Tablada. Desde la portada, hay un diálogo abierto con Un día… Por ello, un comentario a este libro de poemas estaría incompleto sin reflexionar sobre el aparato visual de ambas propuestas, donde Bicecci interviene con acetona las fotografías que se mandaron al espacio en el Disco de Oro en 1977, donde se atestigua la vida en la tierra y probablemente sobrevivan a la catástrofe ambiental inminente descrita en Otro día… Dicha intervención, de acuerdo con la autora, busca “emborronar la memoria que contienen”. En estas imágenes donde protagoniza la humanidad, Bicecci difumina animales, como una sombra extinta que consume los logros humanos. Así como en Tablada los dibujos complementaban al paisaje, en Bicecci las fotografías intervenidas describen críticamente esa falta de conciencia ambiental. Finalmente, toda la poética desemboca en dar un lenguaje poético a la crisis ambiental. Dicho lenguaje contiene, ante todo, una carga política y un compromiso social que invita a posicionarnos en un estado de reflexión acerca de la catástrofe ambiental que nos aqueja cien años después.

[divider]

Antonio Rubio Reyes (Ciudad Juárez, Chihuahua, 1994). Maestro en Estudios Literarios por la UACJ. Escribió el poemario Blu (Anverso, 2019). Junto con Amalia Rodríguez y Urani Montiel recibió el premio de crítica literaria Guillermo Rousset Banda por Cartografía literaria de Ciudad Juárez (Eón, 2019).

Abrir publicación

Propuesta para 2017: Leer críticamente sobre el pensamiento o discurso amoroso.

readrs

DIANA MARINA NERI ARRIAGA

 Sin saber cómo ni cuándo, he aquí que me analizo. Esa necesidad de abrirse y ver. Presentar con palabras. Las palabras como conductoras, como bisturíes. Tan sólo con las palabras. ¿Es esto imposible? Usar el lenguaje para que diga lo que impide vivir. Conferir a las palabras la función principal. Ellas abren, ellas presentan. Lo que no diga no será examinado. El silencio es la piel, el silencio cubre y cobija la enfermedad. Palabras filosas (pero no son palabras sino frases y tampoco frases sino discursos).

Alejandra Pizarnik (1936-1972)

 

¡Caray! Ya comenzaron las campanas con buenos deseos y cofres de propósitos que puede ser que, después de quince días (o menos) vayan tomando sombras y desvanecimiento ante nuestras siempre reiteradas procastinaciones.

Ha llegado un año complejísimo en muchísimos sentidos, sobre todo de enrarecimiento político y social en un punto altísimo, por lo que no faltaran las ganas de bonanza cubiertas de chocolate amoroso. “Todo lo que necesitamos es amor” nos dirán. Sin embargo, crítica en el eje del feminismo radical, ese mérito que propone revisar categorías desde su raíz, es que pensamos que no basta el deseo y los ríos inundados de esperanza y/o amor, incluso posicionado desde sus mágicas multiplicaciones, sino hacemos posible de diversos modos, un escudriñamiento que nos permita desmontar algunas “verdades predichas” que circulan a veces, hasta por las mentes más libertarias.

Hacernos preguntas en solitario y en conjunto. Dudar de las respuestas fijas, experimentar y equivocarse, leer y después dejarse sentir y reflexionar al respecto.

No hay fórmulas o caminos inequívocos, solo propuestas y por ello, aunque ¡Pensaba proponer doce, he decidido proponerles mejor diecisiete textos!  Que mientras vamos camino a la marcha, la cita, el encuentro o en el espacio de regocijo deseado, nos permita con buena planeación de tiempo, construir una teoría personal de las afectividades.

Cuando leemos a otras, también nos leemos a nosotras, nuestras ideas construyen también un imaginario colectivo:

(…) En este recinto cerrado que parece constituir la persona lo podemos pensar como lo más viviente; allá en el fondo último de nuestra soledad reside como un punto, algo simple, pero solidario de todo el resto, y desde ese mismo lugar nunca nos sentimos enteramente solas. Sabemos que existen otras ‘alguien’ como nosotras, otra ‘una’ como nosotras.[1]

Desde distintas disciplinas particularmente las filosofías, antropologías, psicologías y sociologías y eso sí, con la maravillosa agudeza feminista, coexisten diversas investigaciones que se han propuesto revisar las categorías convencionales y no convencionales de “eso” que consideramos amor, y que van desde ensayos, relatos, historiografías hasta imposturas diversas.

La propuesta de la disidencia afectiva implica -como se ha dicho ya- cuestionar de raíz las vertientes ideológicas en las que se encuentra envuelto el pensamiento y/o discurso amoroso, particularmente desde el contra amor, que hace una crítica a toda pretensión de romantización e idealización en el rubro que sea. Una propuesta constante para desmontar cuestionar, y así otra vez, otra vez.

Pensar desde estos espacios de la marginalidad a los afectos, implica descentrar nuestra zona de confort situada en los “discursos románticos”, y colocar también de relieve otros aspectos importantísimos de las relaciones con el/la otro/a/e que generalmente son supeditados a la metafísica del amor. Pensar y desarrollar nuestros vínculos desde la amistad, solidaridad, el encuentro efímero, sororidad, la incertidumbre, el auto-cuidado, los tejidos coyunturales, la complicidad, la soledad, el acompañamiento, el hedonismo y otros tantísimos etcéteras, son también posibilidades que permiten forjar incansablemente la autonomía y otros modos de colectividad.

Acá la compartición. Por favor si estas propuestas no son para ti, no pasa nada y caminemos de largo, por lo que sugiero, que antes de comenzar con la parafernalia de “no le quites la magia al amor”, “no te preguntes por el amor, vívelo, siéntelo” o la típica del “amor verdadero es…” y está que no puede faltar: “Lo que no sientes es amor es… porque el amor debe ser…” mejor ni te desgastes, hagamos ejercicios éticos en la vida cotidiana que implica, también respetar a quienes andamos de modo distinto.

¡Ah y por cierto!, casi todos están disponibles y abiertos a la descarga en internet.

Comienzo:

  • Coria Clara, El amor no es como nos lo contaron, ni como lo inventamos, Paidos, Buenos Aires, 2001

Nuestra compañera argentina, nos comparte desde este texto como aprender a separar amor con entrega incondicional, renuncia, cuidado excesivo y otros etcéteras, escudriña y muestra desde la teoría y la experiencia de otras compañeras como los mitos amorosos son ejercicios de violencia.

portada_amor_no_es_como_contaron

  • Esteban Mari luz, Crítica del pensamiento amoroso, Temas contemporáneos, Bellaterra, España, 2011.

Un texto demoledor para quien ha hecho del amor una utopía. La compañera antropóloga desde su disciplina cuestiona agudamente los parámetros convencionales con los que se piensa, siente y mide al amor. Propone una teoría radical del amor. ¡Uf! intenso y cautivante.

71ymiH3jUVL

  • Jónasdottir, Anna, G, El poder del amor, ¿Le importa el sexo a la Democracia? Ediciones Cátedra, España, 1993.

El amor es una práctica sociosexual afirma Anna. Desde el feminismo explica al patriarcado con las consideraciones materialistas de la historia en donde el amor es un poder que políticamente explota a las mujeres. Complejo y necesita leerse con calmita y el apoyo de otros referentes, pero buenísima oportunidad para profundizar sobre feminismo académico.

9788437611891

  • Lagarde Marcela, Claves feministas para la negociación del Amor. Managua: Puntos de Encuentro, Nicaragua, 2001.

Este texto desde mi parecer es importante ser acompañado y tejido en trieja, por lo que antes o después de este, ojalá puedas leer de la misma autora el de “Claves feministas para la autoestima de las mujeres” y “Claves feministas para el poderío y la autonomía”, que evidentemente nos llevará a recordar el de Gloria Steinem, “La revolución desde dentro. Un libro sobre la autoestima” (1995) queda claro, lo personal es político.

claves-feministas-1

  • Pisano Margarita, Un cierto desparpajo, Sandra Lid, ed, Ediciones número crítico, Santiago de Chile, 1996.

Un libro que reúne diversos textos tales como el “entre-cruces de nuestros deseos o la obligatoriedad del amor”, “Esta democracia… amorosa” y otros, además permite conocer elementos importantes sobre su modo de asumir la amistad que es perfectamente delineado en otro texto donde se hace de ella referencia: http://www.mpisano.cl/apuntes-sobre-la-amistad-politica-entre-mujeres-por-edda-gaviola/  Apuntes sobre la amistad política entre mujeres de Edda Gaviola, que recuerda de soslayo otro importante desde diferente contexto pero también recomendable de Armand emile, “Anarquismo individual y camaradería emocional”.

12636514

  • Wittig Monique, El pensamiento heterosexual, Egales, España, 2005.

Un texto nodal para comprender a la heterosexualidad como un régimen político que en conjunto con la monogamia y el romanticismo constituyen el pensamiento amoroso de nuestros días. En los ochentas la poeta y activista lesbiana Wittig transgredió de modo tal con sus categorías feministas que es sin duda una compañera profundamente subversiva. Encontramos múltiplemente citado su párrafo: «Sería impropio decir que las lesbianas viven, se asocian, hacen el amor con mujeres porque la mujer no tiene sentido más que en los sistemas heterosexuales de pensamiento y en los sistemas económicos heterosexuales. Las lesbianas no son mujeres».

post-631-el-pensamiento-heterosexual

  • Herrera Gómez Coral, La construcción sociocultural del amor romántico, Fundamentos, Madrid, 2001.

Texto basado en su tesis doctoral de Humanidades y Comunicación Audiovisual que ha convertido a Coral en un referente importante para pensar “otras formas de quererse” y que además de acuerdo a sus propias palabras nos ofrece herramientas para entender “(…) cómo Occidente construye nuestras emociones a través de los símbolos, los mitos y los ritos, y de cómo el amor romántico perpetúa el capitalismo, el patriarcado y las democracias». Bloguera, escritora e investigadora feminista muy querida entre las latinoamericanas y que desde hace tiempo coordina Laboratorio del Amor.

cubiertaamorcoral

  • Na Pai, desmontando-la-cultura-de-la-monogamia, s/d.

Publicado en el 2014 y de distribución libre como fanzine en internet. Nos dice lx autorx: «el principal objetivo de este libro no es cuestionar la monogamia per se (como opción igual de válida que cualquier otra), la intención fundamental es cuestionar nuestra cultura monógama, que no nos deja otra opción que la monogamia» ¿se antoja verdad? 😉 Disponible en https://distribuidorapeligrosidadsocial.files.wordpress.com/2011/11/desmontando-la-cultura-de-la-monogamia-3-0.pdf

monogamia

  • Pateman, Carol, Contrato sexual, UAM Iztapalapa, México, 1995.

Es fundamental que comprendamos como las mujeres hemos sido “pactadas” desde el patriarcado a través de contratos de convivencia, por lo que nuestra autora desde la reflexión de que lo público no puede ser separado o aislado de la privado, propone un agudo análisis sobre la Teoría del Contrato Social y como nuestras relaciones -por supuesto- afectivas no escapan de los entramados políticos de los que ahora las mujeres ya no queremos ser parte.

812W2OSlfOL

  • De Miguel Ana, Neoliberalismo sexual, el mito de la libre elección, feminismos, Catedra. Madrid, 2015.

Citaré lo que en la tapa de este libro señala textualmente y que es contundente: “Este libro defiende que ni hay libertad ni hay igualdad. Hay nuevas formas de reproducción de la desigualdad, una vuelta acrítica a los valores más rancios del rosa y el azul. No vamos a resignarnos ante la conversión del ser humano en mercancía, ¡ven con nosotras!» En una construcción de relaciones afectivas disidentes es fundamental desenmascarar toda ilusión.

arton2208-b3da3

  • Ludditas sexxxuales, Ética amatoria del deseo libertario y las afectaciones libres y alegres, Milena Caserola, colección (im)pensados, Argentina, 2012.

Leonor Silvestri es parte de esta colectiva “Ludditas sexuales” y que en su blog http://luddismosexxxual.blogspot.mx/ dicen textualmente: “Ludditas Sexuales no fue un programa de radio; sino fascículos coleccionables radiofónicos sobre la deconstrucción o la destrucción de los mandatos sexuales, del statu quo sobre el amor sentimentaloide y romanticón almibarado, de los estereotipos sexuales y de género. Ludditas Sexuales siempre será un grupo de amigxs, afines, que tienden hacia la anarquía, hacia un anarquismo nuevo, anti-dogmático y que se apoyan para ello en la camaradería, en el cariño, y en el compartir”. Imagínate nomás el texto. Una delicia crítica y sin concesiones.

post-485-c3a9tica-amatoria-del-deseo-libertario-y-las-afectaciones-libres-y-alegres

  • Frabetti Carlo, Contra el Amor, Revista Amor y Rabia, Nº 16, Valladolid, España, 11 de junio de 1996.

Nos dice wilkipedia que “Amor y Rabia” fue una revista que nació como portavoz del Grupo Anarquista Amor y Rabia, surgido a mediados del año 1995 en Valladolid. El primer número se publicó el 30 de diciembre de 1995; en su primera época se publicaron un total de 65 números, el último de los cuales se publicó en la primavera/verano de 2003, en este caso se trata del número 16 (11 de junio de 1996) Contra el amor (Artículos «Contra el amor», de Carla Fabretti, y «La buena química», de Anastasia Toufexis). Se trata de una antología anarquista y libertaria que comienza afirmando que el “amor se refugia en una bruma de ambigüedades que lo hace difícil de analizar (…) es la ideología de la familia -es decir, la ideología a secas- internalizada a los más profundos niveles y convertida en compulsión y mito primordiales”. Además, de éste podemos encontrar otras reflexiones de anarquistas en el fanzine virtual “contra este amor”, también disponible en línea. Por supuesto, ya que estamos con anarquismo, ¿Leíste ya a la mujer más peligrosa del mundo Emma Goldman? Cabe decir que este texto nos hace extrañar al argentino Osvaldo Baigorria el compilador de otro clásico “Amor libre”

  • Mogrovejo, Norma, (Comp) Desobedientes: Experiencias y reflexiones sobre el poliamor, relaciones abiertas y sexo casual entre lesbianas latinoamericanas, En la frontera, Buenos Aires, 1999.

Cito lo que dice Elvira Siurana Zaragoza en http://www.mujeresenred.net/spip.php?article1833  “Las editoras-recopiladoras son mujeres de las que solamente viendo su trayectoria geográfica se deduce su condición de almas inquietas: Norma Mogrovejo, nacida en Perú y residente en México; Yuderkys Espinosa de la República Dominicana con residencia en Argentina; Marian Pessah de Argentina, que ha vivido en Israel y reside en Brasil, y Gabriela Robledo de Argentina, integrante del “colectivo BDSM pero voy a misa”. Las autoras, de diferentes áreas, edades, procedencias, tendencias… y la realización del libro bajo el cuidado de Paula Torricella, muestra la profesionalidad de una obra rigurosa”. Un texto importante porque además de estar escrito y sentido por mujeres del Abya Yala, posiciona a la desobediencia amorosa y apuesta por construir desde otras fronteras, otras gozosas y alegres posibilidades. ¡Ah por cierto! Viene un breve ensayo mío.

arton1833-bd42f

  • Millet, Kate, Política Sexual, México, Aguilar, 1975.

Hemos de recordar la entrevista que el diario “El país” en 1984, hizo a la chula feminista Kate Millet donde ella afirma categóricamente que «el amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas», y no es que «el amor sea en sí malo», sino que se ha empleado para «engatusar a las mujeres y hacernos dependientes en todos los sentidos». Este análisis ya viene desarrollado con claridad en su tesis doctoral “Política sexual”, sus claridades y aseveraciones nos han permitido mirar de otros modos los feminismos, construir por ejemplo, nuestros feminismos radicales. Cuando leí que “el sexo es una categoría social impregnada de política”, entendí que toda relación afectiva estaba por supuesto impregnada de patriarcado, hasta la médula.

9788437626802

  • Coontz Stephanie, Historia del Matrimonio, como el amor conquisto al matrimonio, Gedisa, México, 2009.

Stephanie Coontz   es una brillante docente, historiadora e investigadora estadounidense que ofrece de modo claro y fluido un urgente análisis del matrimonio donde evidentemente “el amor” no es sino hasta después del siglo XVIII una razón para ejecutar este contrato económico. Su riguroso estudio nos lleva hasta épocas actuales y desenmascara extraordinariamente muchísimos prejuicios que protegen al matrimonio como una institución coactiva.

9788497841214-us-300

Cuando pienso en autonomía, generalmente pienso en el proceso zapatista particularmente el de las compañeras indígenas sobre la construcción de otra democracia posible, pero evidentemente este trabajo está sustentado desde varias reflexiones y una de ellas es precisamente el empoderamiento que las mujeres tenemos desde los terrenos públicos y privados. Insistimos: lo personal es político. Este artículo explora como el individualismo puede ser una tendencia y/o riesgo de nuestra modernidad finisecular. El peligro del individualismo en la tensión de la intimidad. Habla de una tiranía de la intimidad. Polémico e interesante concepto que vale por supuesto, discutir y ver que tanto se relaciona con la autonomía.

  • Mogrovejo Norma, (Comp) Contra-amor, poliamor, relaciones abiertas y sexo casual, reflexiones de lesbianas del Abya Yala, Desde abajo ediciones, Colombia, 2016.

Maravilloso texto que da voz a las experiencias e ideas de lesbianas poliamorosas y contraamorosas. Rupturas epistémicas, propuestas éticas, políticas y quiebres profundos con el individualismo amoroso son vectores de este texto ¡Que emoción, en este texto también participa un ensayo de mi autoría!

presentacionlibrosNormaMogrovejo

Según la numerología (con pocas bases científicas pero interesantes suposiciones, solo la menciono jocosamente) 2017 es un número uno y al modo pitagórico diremos que es un número muy importante, de cambios a escala mundial (no se necesita de la numerología para saberlo) de comienzos y nuevas iniciativas. Independientemente de estos sesgos, 2016, 2017 o el año que sea, es perfecto pretexto para leer y desarrollar acompañadas con las voces de otras, intensas reflexiones.

¿Qué tal reunirse con compañeras y armar un circulo de lectura con estos textos? ¿Qué tal participar en una seminaria y construir colectivamente saberes? ¿Qué tal apapacharse (¿o amamacharse?) sola y después de la lectura, otra deliciosa acariciada a la cuerpa? ¿Qué tal un viaje largo disfrutando y haciendo apuntes a partir de lo reflexionado entre los textos y nuestras experiencias? ¿Qué tal incorporar algunas de estas ideas desobedientes en las charlas de familia o al compañero, compañera o compañere de vida?

Faltaron muchísimas autoras, perspectivas y propuestas (extraño aquí a Lorde, Beauvoir, Mouffe. Kollontay, Tristan, Hierro etc) pero esta es una primera entrega. Después compartiremos reflexiones exclusivamente desde las filosofías y otros quehaceres, por lo pronto, ojalá colectivicemos los compartires y saberes.

[1] Zambrano María, Persona y democracia, Siruela, España, 1998, p, 17. Marcela Lagarde coloca esta idea de María desde un lenguaje no androcentrista y como tal lo compartimos.

[divider]

Diana Marina Neri Arriaga. Prefiere que la llamen bruja, zapatista, contra-amorosa, feminista, y anti-especista. Los “papelitos académicos” dicen que es15625651_1238715059531274_4872665408564022509_o (2) abogada, filósofa, y maestra en filosofía política. Profesora en el Instituto Politécnico Nacional y del Colegio de Bachilleres. Ha publicado en varias antologías. Le fascina leer, coger, viajar, compartir cine, plantitas y correr como desbocada en compañía de los animales (perrxs y gatxs) con los que comparte vida.
Abrir publicación

Perrera vs Perrea. La correcta corrección política

Por Leonor Silvestri

*Fragmento del libro Games of Crohn: Diario de una internación. Leonor Silvestri 2016

La corrección política es amiga de la policía y prohíbe las objeciones contra el binarismo.

La corrección política no vacila en violar en nombre del consentimiento y la libertad. La corrección política tiene envidia.

La corrección política está enferma de celos, resentimiento, recelo y quiere contagiarte con su limpia alma de mujer blanca y privilegiada.

La corrección política son un grupito de chetas de escuela privada decidiendo quién va a la fiesta de cumpleaños y quién se queda afuera por negra, por sucia, por incorrecta, por calentona, por guarra, por, por, por…

La corrección política es un coro de ángeles rubicundas que repite el salmo de la buena conciencia de memoria.

La corrección política es un violador que se esconde tras su DNI trans de ley de identidad que no tiene reparos a la hora de utilizar los argumentos más transfóbicos y las herramientas más patriarcales para esconder el hecho de que violó.

Supuestamente esta semana me van a dar un certificado emitido por el Estado de la Nazión Argentina que afirma y ratifica algo que muchos esconderían. El certificado dirá algo que ya sabíamos, que soy una discapacitada, así le dicen a mi variación sobre el estándar de normalidad de mi cuerpo, así le dicen a mi incapacidad para adaptarme socialmente a una comunidad que no hace más que excluirme o algo peor negarme ignorando mi existencia. Mi certificado es como un premio a mi trayectoria; el reverso de una ley de matrimonio igualitario o de que se me permita escoger y fijarme en una identidad de género bipolar heteronormativa que me asegure un puesto de trabajo digno. Mi certificado, espero, haga todo lo contrario. Mi certificado es incorrectamente político. Es un premio a mis fallas. Así como hay quienes celebran las leyes igualitarias y progresivas, y con justa razón lo hacen porque les benefician tal vez en la concreción de deseos que tal vez sean desempoderantes, yo no celebro, como explica Burroughs que se demuestre que Almuerzo desnudo tiene contenido social «que lo justifica», sino el cuestionamiento del «derecho de la censura a existir».

crohnenfermera

Así también hay las que atacan a las que quieren casarse o tener un carnet de identidad con otra moral, ay, la moral, siempre la moral de esa corrección política, pareja de novias posesivas que se tiene tanto miedo y tan poca confianza que no dejan que nada se les acerque vestidas full riñonera y parches por todos lados como indica la correcta moda feminista anarcotrola pero que critica, cual señoras de barrio misóginas, cual damas de bien, cual minitas de colegio privado a la que lleva la bucanera de taco aguja, la que tiene el rouge tan rojo que se le corre, la que se droga tanto que cae redonda al piso, la que es tan marimacha que le gusta agarrarse a las trompadas, las que no es ni quiere ser ni gusta de ellas. Las unas y las otras verificando a ver quién es la más feminista a fuerza de ponerles los puntos a todas las demás en su iglesia pseudoanarca.

Habemos de las otras, las que hacemos de su hostigamiento una medalla al buen gusto, los malos modales, y que se vayan bien, pero bien a la reconcha de su mamá. Si querés algo fácil de digerir, comé puré de calabaza hervido.

[divider]

Leonor Silvestri. Poeta y traductora especializada en poesía clásica, profesora de filosofía, deportista de combate y discapacitada legal, su recorrido vital y político puede leerse como una búsqueda de la consistencia consigo misma. En este trayecto ha construido una obra que incluye performances, manifiestos, fanzines, ensayos filosóficos, activismo, hondos desencuentros, programas de radio y videos, bandas de rock, exhibicionismo y rumores: una obra en la que ella misma, como cuerpo, es la materia prima y el producto siempre in progress. Algunos de sus libros son la tetratología La guerra en curso (Nos es nada, Paris, 2016), Guerra Fría (Germinal Costa Rica 2014), El Don de Creer (Curcuma. 2010; Germinal, Costa Rica; Santa Muerte Cartonera México, 2009); el curso mitología grecolatina (libro-objeto CD-rom. Voy a salir y si me hiere un rayo. 2006); y Nugae, Teoría de la traducción 2003); Irlandesas, 14 poetas contemporáneas (de Bajo la Luna 2011); y del ensayo Catulo, Poemas. Una introducción crítica (Santiago Arcos. 2005). Con Ludditas Sexxxuales publicaron en esta editorial Ética Amatoria del deseo libertario y las afectaciones libres y alegres (2012) y con Manada de Lobxs, Foucault para encapuchadas (2014). Junto Mai Staunsager, filmó el documental homónimo, Games of Crohn y Trabajo Sexual en Primera persona, entre otras piezas audivisuales.

Abrir publicación

Los textos de la disidencia sexual: Poéticas de la prostitución a propósito del libro de Josecarlo Henríquez.

#Soyputo. Josecarlo Henríquez Silva. Editorial Cuarto Propio, Santiago, 2016. 179 Páginas.
#Soyputo. Josecarlo Henríquez Silva. Editorial Cuarto Propio, Santiago, 2016. 179 Páginas.

por Johan Mijail*

Un gesto siempre implica un movimiento, un desplazamiento muchas veces corporal. Este libro es el movimiento de un cuerpo, el impulso rebelde y vomitado de una escritura acelerada.  Una acción donde el intercambio sexual no se censura sino que se potencia. Hay acá una desobediencia a los modos dominantes de entender la vida sexual y sus prácticas, una insistencia en la escritura con el fin de construir nuevas maneras de narrar las metáforas y ficciones de cierto feminismo queer, que en su potencialidad de rareza busca instalar una reflexión y una crítica a cómo hemos entendido hasta este momento la prostitución, donde se emancipa la pena y se ve un lugar –o más bien- un no-lugar donde se pueda interpelar la cultura masculina y heterosexual donde estamos (sobre)viviendo, es entonces, una resistencia que mediante un conjunto de relatos viene a cuestionar la victimización que enfrentan los cuerpos que no pueden sino entenderse en un marco donde se goza y se roza, donde se acude al encuentro de la letra para escribir: no podemos seguir entendiendo la sexualidad y el sexo como un fin meramente reproductivo.

Es por ello que #Soyputo es un libro escrito para leer(se) y detenerse, y en esa discontinuidad temporal, estar corriéndose una paja. Leer y masturbarse como una performance donde la interpelación del autor hacia sus lectores es distinta, en este arriesgado proyecto editorial la invitación está ahí abajo y en todo el cuerpo. De que no podemos seguir habitando el planeta como cadáveres y fantasmas, que tenemos que coger, chuparnos, hacer orgías. Cobrar, a veces, también. Prostituirse para poder comprar los libros que nos negaron, para poder pagar el transporte de ir a ver la exposición de un amigo, de guardar dinero para el vino o para tratarnos alguna enfermedad. Porque hay que estar bien enferma para escribir algo así.

Aquí cada relato está a su vez conectado y dividido en momentos, contextos, sensaciones y resentimientos que invitan a desubicarse ante la experiencia de un prostituto que está inscrito en un proceso de subjetividad donde la motivación de la escritura está en  inventar las identidades del animalismo que está por venir y, que en este caso, está a su vez ocurriendo en un interés morboso por la televisión chilena, dándole espacio para que vaya allá a generar polémicas o simplemente suba el Rating, para que se siga prostituyendo.

#Soyputo es un puñetazo en la cara, pero también una estrategia que después de más de cuarenta años está preguntando por el daño y la represión, por los cuerpos que todavía nadie sabe dónde están. Es una inteligencia que va de manera afeminada a querer penetrar los documentos ocultos de una historia presente todavía en la manera en que los chilenos y las chilenas se mueven en los espacios tanto públicos como privados. Una bomba feminista que aprovecha las prácticas sexuales (remuneradas) y sus perversiones para relacionarse con la élite que administra el poder insistiendo en castigar a los que se resisten a entrar –de lleno- al proyecto neoliberal y un “movimiento de diversidad sexual” higiénico-emblanquecido-aburguesado que soslaya a las mujeres y las reivindicaciones vinculadas a temáticas como el aborto libre y gratuito, a lxs indígenas, a lxs trans, a las lesbianas, al disidente corporal, las travestis, a la diferencia corporal y/o cognitiva.

Si bien Josecarlo nos presenta, en este su primer libro, un gesto subversivo y desatado, también nos recuerda la importancia de comprometerse políticamente al momento de escribir.

Abril, 2016.

[divider]

* Es periodista, escritor y artista de performance de República Dominicana. Actualmente vive y trabaja en Santiago de Chile.

Abrir publicación

El rosa inesperado. Sobre Carol, de Patricia Highsmith

ilustración por Liliana Ang
ilustración por Liliana Ang

Eva B. Castañeda Palacios

Se dice que El precio de la sal de Claire Morgan fue la primera novela en su género en tener un final feliz: las dos protagonistas quedan juntas. A mediados del siglo XX, las novelas de corte homosexual terminaban en suicidio, reivindicación heterosexual o soledad. Los protagonistas eran castigados por su perversión. ¿Por qué esta novela tuvo un final feliz? El nombre de Claire Morgan es el pseudónimo que utilizó Patricia Highsmith para publicar esta novela en 1952, pues sus editores se negaron a hacerlo; sin embargo la novela tuvo mucho éxito entre sus lectores homosexuales. En 1989 se reedita El precio de la sal con el título de Carol y ya bajo la firma de Patricia Highsmith. Ella escribe en su prólogo que desde 1952 a esa fecha habían llegado muchas cartas de los admiradores agradeciéndole por escribir una novela con dicho final, por escribir una historia parecida a la suya, y por no saber qué hacer siendo homosexuales y viviendo en un pueblo aislado. Highsmith siempre repudió la moral recta del pueblo norteamericano y, en alguna ocasión, dijo que el final que le había dado fue una especie de burla a la hipocresía que imperaba en esos tiempos. Patricia dijo en alguna entrevista que su novela se basaba en la imaginación, porque «(…) cuando estás enamorado estás en un estado de locura.»

Patricia Highsmith (Forth-Worth Texas 1921- Locarno, Suiza 1995) fue una escritora norteamericana exitosa, polémica y aislada de la sociedad. La psicología de sus personajes no era la psicología optimista que se aceptaba a mediados del siglo XX, tras la Segunda Guerra Mundial, al contrario, sus personajes eran oscuros, profundos, de moral flexible, atormentados, no por querer hacer el bien, sino por sus propios pensamientos, por sus verdaderos deseos; son atormentados por el egoísmo, por no poder gozar más de éste.

Obtuvo fama y éxito por Extraños en un tren, publicada en 1949 y por la saga de El talentoso Mr. Ripley. De estas novelas se hicieron varias adaptaciones cinematográficas, de la primera por Alfred Hitchcock en 1951, titulada Strangers on a train y de las segundas, dirigida por René Clement en 1960 llamada Plain soleil, y The talented Mr. Ripley, por Anthony Minghella en 1996.

Carol trata del enamoramiento de una joven mujer, Therese Belivet, de una bella y elegante rubia de edad madura llamada Carol Aird.

En Carol surge el confuso amor, inexplicable, pero amor indiscutible. El amor es algo que sobresalta y toma por sorpresa a quien lo experimenta, y más en el caso del amor entre mujeres. ¿Cómo es posible que de pronto al ver a una hermosa mujer, Therese se turbe de tal manera que desee verla nuevamente, que quiera saber más de ella? ¿Cómo puede existir ese llamado flechazo de amor tanto en Carol, como en la vida de muchas mujeres?

Es muy posible que tanto los homosexuales de mitad del siglo XX, como los de esta segunda década del siglo XXI se identifiquen con Therese y con Carol.

LA VIDA GRIS

Therese tenía una vida simple, opaca, vendía muñecas en el departamento de juguetería de un almacén llamado Frankenberg, en Nueva York. Este era un empleo por temporada, pues no había podido obtener un trabajo de escenógrafa en meses. Su vida era gris y fría, se sentía asfixiada y atrapada. Durante la visita que hace a una colega de trabajo, la señora Rubichek, tiene un ataque de nervios, observa la miseria de la casa. Se siente encerrada en el vestido que se prueba y que la señora Rubichek quería regalarle. Es la angustia de la vida cotidiana, el miedo a la vida entera dedicada a un trabajo que no le gusta, un trabajo forzoso, como el de la señora Rubichek, que no puede hacer nada más que eso, debido a su fracaso laboral y físico. Therese es invadida por la angustia y se desmaya. Al volver en sí, escapa del departamento de la señora Rubichek; no desea saber más de esa vida.

Therese tenía una relación «inconexa y sin cimentar» con Richard, su novio, con quien había tenido ocasionales relaciones sexuales no placenteras. Ella desea escapar de Richard, sobre todo cuando éste le recuerda de los planes de viajar a Europa.

Therese, como muchas mujeres, no se encuentra cómoda con la vida que tiene. Siente que algo no encaja, que ella no encaja, que los patrones sociales a los que ha sido sometida no van con ella. Todo eso no lo sabe, lo percibe solamente. Ese aburrimiento de la vida cotidiana, esa angustia, son síntomas de que algo en la vida no está del todo bien.

LA MAGIA DEL ENCUENTRO FORTUITO

El encuentro mágico se dio cuando miró a la señora Aird en el almacén. Ella, rubia, esbelta y grácil, vestida con un abrigo de piel, la vio también y se le acercó. Therese quedó prendada de ella a tal grado que se aprendió la dirección que la señora Aird le dio. Le manda una tarjeta de navidad con el simple, hasta torpe mensaje de: «Con un recuerdo muy especial de Frankenberg» y su número de vendedora, ni siquiera su nombre. Ese momento de nerviosismo, de enamoramiento, es el comienzo de un viaje hacia la verdadera vida de Therese, una vida que no sabía que quería, hasta que la tuvo al alcance de la mano, y hará todo lo posible por vivirla.

Therese y muchas más mujeres han experimentado esa sensación casi indescriptible; la atracción incontrolable hacia la otra persona, hacia la que no sabían que podrían sentirse atraídas. El sentimiento bonito de querer desentrañar el misterio de la otra persona porque inexplicablemente te gusta. Todas alguna vez, como Therese, pensamos en decirle a esa persona que nos atrae: «Usted es magnífica», «La quiero», sin saber exactamente por qué se quiere hacer, sin poder cuestionar, simplemente se quiere.

Therese recibió una llamada telefónica al almacén; resultó ser la señora Aird, quien la cita a comer para el día siguiente. Therese está emocionada, ¿quién no lo estaría si la persona que te gusta mucho se comunica contigo y concierta una cita?

Durante la llamada telefónica, Carol Aird se muestra divertida y agradable, complacida de que quien le envió la tarjeta navideña haya sido la vendedora y no algún dependiente anónimo del almacén. Logran quedar en verse antes de que la comunicación se cortara abruptamente. Esos accidentes que provocan nerviosismo son los que dan la emoción de la incertidumbre. ¿Carol habrá quedado bien con Therese para poder encontrarla al día siguiente?

LA FELICIDAD A TRAVÉS DE UNA MUJER

En su primera cita durante la hora de comida de Therese, ella ve los detalles sobre Carol, sobre su físico: «Su risa era un sonido más hermoso que la música. Le dibujaba leves arrugas en los extremos de los ojos mientras fruncía sus labios rojos para aspirar el humo de su cigarrillo». Sobre su manera de expresarse: «Therese pensó que le había dicho que era guapa con tanta soltura como si estuviera refiriéndose a una muñeca.»

A Therese le gusta esta mujer y nota los gestos y los guiños, los mismos que causan felicidad cuando se les descubre por vez primera en la persona amada, esos mismos detalles que hacen que resurja el enamoramiento aún con el transcurso del tiempo.

Therese la observa como se observa algo maravilloso, mira cómo se recuesta en el asiento, cómo es su figura; aprecia el aroma «seda verde oscuro» de su perfume y desea enterrar su nariz en el pañuelo de Carol. Está encantada, pero no hace nada por impresionarla, cuenta pocos detalles de su vida y a lo poco que cuenta le da poca importancia. Se preocupa por Carol, no desea aburrirla, quizás porque no ve en su vida muchas cosas de importancia, quizás por timidez. Therese decide que desde ese día será feliz, porque su pasado no importará más, porque Carol, para ella se convierte en un ser al cual admirar y adorar, la empieza a idolatrar y no quiere causar ninguna molestia. Eso se ve cuando Therese es invitada por primera vez a casa de Carol.

LA VIDA ENIGMÁTICA DE ESA MUJER

Therese se encontraba incómoda en la casa de Carol, por el nuevo ambiente. Miraba a Carol preocupada y distante. Carol logró reponerse a sus extravíos y mostró sincero interés por ella. La llevó a recostarse, pues la vio cansada. Un gesto delicado puso en manifiesto la ternura que Therese desprende en Carol, ésta le dio un masaje en el cuello y besó en el nacimiento del cabello, la acostó en la cama y le llevó un vaso de leche. Carol interroga a Therese, y ella, pese a su renuencia de hablar sobre su pasado, le cuenta todo. Cuando logra relajarse, entra Harge, el exmarido de Carol y Therese debe retirarse. A pesar de su anticipado regreso, Therese sintió «un bosque radiante con miles de hojas trémulas.»

Un acercamiento semejante con el ser amado deja a cualquiera sorprendido, pensando en ella todo el día y la noche. Esperando con ansias que llegue el momento de volverle a ver.

Aunque, ¿no es el beso en el nacimiento del cabello un gesto maternal? ¿Será el amor más tierno, el maternal, el que se busca entre dos mujeres? ¿Será el resguardo en el seno materno lo que hace que las mujeres deseen estar juntas? Esa sensación de cobijo y seguridad es la que facilita…

EL EMBRUJO

Therese busca complacer a Carol: empeña una medalla para hacer un regalo de Navidad. Se pregunta sobre las relaciones de pareja, sobre el matrimonio; se pregunta si lo que siente por Carol es amor. Comienzan a involucrarse en sus vidas mutuamente, intiman. Therese sintió celos de Carol cuando ésta mostró demasiado interés por Richard. Ella aún no sabe nada sobre la historia de Carol. La deslumbra su aparente frialdad, su forma de hablar y de actuar. En una charla, Carol le cuenta de la sexualidad:

«Creo que el sexo fluye de manera mucho más ociosa en todos nosotros de lo          que queremos creer, especialmente de lo que los hombres quieren creer. Las         primeras aventuras no suelen ser más que una manera de satisfacer la           curiosidad y después de eso una intenta repetir las mismas cosas, tratando de      encontrar (…)un amigo, un compañero o quizá alguien con quien compartir algo (…) Quiero decir que la gente a veces intenta encontrar a través del sexo             cosas que son más fáciles de encontrar en otras maneras».

Me detengo aquí en la vida de la autora. Patricia Highsmith murió en Suiza y dejó estipulado que sus documentos quedaran en dicho país. Hoy en día están en los Archivos Literarios Suizos, en Berna. Mientras vivió poco se supo de su vida privada, tras su muerte se dieron a conocer los escritos privados de Highsmith, incluidos los diarios. La vida de la autora estuvo marcada por una mala relación con su madre, el odio hacia el padrastro, la culpa por su lesbianismo y las múltiples parejas sexuales y relaciones amorosas que terminaron mal.

Lo que dice Carol aquí es lo más parecido a lo que vivió Highsmith durante su despertar sexual. Highsmith asumió su lesbianismo y tuvo múltiples experiencias. Algunos afirman que este saltar de relación en relación denotaba una constante búsqueda del ideal amoroso.

Hasta aquí la autora y sigamos con la obra. Carol es una novela del descubrimiento amoroso de una mujer por otra mujer, el de Therese, y de la liberación femenina, gracias al amor de otra mujer: Carol. ¿Cómo sucede todo esto?

Hasta ahora he puntualizado los inicios del enamoramiento de Therese hacia Carol.

Therese descubre que puede enamorarse de una mujer, se lanza al vacío por ella, rechaza a su prometido. Éste, Richard, intenta rescatarla de esa otra mujer y está convencido de que lo que siente su ex prometida hacia esa otra mujer, es pasajero. Ella corta con él definitivamente y emprende el viaje hacia el oeste de EEUU con Carol.

Durante el viaje, descubre los verdaderos sentimientos de esta última, vive el sueño de libertad, huye con ella y la espera.

Experimenta finalmente el amor físico y placentero, pero el sexo, como le dijo Carol, es parte de la convivencia. Cómo pueden tener relaciones sexuales, cómo pueden jugar con sus pies bajo la mesa. El sexo no es el centro medular de esta relación lésbica, lo es el entendimiento mutuo, el apoyo, la complicidad. El mundo de Therese se concentra en Carol. ¿Es necesario que el mundo de una fusione con el mundo de la otra para formar una relación amorosa? Tal pareciera que sí, que para que una relación lésbica fructifique ambas deben fundirse hasta olvidar sus identidades y así volar hacia la libertad de su amor.

Carol, en cambio, se siente libre al lado de Therese, se siente así porque admira su juventud y su nulo yugo, desea hacer como ella y simplemente desaparecer. Desea ser ella misma de nuevo, vivir, ser feliz, amar a quien quiera y no dejarse llevar por las normas sociales que le han sido impuestas, sobre todo por la familia de su exmarido, porque con él todo es cuestión de posesión. Carol ha sido la posesión de Harge durante su corto matrimonio y él aún desea tenerla, no por amarla, sino porque ha sido suya.

EL ENEMIGO

Harge actúa como un enemigo silencioso del amor entre Carol y Therese. Durante su viaje hacia el oeste de EEUU, ellas han sido perseguidas por un investigador privado contratado por éste para obtener información sobre las relaciones que ambas sostienen. Él desea aún controlar la vida de Carol. Aunque no la quiere consigo, pero tampoco la quiere con alguien más y mucho menos con una mujer. Nada más humillante que tu exmujer se vaya con otra, además del desperdicio que significa que una mujer atractiva se vaya con otra mujer. ¿Cómo ésta puede hacer su vida y romper las normas sociales? ¿cómo una mujer es capaz de buscar su propia felicidad por encima de los valores familiares y hasta por encima de sus hijos?

Harge contratará al investigador privado y usará las leyes estadounidenses a su favor con el fin de que Carol se rinda y acceda a las peticiones de su familia, para que ella tenga derecho de ver a su hija Rindy unos cuantos días al año.

A pesar de ello, ambas emprenderán la huída. Carol quiere a su hija, pero desea su libertad. En este punto, ella no está huyendo hacia la felicidad, sino de sus responsabilidades. Cuando no puede más con las intimidaciones de su exmarido, hace un alto en el viaje y regresa a Nueva York para arreglar su divorcio. Therese queda en esperar su vuelta.

EL AMOR

¿Qué es el amor después de todo? ¿El sentimiento madre-hija de Carol hacia Rindy o la fascinación de amar en libertad a Therese?

Therese ha quedado decepcionada al saber que Carol no regresaría con ella y se vuelve a Nueva York. Allí, convencida de que Carol se ha rendido a los deseos de Harge, se desprende de su recuerdo y emprende su propio camino. Cambia de vestimenta y busca trabajo nuevo como escenógrafa.

Pasado algún tiempo, Carol la ha citado en un bar. Therese sólo quiere entregarle las llaves del auto que las llevó por el país. Carol desea decirle algo más: «El apartamento es bastante grande para dos. Esperaba que te gustara y que      quisieras venir a vivir conmigo, pero supongo que no querrás…¿Te gustaría?».

Therese titubea, se imagina la vida al lado de Carol, la vida que siempre quiso con ella, pero al final le dice: No.

Therese está descorazonada. ¿Qué otra cosa se puede pensar ante la inminencia de la derrota de la libertad del individuo ante los mandatos de la sociedad? Tal parece que toda relación homosexual, o no convencional, lucha no sólo contra los problemas que se puedan presentar en la cotidianidad, no sólo contra las incompatibilidades de los caracteres de cada quien, sino que también lucha, y muy duramente, contra la sociedad homogeneizante, contra las normas rígidas e indiferentes de las diferencias de todo tipo. Therese, empero, se muestra valiente y decide salir adelante, a pesar de la soledad, a pesar de saberse marcada por el escándalo. Ella sale y se enfrenta a sí misma. No cambia, descubre el velo que tenía sobre sí, mira sin miedo su presente y tiene ansias del futuro, aunque en él no vaya a estar Carol.

EL AMOR TRIUNFA

Therese estaba sola en una fiesta. Se siente atraída hacia una guapa actriz que acaba de llegar y, al parecer, la atracción es mutua. Sabe de pronto que esta mujer no le significará nada, que quizás sea una más.

En un arranque de cordura, Therese toma su abrigo y sale en búsqueda de Carol. La encuentra en el lugar donde ella le dijo que estaría, la mira sonreír, la ama nuevamente y avanza hacia ella.

Este final feliz es un final rosa, y también inesperado. Ante la liberación de Therese y el aparente retroceso de Carol, el lector no espera que ellas terminen juntas. Por un momento, durante la fiesta, pareciera que Therese ha dejado atrás a Carol y que su vida y su carrera tendrán un nuevo comienzo. Carol, en cambio, permanecerá sola, sin el cariño de su hija y trabajando en una mueblería.

En realidad ¿quién dejaría pasar la oportunidad de tener la vida con el amor? ¿quién no dejaría todo ante la posibilidad de una vida llena de dicha? ¿En realidad no olvidarían los tragos amargos cuando venga el ser amado a ofrecer su hermosa compañía y su corazón?

Referencias.

HIGHSMITH, Patricia.- Carol. Anagrama, Barcelona, 1997

GUINOVART, Raquel.- «Patricia Highsmith. Placeres crueles.» 2010

http://lamaquinalamaquina.blogspot.mx/2010/04/patricia-highsmith-1929-1995.html

GROVE, Axel.- «Las sombras sexuales de la escritora que prefería ser hombre.» 2011

Las ‘sombras’ sexuales de la escritora que prefería ser hombre

MORA, Rosa.- «Los secretos de Patricia Highsmith. La escritora más enigmática», en El País, 18 de mayo del 2012

http://elpais.com/diario/2002/05/18/babelia/1021678750_850215.html

 [divider]

rosainespEva B. Castañeda Palacios. (México, 1983) Egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Hispanista y soprano-mezzosoprano. Profesora de creación literaria y de alemán. Estudia el kitsch en la literatura mexicana del siglo XX. Canta en diversos grupos corales con obras desde Vivaldi hasta Britten. Como solista canta Lied alemana.

http://merahueva.blogspot.mx

Abrir publicación

Negras pordioseras que venden el sudor

Presentación del libro Pordioseros del Caribe del poeta dominicano Johan Mijail

Por Cristian Cabello

Activista feminista del Colectivo Universitario Disidencia Sexual (CUDS) y Magíster en Comunicación Política (Universidad de Chile)

Hoy la ciudad de Santiago es hostil para las mujeres dominicanas inmigrantes. Son devoradas por las miradas de un patriarcado neoliberal, se cobijan en sus peluquerías para soportar una ciudad que no acoge, sino que separa. “El sentido de gueto, la visión maniquea de la realidad donde sólo caben unos; o nosotros o los otros. La necesidad de cerrar la puerta a cualquiera que no pertenezca al colectivo”, así explica la activista feminista boliviana María Galindo la experiencia de división racial. ¿Qué tiene ese caribe que hace que unas caribeñas pordioseras viajen hasta la Patagonia de América para buscar «mejor suerte” y traer el calor de sus cuerpos a un sur con icebergs y esqueletos de una pre-historia[1]? ¿Qué hace el caribe que tantas cuerpos negros se le fugan, que tantas cuerpas migran para terminar saciando la erótica capitalista de chilenos y chilenas con cuerpos que ni se imaginaban que existían? ¿Qué sabemos del caribe sino sólo su olvido?

     Como frustrado de tanta espera y exhibiendo la violencia que supone imaginar un futuro -en unas islas que fueron saqueadas por colonizadores europeos y norteamericanos- un poeta performer dominicano pregunta a gritos al imperio “¿Cuándo vas a contestarme el teléfono? ¿Cuándo dejarás de hablarme en inglés? ¿Cuándo me darás la oportunidad de dejar de ser esclavo y ser amo”[2]. Una  feminista negra y transfronteriza describe ese clima poético como un infierno, como un territorio donde se sobrevive con la locura. Es cierto que a veces esta locura permite sobrevivir y eso lo sabemos los y las poetas: “Yo sé que la locura es un pretexto que han inventado algunos grupos para marginar a otros grupos que se están enterando de qué es lo que está realmente pasando en este presente”, dice la voz de Johan Mijail, para luego agregar  que la locura ya es un modo de vivir: “hace ya algún tiempo es fruto de la posmodernidad, donde la gente hace todo lo posible por parecer demente”[3]. Entre la figura de una negra loca, una escritura que va pa’ llá, viene pa’ acá, “Sí, señores, tó e’ ná, cuando se vive en esta hipocresía. En esta mentira travestida de verdad. Tó e’ ná, Ná e’ tó, Tó e’ coro’”[4].

     Como una filosofía del caribe el todo se vuelve nada y la nada todo, un modo de burlarse de un pensamiento que busca razones y explicaciones para estas vidas caribeñas precarizadas. Mijail no hace tomar conciencia de estos problemas de tercermundismo con razones, sino con fragmentos poéticos que presentan cómo el cuerpo caribeño es educado para soportar un no futuro[5]. Bourdieu en una conversación con Egleaton señala «las personas dominadas, las mujeres, adquieren el sometimiento a través de la educación del cuerpo. Podría dar algunos detalles: por ejemplo, las chicas aprenden a caminar de un modo determinado, a mover sus pies de una forma particular y a ocultar sus pechos» [6].

     La educación sobre el cuerpo, el cuerpo como un foco de aprendizaje del sometimiento que es precisamente un proceso que no es necesariamente asunto de la conciencia. La emancipación como una cuestión del cuerpo. ¿Cómo reconocer el lugar del sometimiento racial y sexual? Nos parece preguntar Mijail. Hay una insistencia por un cuerpo racializado que responde, un cuerpo caribeño que se emancipa, que es todo lo que nos queda. Como pequeñas acciones de performance se presenta este cuerpo negro: “lo primero que hago cuando despierto en las mañanas es ver si mis cejas todavía están sobre mis ojos”[7].

     En el texto la afirmación negra no aparece de modo identitario, no es una identidad caribeña solicitando aceptación desde un foco colonial que nomina la política de forma compartimentalizada, sino que se trata de una parodia poética de un texto que no parece poesía sino que más bien ocupa la forma del ensayo para escribir una poética pordiosera. “La queeridad deshace las identidades a través de las que nos experimentamos como sujetos, insistiendo en lo Real de un goce que ya ha sido clausurado de antemano por la realidad social y por el futurismo en que esta se basa” dice Lee Edelman (2014) poniendo atención en cual es el lugar del deseo de un cuerpo que no se hace Real sino sólo como rareza posible, alegando que no todos los cuerpos adquieren un territorio visible como ciertos sexos y la “raza”. Prestar atención en el color de la piel es de antemano un diálogo social y político negado, una negritud que no se piensa como parte de los relatos futuristas de la nación heterosexual donde vivimos. Para romper esta clausura contra lo negro la escritura de Johan Mijail es algo de lo que –ocupando palabras del dominicano Junot Díaz- “los muchachos no pueden parar de hablar (…) y cuya atracción todavía no entiendes”[8]. Como una rareza dentro de una ciudad como Santiago la escritura de Mijail toma  escena como una excepción dominicana, como una rareza dentro de ese estereotipo que piensa sólo como víctimas a los cuerpos caribeños.

johan2
fotografía por Gonzalo Tejeda

     ¿Cómo tomar reconocimiento de este sometimiento racial? ¿Cómo se vive siendo un dominado en  un New York chiquito? Un Apocalipsis caribeño, ruinas y
desolaciones en el territorio donde llegó Colón y donde ahora después de 500 años la «estatua de Cristóbal Colón está sola» donde «ya no hay enamorados dispuestos a ir a besarse a los parques » (pág. 41). Mijail pone un cuerpo isla, inserta corporalidad al territorio. Una isla donde sus habitantes originarios, los Taínos, se rebelaron contra los españoles y “comenzaron a asesinar a sus propios hijos y recién nacidos, a fin de que no sufrieran el destino que ellos debían padecer en carne propia” [9].

     Son esas violencias que educan al cuerpo racializado lo que se pone en escena en esta isla donde los relatos civilizatorios del progreso siguen siendo promesas válidas, tan válidas que inmigrantes dominicanos, quizás vecinas de Mijail, llegan a Chile con la información de que aquí en Chile se paga en dólares y de que hay trabajo e incluso cuando llegan aquí notan que no hay tantos negros[10]. Y es que ¿a quién le interesa pensar o hablar del problema social e histórico que se apega al color de la piel? Entonces son esas promesas de un neoliberalismo que genera promesas de un avance y un mejor desarrollo, son esos discursos los que Mijail parodia. Una poética política que derrumba estos sueños económicos civilizatorios y se arma sus propios afectos.

    “El mundo es una trampa donde van cayendo por un hueco enorme muñecos de plástico de todos los tamaños y colores para poder sobrevivir cuando se acaba la naturaleza o cuando comienzan a llover gotas de cemento y a veces piedras” (78).

     Esta ficción con la que se arma Mijail es para una resistencia, la resistencia a articular relatos no victimizarios de la negritud. Sino eso que no esperabas.

     Y debemos afirmar con Mijail como la razón es un lugar de instauración de colonialismos históricos que excluyen esa dimensión donde el cuerpo se articula y no necesariamente desde la razón. Así lo advierte Bourdieu «yo lo llamo una tendencia escolástica, una tendencia a la que todos estamos expuestos: la de pensar que los problemas pueden ser resueltos sólo mediante la conciencia»[11]. Y asimismo aparecen escenas donde las creencias expresan otros modos de habitar que han sido silenciados, donde aparecen fantasmas, espectros más que personas, donde el pan en la puerta servía para no «dejar entrar cualquier energía a la casa. Que lo malo andaba suelto y nuestra responsabilidad es alejarlo»(88). Esta es la voz de los padres del caribe, una que asusta, que reprime y que persigue.

     Politizar el color del cuerpo, no significa colorear o travestir superficialmente el cuerpo, sino reconocer los vínculos donde se reproduce la violencia racial. No es mera performance. La raza es una dimensión que no requiere sólo de un grupo humano o que describa a una minoría, sino que está fundada en dimensiones sociales como la familia. Familia, nación y raza es lo que se presenta en este ensayo poético de un cuerpo que se declara isla, donde no hay ninguna familia armoniosa sino que Mijail se enfrenta a los estereotipos de la negritud. «El tambor, la velas, el gagá. Cada una de esas características de nuestros ancestros parece le hicieron algo malo a los presidentes y a los que han tenido, desde siempre, el poder. Los vencedores» (89). ¿Por qué y para qué preguntarse por los ancestros? ¿Cuál es el lugar de lo hereditario en un régimen nacionalista sino sólo restituir el valor de lo sanguíneo de esas “primeras familias” originales? Y como afirma la feminista bióloga Haraway la raza se basa en una diferenciación de sangre, de quién pertenece a qué tipo de origen y a que por favor no se mezclan las sangres. “Los lazos sanguíneos eran los hilos proteicos expulsados por el paisaje físico e histótico de sustancia de generación en generación, formando los colectivos orgánicos altamente entretejidos de la familia humana. En este proceso, donde estaba la raza estaba también el sexo. Y donde estaban la raza y sexo, las precauciones en torno a la higiene, la decadencia, la salud y la eficiencia orgánica” (Haraway, 265). ¿Cuándo unos orígenes sanguíneos, es decir familiares, siguen constituyendo el relato del sujeto? Es decir, donde los orígenes siguen importando, la raza seguirá funcionando como un articulado de exclusión. Algunos tienen el honor de saber y hablar sobre sus orígenes familiares, conocen la herencia de su sangre, otros nos conformamos con imaginar una raza kiltra, una donde las violaciones entre españoles, indias y negras nos difuminaron un pasado biológicamente prístino[12].

     ¿Cómo se sobrevive siendo un pordiosero del Caribe? Esa es la pregunta que instala la posición crítica de Mijail resaltando ese lugar del pordiosero que imagina en qué basurero quiere pasar la noche cuando se acabe el mundo o que incluso ha pensado en vender su sudor «para darle tumbe a los extranjeros que todavía creen que somos únicamente palmeras y motoconchos y, del otro, enormes tiendas con ropa muy fea y cafeterías donde he pensado ir a vender mi sudor» (86). Y no es locura, pero también sí, y no es sólo una buena performance, pero también sí, sino que Mijail propone y sigue el juego de la imaginación neoliberal, ese donde un caribeño hace visible que quizás sea posible vender ese cansancio, ese gasto enérgico, ese sudor ya sea sexual o efecto de la explotación laboral, ese sudor que se pone a la venta y que no es visible en las vitrinas. Ese sudor invisible del inmigrante que tampoco sabía que en el sur hacia tanto frío y donde viven negros y negras atrapados en la isla que nos enseñan es Chile.

[divider]

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/75332731″ params=»auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&visual=true» width=»100%» height=»450″ iframe=»true» /]

[soundcloud url=»https://api.soundcloud.com/tracks/75329461″ params=»auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&visual=true» width=»100%» height=»450″ iframe=»true» /]

[1] Recomiendo revisar la investigación periodística sobre las trabajadoras sexuales dominicanas en la región de Magallanes de Chile. “Crece la violencia y los abusos contra mujeres migrantes en Magallanes”. En Ciper. Link: http://ciperchile.cl/2014/12/29/crece-la-violencia-y-los-abusos-contra-mujeres-migrantes-en-magallanes/

[2] Pordioseros del Caribe (2014) Johan Mijail. Editorial Desbordes: Santiago.

[3] Íbid. Pág. 85.

[4] Íbid.

[5] No al futuro. La teoría queer y la pulsión de muerte (2014) Lee Edelman. Egales editores: Barcelona.

[6] “Doxa y vida cotidiana: una entrevista” (2003) Pierre Bourdieu y Terry Eagleton. En Ideología: un mapa de la cuestión, Slavoj Zizek. Fondo de Cultura Económica. Pág. 300.

[7] Pordioseros del Caribe. Pág. 85.

[8] La maravillosa vida breve de Óscar Wao (2008) Junot Díaz. Editorial Mondadori, Barcelona.

[9] La invasión de Haití. La cara sucia de las razones humnitarias (2013) José Antonio Gutiérrez. Witrän Propagaciones, Argentina.

[10] Observaciones realizadas en el contexto de la investigación Fondecyt “Inmigrantes ‘negros’ en Chile: prácticas de racialización/sexualización” a cargo de la Dra. María Emilia Tijoux (2013-2015).

[11] Op.Cit.(2003). Pierre Bourdieu y Terry Eagleton. Pág. 300.

[12] Agradezco a Lucha Venegas, activista CUDS y huacha, esta reflexión.

[divider]

Johan Mijail Castillo Guillén (Santo Domingo, República Dominicana, 1990) Periodista, escritor y performer. Ha publicado un poemario (Metaficción, 2011).  Ha presentado exposiciones fotográficas, performances y spoken Word. Trabaja gestión cultural y colabora para medios de comunicación de su país.

http://johanmijailcastillo.tumblr.com/

Abrir publicación

Hacerse Hombres Cabales. Masculinidad entre Tojolabales

Guillermo Núñez Noriega

Hombrescabales

[box type=»shadow» align=»left» size=»200px» ]Hacerse hombres cabales.
Masculinidad entre tojolabales
CIESAS-UNICACH
2010, 132 pp.[/box]

Este libro es un claro ejemplo del movimiento académico relacionado con los estudios de género sobre los varones y las masculinidades desarrollados recientemente en México. Su autor, el antropólogo Martín de la Cruz López Moya es investigador del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas.

     “Al estudiar las prácticas y representaciones del ser hombre y la masculinidad en una sociedad indígena mexicana, a través de la práctica cotidiana, la palabra coloquial, la interacción en el flujo de la vida diaria, Martín de la Cruz, abre un nuevo campo temático hasta ahora inexplorado en este país”, escribe en el prólogo de este libro, el académico mexicano Guillermo Núñez Noriega, ex presidente de la Academia Mexicana de Estudios de Género de los Hombres.

     La imagen que nos presenta el autor sobre los hombres tojolabales y sus prácticas y representaciones de género no difiere en lo sustancial de lo que ocurre en otras sociedades de dominación masculina como la sociedad mestiza mexicana. Através de un recorrido etnográfico por los diversos escenarios de la vida tojolabal, el autor describe las diversas prácticas e instituciones que sirven como marco de distinción genérica, a través de los cuales se produce una representación simbólicamente dominante de masculinidad: hacerse hombre cabal.

     Un acierto teórico-metodológico fue intentar una mirada abarcadora, comprensiva de la producción de las identidades masculinas en el flujo de la vida diaria. El autor no se limita a estudiar un solo aspecto, sea la reproducción o la sexualidad, sino que además estudia la masculinidad en el trabajo agrícola, en la organización social y política, en la vida religiosa, en la familia, en la presentación diaria ante los otros, en el aprendizaje del español, en la decisión de migrar.

     De esta decisión surge una las principales aportaciones del texto: el autor nos recuerda y nos demuestra que los procesos de construcción de la identidad genérica, masculina o femenina —o disidente de ambas hay que agregar— son procesos consustanciales de la vida social y viceversa, que los procesos centrales de la vida social son siempre procesos articulados con prácticas, identidades y relaciones de género, con profundas implicaciones en las posibilidades de desarrollo —inequitativo— entre hombres y mujeres.

     Para el autor de Hacerse hombres cabales. Masculinidad entre tojolabales, el estudio del género de los varones, adquiere pertinencia académica, política y social. La comprensión de estos fenómenos debe preceder cualquier política pública orientada al cuestionamiento de las relaciones de poder entre los géneros

[box type=»shadow» align=»aligncenter» ]Guillermo Núñez Noriega es investigador del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A.C. y Presidente de la Academia Mexicana de Estudios de Género de los Hombres, A.C. Entre sus publicaciones se encuentran: Sexo entre varones. Poder y Resistencia en el Campo Sexual (1999) y Masculinidad e intimidad: identidad, sexualidad y Sida, ambos libros publicados por la editorial Miguel Ángel Porrúa, el Colegio de Sonora y el Programa de Estudios de Género de la Universidad Nacional Autónoma de México. [/box]

[checklist][/checklist]Puedes encontrar el libro en:
Centro de Investigaciones y Estudios Superiores de Antropología Social, Librería Guillermo Bonfil Batalla
Tel. (+52 55) 56 55 00 47, ventas@ciesas.edu.mx
Y en las librerías:
http://www.ciesas.edu.mx/Publicaciones/p_ventas.htm

Abrir publicación

Las otras miradas en el cine X

 

M

Por Maria Laura Ise

 

“Porn is a huge part of the culture we’re living in. Women can not just ignore porn, we have to participate and discuss this very influential genre”

Erika Lust

 

[box type=»shadow» align=»aligncenter» ] [dropcap]E[/dropcap]rika Lust (Estocolmo, 1977), guionista, productora, directora de cine erótico y dueña de su propia compañía –Lust Films–, no escribe desde cualquier lugar ni para cualquier público. Su filmografía, inseparable de su escritura, apunta a crear una alternativa del mainstream porno; un porno diferente que forme parte de un discurso contemporáneo más amplio en torno a la sexualidad. Desde el año 2004 su trabajo (cortometraje, largometraje y documental) ha sido ampliamente reconocido y premiado en el ámbito del cine porno feminista en Estados Unidos, Canadá y Europa. Aunque es imposible resumir en pocas líneas la amplitud y variedad de contenidos que el libro abarca en sus 11 capítulos, quiero rescatar tres puntos -más críticos que descriptivos- que desde mi óptica aparecen desplegados y entrelazados en las páginas de Porno para Mujeres.[/box]

 

Monopolio

“Pertenezco a una generación que no ha encontrado una representación de su sexualidad moderna y plural en la pornografía machista y tradicional. Las mujeres debemos tomar medidas inmediatamente y empezar a cambiar la visión que los hombres han impuesto del sexo a través del cine X. De lo contrario, las nuevas generaciones solo tendrán acceso a su visión, más bien pobre, de la sexualidad”. Con esta frase, Lust revela y denuncia una cuestión más amplia y evidente: los hombres productores y directores de cine X han tenido durante décadas el monopolio de la definición de la pornografía, de construirla a partir de sus ideas y deseos, representando solamente su sexualidad con un claro resultado: En la actualidad existe un porno monocolor y monogénero, una especie de estándar universal del porno, que reproduce siempre los mismos clichés y retratan los mismos personajes.

Estas cintas se centran en códigos muy particulares: cosificación y humillación de las mujeres, centralización del placer masculino y mínima importancia del placer femenino, nula elaboración del guión e historia, nula calidad y cuidado por la estética, solo por mencionar algunos rasgos que hacen un producto poco realista y muy predecible. Poco a poco, en los años 80 con cintas como Candida Royalle, llega la producción de las primeras películas eróticas escritas, y dirigidas, desde la perspectiva de la mujer; con esto se le comienza a considerar potencial consumidora de películas X. Actualmente, en particular con más fuerza desde los años 90, muchas directoras pretenden redefinir el porno; lo que es y tiene que ser, centrándolo en el placer y deseos femeninos y cambiando los términos de la representación.

El porno: una herramienta útil

“A mi me gusta ver el cine pornográfico como un subgénero más del mundo del entretenimiento audiovisual -dice Lust- con la particularidad de que, a diferencia del cine de terror o la comedia, este cine busca la excitación de quien lo mira. Como la sexualidad misma, lxs espectadorxs somos todos diferentes, la diversidad de gustos y del cine X responde a este parámetro: cada quien debe encontrar su gusto y placer”.

Así, una de las apuestas más evidentes del libro es la de construir una audiencia que sepa todo sobre lo que rodea al porno, y le es pertinente. Aquí va la lista, muy resumida: la pornohistoria, con breves referencias desde imágenes eróticas del paleolítico hasta Porntube. Las FAQ´s más populares: un diccionario dónde consultar el vocabulario técnico que rodea a este tipo de cine y una larga lista con crítica incluida de lo mejor del cine X desde los años 70 (su época dorada, según la autora) hasta la actualidad. Cuando terminas de leer el libro, sin duda, te siente más informada y entiendes la diversidad dentro del subgénero mucho más que antes.

Nacerá entonces un nuevo tipo de mujer a la que Lust da el nombre de masturbadora informada, una mujer que conoce y puede diferenciar las peculiaridades y sabores del cine para adultas: porno convencional, cine erótico vintage, gay, les, bisex, trans, fetish, hentai,gonzo, amateur, nouvelle vague porno, el movimiento alt, el género documental, y el DIT (do it yourself), entre otros.

Más allá de la lectura obvia (hay que crear consumidoras informadas y cada vez más especializadas para el buen alimento de la industria del porno femenino, que además compre por internet) se dejan entrever algunas preguntas y respuestas sencillas e interesantes a lo largo del libro: ¿Por qué una mujer debería mirar porno? ¿Es el porno una perversión o nos ayuda a aprender sobre la sexualidad?

Los argumentos son varios, comenzando porque las mujeres llevamos poco tiempo teniendo el derecho de disfrutar de nuestro propio cuerpo y nuestra sexualidad. Factores como el patriarcado, la Iglesia e incluso la educación dentro de la familia condiciona y reprime fuertemente la sexualidad de la mujer, reforzando la idea de que el sexo está estrechamente vinculado a la reproducción o a la satisfacción del hombre. El potencial del porno (al menos este tipo que propone y defiende) consiste en que es una herramienta más para seguir desarrollando nuestra revolución sexual, que comenzó en la década de los 70. Las películas explícitas y sus imágenes pueden inspirar la búsqueda del placer y permite explorar con mayor profundidad la sexualidad. Evidentemente, no está la intención de sentar una doctrina sobre cómo debe ser el cine para adultas sino dar más opciones de búsqueda.

 

 Manifiesto por un nuevo cine

 Explícito, inteligente, femenino y feminista. Esa es la propuesta del libro: que el cine para adultas muestre mujeres reales protagonizando historias de sexo reales, que hablen de su sexualidad, que no retrate a la mujer como objetos pasivos o víctimas, sino dando y recibiendo placer; ver a otras mujeres disfrutar. Un cine, además, con otros valores estéticos.

¿Por qué un porno feminista? Como toda expresión artística y cultural, la pornografía también tiene un discurso y es, más allá de un producto comercial, una manera de hablar sobre sexo; de ver y entender lo masculino y lo femenino. Para Lust, todo aquello que tenga un discurso es susceptible de ser abordado y modificado desde una óptica feminista. Por eso se debe participar en este discurso creándolo, expresando otras miradas para explicar cómo somos, cómo es nuestra sexualidad y cómo vivimos la experiencia del sexo, dándole más y mejores contenidos.

Finalmente, la evidencia: “Vivimos en una sociedad que, nos guste o no, está pornificada”. El porno se hace presente en internet, en los medios de comunicación masivos, circulando fuera del armario oscuro donde se encontraba. El cine para adultas que esta directora propone tiene efectivamente una mirada crítica ante lo ya existente y preponderante; busca no solo ampliar la diversidad de opiniones sino una participación activa y protagonista en la creación de este discurso.

El libro es una valiosa interpretación y propuesta sobre el porno como producto cultural con poder para formar e incidir en nuestras prácticas, también podríamos leerlo teniendo presente que no son solamente las nuevas erotic boutiques, las reuniones de tupper sex, los nuevos juguetes de lujo, o el porno para mujeres los elementos en exclusividad liberadores de las mujeres, como sugiere en gran medida el texto. Ser una consumidora activa e informadísima de lo mejor del cine de sexo explícito para mujeres difícilmente nos permita equiparar consumo a liberación en un sentido amplio, menos leyendo esta propuesta en contextos ajenos al europeo. Pensemos en qué otras maneras (más allá de poder o no comprarme el mejor dildo del mercado) existen desde el feminismo, y son muchas: solidaridad entre mujeres, compartir y circular saberes, no cerrar la boca ante cualquier atropello o violencia por cuestiones de género, en cualquier espacio y aunque de golpe nos parezca “fuera de lugar”, no dejarse amedrentar por la violencia cotidiana en la calle, en el metro, en toda la ciudad, responder, platicar con hombres y mujeres al respecto cuando sea posible, y también, por qué no, elegir y mirar una buena película porno

María Laura Ise

marialauraise@gmail.com

**Puedes descargar el libro desde la página: http://store.erikalust.com/es/descargas-digitales/310-porno-para-mujeres-free-download.html

Volver arriba